ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Manual de cuidados al final de la vida. Cuidados Paliativos


Enviado por   •  1 de Abril de 2024  •  Informes  •  2.697 Palabras (11 Páginas)  •  30 Visitas

Página 1 de 11

[pic 1]                                                                         [pic 2] [pic 3][pic 4][pic 5]

 

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE ZACATECAS 

“Francisco García Salinas”

Área De Ciencias De La Salud Unidad Académica De

Enfermería 

  

 

Licenciatura De Enfermería

 

 

  

Optativa 1: Cuidados Paliativos 

Doctora T. Brenda Fabela Cerda  

 

  

“MANUAL DE CUIDADOS AL FINAL DE LA VIDA”

 

   

Karla Janeth Pacheco Luevano

  

Grupo: 5to I

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Contenido

Contenido

Pág.

Introducción

Bloque uno: Introducción a los cuidados paliativos: antecedentes y conceptos generales.

Tema 1.  Bases de la paliatividad.

Antecedentes de los cuidados paliativos en el mundo y en México

Tema 2. Normatividad mexicana en cuidados paliativos

Norma Oficial Mexicana NOM-011.SSA3-2014, Criterios para la atención de enfermos en situación terminal a través de los cuidados paliativos.

Ley General de salud

Tema 3. Valoración de Enfermería céfalopodal al paciente en situación terminal o agónica

Identificación del paciente terminal sus características.

Identificación del paciente moribundo y signos de agonía.

Guías de práctica clínica en cuidados paliativos.

Bloque dos: Cuidados Paliativos en diferentes etapas de la vida: Proceso de atención de enfermería en el paciente terminal, agónico y cadavérico infantil.

Tema 1. Cuidados de Enfermería al neonato y lactante en situación de terminalidad, agonía y cadáver: Especificidades del cuidado.

Cuidados respiratorios y confort al final de la vida

Manejo del dolor y monitoreo en la agonía

Alimentación e hidratación de células que mueren

La compañía activa de los padres y familia del pequeño

Manejo del cadáver al principio de la vida

Tema 2 Cuidados de Enfermería al niño prescolar, escolar y adolescente en condición agónica y cadavérica: Especificidades del cuidado.

Cuidados respiratorios y confort y compañía al final de la vida

Alimentación e hidratación no voluntarias y voluntarias pero activas

Manejo del dolor y monitoreo en la agonía

Integración de los seres significativos en el cuidado y la trascendencia del menor.

Bloque dos: Cuidados Paliativos en diferentes etapas de la vida: Proceso de atención de enfermería en el paciente terminal, agónico y cadavérico infantil.

Tema 1. Cuidados de Enfermería al neonato y lactante en situación de terminalidad, agonía y cadáver: Especificidades del cuidado.

Introducción:

La valoración del neonato al final de la vida constituye un aspecto sensible y complejo de la atención médica, donde profesionales de la salud, padres y cuidadores se ven inmersos en un proceso que va más allá de la mera evaluación clínica. En estos casos, nos enfrentamos a la presencia de enfermedades graves o condiciones médicas que amenazan la vida en recién nacidos, desencadenando una serie de consideraciones médicas, éticas y emocionales.[pic 6]

El primer componente crucial de este proceso implica la evaluación del pronóstico del neonato. Los profesionales de la salud, con suma delicadeza, buscan comprender la gravedad de la condición médica y proporcionan información clara y comprensible a los padres. Este momento, marcado por la incertidumbre y la angustia, requiere de una comunicación abierta y compasiva para asegurar que los padres estén plenamente informados sobre la situación y los posibles caminos a seguir.

En paralelo, la atención se dirige hacia la implementación de cuidados paliativos. El objetivo principal de estos cuidados es mejorar la calidad de vida del neonato, aliviar el dolor y otros síntomas, y proporcionar apoyo tanto al pequeño paciente como a su familia. Este enfoque no solo busca abordar aspectos físicos, sino también atender las necesidades emocionales de los padres y ofrecerles herramientas para sobrellevar esta difícil situación.

