ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Zuleta y la educacion


Enviado por   •  27 de Diciembre de 2018  •  Ensayos  •  848 Palabras (4 Páginas)  •  18 Visitas

Página 1 de 4

EDUCACIÓN Y DEMOCRACIA: UN CAMPO DE COMBATE

La Participación Democrática Y Su Relación Con La Educación

Estanislao Zuleta (1990)

Editor: Hernán Suarez y Alberto Valencia. Universidad libre. Páginas 74 – 85

El texto de Zuleta plantea una histórica problemática del ser humano, de manera reflexiva. Desde la existencia del mismo, innatamente tiende a ser vulnerable en todos los aspectos a lo largo de su vida. No es extraño cargar constantemente un sentimiento de inconformismo hacia la existencia misma, una condición que empuja a la búsqueda desesperada, que afecta todo tipo de etnias, culturas, y momentos de la historia: ¿Qué creer? Es más complicado de lo que se llega superficialmente a pensar, es una guerra existencial por la cual todas las personas pasan repetitivamente en su cotidiana o abrupta vida. El conflicto no erradica en la falta de razonamiento del ser humano mismo o doctrinas a considerar. Es una incesante lucha en lo que está bien y está mal (calificativos impuestos por la sociedad misma). El esfuerzo por estar en el agnosticismo o la neutralidad, es en vano. Es prácticamente imposible no creer en algo. Las tendencias son aglomerarías, así que consciente o inconscientemente si no hay certeza, existe una postura inclinativa por alguna de las posibles tesis. La vida misma es un dogma. Pero ¿Qué sucede cuando un dogma es cuestionado? Como resultado se da nacimiento a la democracia y por ende a la ciencia.

Por consiguiente, es necesario hablar de democracia ya que esta no es una condición innata, se desarrolla a partir de un grado de angustia puesto que para la raza humana la tarea más ardua es decidir. Tomar una postura frente a algo que se adherirá a la infinidad del yo y con lo cual se cree que dará fin a las dudas existenciales o emocionales, esto es una verdadera tragedia. Como consecuencia a esta problemática, el hombre en su atamiento decide buscar en que creer. Otorgar a un dogma previamente aprobado en su entorno, una calidad de ley indiscutible o simplemente darle deidad a otro ser humano que en su defecto se denominaría  líder. Con el objetivo de limitar su pensamiento, actuar bajo una idea previamente estipulada, quedando totalmente heterónomo y exento de las consecuencias que estas mismas desencadenen.

De la misma manera la democracia ha sufrido transformaciones en su travesía por la humanidad. Cabe resaltar que la democracia es la total aniquilación de una verdad absoluta, puesto que ella desata un mundo de posibilidades referentes a la realidad, para definirlo “…implica igualmente la modestia de reconocer que la pluralidad de pensamientos, opiniones, convicciones y visiones del mundo es enriquecedora; que la propia visión del mundo no es definitiva ni segura porque la confrontación con otras podría obligarme a cambiarla o a enriquecerla; que la verdad no es la que yo propongo sino la que resulta del debate, del conflicto.”[1] Por ende la democracia como no es marginal u oculta, y se da a partir de las relaciones humanas, teniendo un principio fundamental e indiscutible: el respeto, “significa, en cambio, tomar en serio el pensamiento del otro: discutir, debatir con él sin agredirlo, sin violentarlo, sin ofenderlo, sin intimidarlo, sin desacreditar su punto de vista, sin aprovechar los errores que cometa o los malos ejemplos que presente, tratando de saber qué grado de verdad tiene; pero al mismo tiempo significa defender el pensamiento propio sin caer en el pequeño pacto de respeto de nuestras diferencias.”[2].

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (5.3 Kb)   pdf (146.2 Kb)   docx (13.2 Kb)  
Leer 3 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com