ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Inteligencia Emocional


Enviado por   •  8 de Agosto de 2011  •  7.968 Palabras (32 Páginas)  •  923 Visitas

Página 1 de 32

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

EL CEREBRO EMOCIONAL

¿PARA QUE SON LAS EMOCIONES?

Nuestros sentimientos, nuestros anhelos más profundos son pruebas indiscutibles de que nosotros debemos gran parte de nuestra existencia a la decisiva influencia de las emociones.

Nuestro repertorio emocional tiene un increíble valor de supervivencia, estas emociones han terminado integrándose en el sistema nervioso quedando como tendencias automáticas. Si bien las emociones han sido de ayuda a lo largo de la evolución, los nuevos problemas del mundo moderno surgen una velocidad tal que deja atrás a la evolución, por lo que nos vemos afrontando retos que nos presenta el mundo moderno con respuestas para la época antigua.

Las emociones son, por lo tanto, impulsos que nos llevan a actuar, formas de reacción automática que nos ha dado la evolución. Estas son modeladas también por nuestras experiencias vitales y por el medio cultural en que nos ha tocado vivir.

Todos tenemos dos mentes: la mente racional, la más pensante y reflexiva; y la mente emocional, más impulsiva y poderosa. Cuanto más intenso es el sentimiento, más dominante llega a ser la mente emocional, y más ineficaz, la mente racional. Generalmente existe un equilibrio entre las dos mentes, la emoción alimenta las a la mente racional, esta ajusta y a veces reprime las emociones, pero, cuando aparecen las pasiones, el equilibrio se rompe y la mente emocional toma el control.

La región más primitiva del cerebro es el tallo encefálico, que regula las funciones vitales básicas, las reacciones y movimientos automáticos. De este surgieron los centros emocionales que, más tarde, dieron lugar al cerebro pensante o neocorteza, por lo que el cerebro emocional es muy anterior al racional. El lóbulo olfatorio fue el primero en desarrollarse, a partir de ahí surgieron los centros emocionales, con los primeros mamíferos surgieron también nuevas capas en el cerebro emocional, que agregó emociones más adecuadas a las respuestas del cerebro.

La neocorteza es el asiento del pensamiento y de lo registrado por los sentidos. Agregó al sentimiento nuestra reflexión sobre él, permitió tener sentimientos sobre las ideas.

ANATOMIA DE UN ASALTO EMOCIONAL

Un asalto emocional sucede en un instante y proporciona una reacción antes de que la neocorteza se dé cuenta de lo que está ocurriendo y decida si se trata de una respuesta adecuada. Pasado el momento crítico, el sujeto no sabe bien lo que acaba de ocurrir.

La amígdala trabaja en cuestiones emocionales y se le considera ligada a los procesos del aprendizaje y la memoria. La interrupción de las conexiones entre la amígdala y el resto del cerebro provoca una incapacidad para dar significado emocional a los hechos, una condición llamada «ceguera afectiva». La amígdala asume el control cuando el cerebro pensante, todavía no ha llegado a tomar ninguna decisión. El papel de la amígdala es el de un centinela capaz de poner en alerta al cerebro; las señales sensoriales procedentes de los sentidos llegan al tálamo y, a través de una sola sinapsis a la amígdala. Otra vía del tálamo lleva la señal hasta la neocorteza, el cerebro pensante. Esa ramificación permite que la amígdala comience a responder antes de que la neocorteza haya entendido, y emita una respuesta más precisa.

La amígdala puede albergar y activar recuerdos y respuestas que llevamos a cabo sin que nos demos cuenta, porque el atajo que va del tálamo a la amígdala deja de lado a la neocorteza. El cerebro dispone de dos sistemas de registro, uno para los hechos ordinarios y otro para los recuerdos con una intensa carga emocional, pero, los recuerdos emocionales pueden no llegar a ser convenientes para el futuro. La amígdala compara la experiencia presente con la pasada, por esto nos hace reaccionar al presente con respuestas que fueron grabadas antes, con pensamientos, emociones y reacciones aprendidas en respuesta a hechos parecidos.

Al ofrecer una respuesta rápida que permitió ganar unos milisegundos críticos ante las situaciones peligrosas, debió ser muy importante para la supervivencia en la evolución, pero en la vida emocional del ser humano esto puede llegar a tener consecuencias malas, porque supone, que podamos escapar o lanzarnos irracionalmente sobre alguna persona o sobre alguna cosa.

El regulador cerebral que parece controlar los impulsos de la amígdala parece encontrarse en el lóbulo prefrontal, la cual funciona con la única excepción de los apuros emocionales, lo cual significa que las señales de las emociones intensas pueden ocasionar interferencias nerviosas que no dejan trabajar al lóbulo prefrontal.

Tenemos dos mentes: la emocional y racional, nuestro desempeño en la vida está determinado por ambas; no se trata de suprimir la emoción por la razón, sino encontrar un equilibrio entre ambas.

LA NATURALEZA DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

CUANDO LO INTELIGENTE ES TONTO

El CI aporta tan sólo un 20% de los factores determinantes del éxito, el 80% restante depende de otra clase de factores. Nuestro interés esta en estos «otros factores» a las que hemos llamado inteligencia emocional, características como la capacidad de motivarnos, de perseverancia, controlar los impulsos, regular nuestros propios estados de ánimo, evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades y, la capacidad de empatizar y confiar en los demás.

Las personas emocionalmente desarrolladas tienen muchas ventajas en la vida, suelen sentirse más satisfechas, son más eficaces. Quienes, no pueden controlar su vida emocional, se encuentran en constantes luchas internas que les impiden pensar con la claridad.

Según Goleman, existen al menos cinco aspectos de la inteligencia emocional:

1.- Conocer Las Propias Emociones: Se refiere a tener consciencia de uno mismo, reconocer el sentimiento mientras está ocurriendo. Las personas que tiene control de sus sentimientos, pueden tomar decisiones acertadamente.

2.- Manejar las emociones: El manejo de los propios sentimientos y su adecuada expresión son una habilidad que se sigue a lo anterior.

3.- La motivarse a uno mismo: consiste en lograr el autodominio emocional y la automotivación en metas de largo plazo.

4.- Reconocer las emociones en los demás: es la empatía o capacidad de entender sentimientos de los otros. Los que la desarrollan tienen ventajas para desempeñarse en la vida profesional.

5.- Manejar las relaciones: significa tener aptitudes en las

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (50.8 Kb)  
Leer 31 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com