No obstante, en este contexto, emergen decisiones éticas y morales. Los profesionales de la salud y los padres pueden encontrarse ante disyuntivas difíciles, como la limitación de tratamientos que prolongan la vida cuando la mejora en la calidad de vida se percibe como limitada. Estas decisiones requieren de un delicado equilibrio entre la búsqueda del bienestar del neonato y el respeto por su dignidad, junto con el apoyo a los padres en la toma de decisiones tan trascendentales.

En última instancia, la valoración del neonato al final de la vida implica un compromiso integral con el bienestar de la familia. El apoyo emocional se convierte en un pilar fundamental, donde la empatía y la comprensión son esenciales para ayudar a los padres a navegar por este periodo de incertidumbre y, en algunos casos, de despedida. El proceso, por lo tanto, no se limita a consideraciones médicas, sino que abarca una red interdisciplinaria de cuidados centrados en la familia, reconociendo la importancia de proporcionar un entorno de compasión y respeto durante estos momentos tan delicados.

Cuidados respiratorios y confort al final de la vida

  1. Lavado de manos o aplicación de alcohol gel.
  2. Verifica que el niño tiene una temperatura corporal por arriba de los 36.5°C, para poder bañarlo con menor riesgo de hipotermia, de lo contrario solo se realiza un baño parcial, limpiando las áreas que se encuentran muy sucias.
  3. Preparar y llevar a la unidad del paciente, el material y equipo para el baño, así como el agua tibia (28°C) y tonificada con 2 o 3 gotas de aceite de origen vegetal (almendras dulces, coco, olivo, aguacate, entre otros) en un recipiente adecuado a la cantidad de agua a utilizar; prepara también la infusión de manzanilla (en media taza de agua caliente se pone por 5 min. un sobre de té de manzanilla y se completa la taza con agua fría, para que quede tibia).
  4. Colocarse una bata protectora y guantes con técnica abierta (previamente deberá estar colocado el cubre bocas KN96 de manera permanente y de ser necesario colocarse también los goles clínicos).
  5. Integre nuevamente el nido o nicho protector o la ropa de cama en un bulto para evitar movilizar demasiado al paciente, siguiendo estos pasos: En una superficie plana, extienda una sábana que cubra doblemente el colchón de la cuna o incubadora, utilizando la mitad de ella, colocar un cobertor enrollado, acomodándolo de manera oval. Posteriormente coloca la mitad de la sabana clínica inicial, encima haciendo un nido o nicho, deberá ser del tamaño del cuerpo completo del bebé, para contenerlo durante el descanso. Luego coloca una sábana en forma de rombo para apoyar la postura y de ser necesario cambiarla en caso de que se orine o vomite. Dejarlo listo para instalarlo al terminar el baño del bebé.
  6. En caso de que el bebé este dormido, movilizar lenta y suavemente al menor, tratando de no lastimarle y permitiendo que se desperecé (se estira o bosteza aflojerado), colocándolo en decúbito dorsal si es el caso, si se realizó ya la exploración física del bebé, en la misma unidad del paciente (sea cuna o incubadora), retire la ropa del paciente incluido el pañal hasta conseguir que quede desnudo y cúbralo con el cobertor o frazada seca. Afloje y movilice las sábanas de la cama para que no se dificulte retirarlas.
  7. Disponga una toalla para secar al paciente, 3 esponjas o apósitos cerrados suaves, jabón neutro, el agua tonificada y la infusión de manzanilla cerca del paciente; inicie el baño de los espacios corporales más limpios, como lo es la cara, usando una esponja o apósito, humedézcalo en el agua tonificada y limpie suavemente frente, mejillas mentón, luego los orificios con torundas húmedas con solución de manzanilla, comenzando por los ojos, narinas y boca (una torunda para cada orificio), seque con la toalla cada espacio que ya limpió y quedo húmedo.
  8. Pase a limpiar el cabello, si está muy sucio se usará agua y jabón, de lo contrario con la esponja o apósito mojado con agua tonificada, se limpia toda la bóveda craneal de frontal a occipital, respetando la anatomía y cuidando no lastimar en caso de que haya lesiones, luego se seca con la toalla y se deja un poco envuelto el cabello.
  9. Siga limpiando con agua tonificada el cuello y el tórax por la parte frontal, pase a las axilas, los antebrazos, brazos y manitas abriendo los dedos, limpiando palma y dorso, primero de un lado luego del otro, secando rápido y suavemente de manera alterna.
  10. En seguida asee el abdomen, haciendo énfasis en el muñón umbilical, de ser necesario usar un aplicador para retirar la secreción, en caso de encontrar secreciones, use una torunda con solución de manzanilla para asear y tratar estos lugares que pueden estar lastimados por punciones, fricciones o el mismo muñón umbilical sucio; posteriormente seque suavemente y mantenga cubierto al bebe para que no se enfríe.
  11. Limpie también las piernas inicie con los muslos, el hueco poplíteo, la ante pierna y los piecitos, cuidando asear entre los dedos, de igual manera si detecta una lesión se utilizará una torunda con solución de manzanilla para asearla. Seque suavemente las zonas húmedas y cubra la piel que está perdiendo calor.
  12. Doble gentilmente las rodillas del bebe haciendo una presión suave con las piernas sobre el abdomen, para exponer el perineo del bebé, luego con agua tonificada y un poco de jabón en la esponja o apósito, asee la el perineo, en caso de que el bebe sea hombre, limpie perfectamente debajo de la base del pene y el mimo, así como por detrás del escroto, siempre de arriba hacia abajo y deseche la esponja o apósito; en el caso de las niñas, vierta un poco de agua tonificada por la vulva, luego con cuidado limpie de monte de venus hacia el ano, girando lo lados de la esponja o apósito cuidando de no llevar el desecho del ano a la vagina, luego limpie el ano y deseche la esponja. En ambos casos enjuague con un chorro ligeramente abundante de agua para que arrastre la suciedad y quede adecuada la zona, enseguida seque esponjeando el área.
  13. Cubra al bebé de toda la parte frontal del cuerpo, para evitar hipotermia.
  14. Con una esponja o apósito limpio, asee la parte posterior del cuerpo, colocando al bebe en decúbito lateral, inicie siempre del cuello, espalda, a veces antebrazos, piernas y finalmente el ano. Seque la piel y cubra.
  15. Envuelva al bebé con la toalla seca, acercando la ropa, verifique que está bien seca la piel, de ser necesario proporcionar un poco de aceite a base de plantas en las zonas de alto contacto o resecas, dando un masaje circular.
  16. Vestir al bebé, colocando primero el pañal, luego la camiseta y el resto de rompa, se observan las uñas y de ser necesario se liman, luego se peina y acicala al bebe para que se relaje.
  17. Finalmente colocarlo en su nicho o nido o bien en brazos de mama, o posición canguro, para que disfrute de una siesta relajante.
  18. Dar curso adecuado a todo el material y equipo que no utilizaremos más, y lavarse las manos.

Manejo del dolor y monitoreo en la agonía

[pic 7]

[pic 8]

[pic 9]

[pic 10]

[pic 11]

[pic 12]

[pic 13]

[pic 14]

[pic 15]

                [pic 16]

[pic 17][pic 18]

[pic 19]

v

Alimentación e hidratación de células que mueren

Aunque el mejor alimento es la leche materna, el infante al final de la vida debe recibir agua simple; conforme el desarrollo lo permite, puede adicionarse caldos de verduras, caldos de carnes blancas como pescado o pollo y algunos jugos de frutas. Este alimento liquido lo hidrata y alimenta, ayudando a la muerte natural y digna. La forma de hacer llegar este alimento al niño es de 3 formas, por orden de frecuencia preferencial: - Alimentación por vía oral, - Alimentación por sonda orogástrica, y por Gastrostomía. Para alimentar al pequeño por cualquier vía, es necesario que este en posición vertical, para lo cual deberá permanecer en brazos o en posición folder, puede apoyarse con una silla de alimentación, como se muestra en las imágenes:

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (16.8 Kb)   pdf (576.4 Kb)   docx (408.4 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com