ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Desarrollo Social Del Adolescente


Enviado por   •  30 de Septiembre de 2011  •  6.218 Palabras (25 Páginas)  •  4.182 Visitas

Página 1 de 25

DESARROLLO SOCIAL

Una de las tareas principales de la adolescencia es el establecimiento de la identidad, para lo cual el joven debe de enfrentar el mundo de los adultos, además de desprenderse de su mundo infantil, en el cual y con el cual vivía en forma cómoda y placenteramente en una relación de dependencia, con necesidades básicas satisfechas y roles claramente establecidos.

El adolescente vive una inestabilidad basada en gran parte en el cambio de las relaciones interpersonales infantiles, a las que debe abandonar para llegar al mundo de los adultos, el cual lo aceptara dependiendo de las interacciones que realice con su medio.

Durante la adolescencia se espera que el individuo alcance el status primario, al asumir una independencia que le permite expresarse personalmente y dirigirse hacia roles y metas de acuerdo con sus habilidades y posibilidades ambientales ( Montenegro y Guajardo 1994).

Esto solo se logra en la medida en que el adulto deje experimentar al adolescente, ofreciéndole una libertad que a su vez implique reglas claras , recordando de la misma forma que el proceso de desarrollo no implica solo al adolescente puesto que el no está aislado de otros factores , como son los familiares y sociales.

Esta revisión de la etapa de la adolescencia indica que esta es una etapa crucial para el desarrollo del individuo y que por tal motivo se le debe atender, no solo en cuestiones biológicas de su desarrollo , sino poner igual importancia en todas aquellas áreas en las que estas puedan repercutir , como son la cognitiva, emociona y social, ya que en un buen desarrollo y conclusión de este proceso determina en gran medida una adecuada inserción del individuo en la sociedad, así como asegura su identidad y bienestar psicológico.

DESARROLLO SOCIAL DEL ADOLESCENTE

La transición hacia la socialización adulta es difícil para los adolescentes en razón de que las pautas de comportamiento social aprendidas en la infancia ya no se adaptan a las relaciones sociales maduras; es como si se reforzaran al adolescente a probarse la vestimenta de un niño (Hurlock, 1940).

La socialización es el proceso de aprendizaje de la conformidad a las normas, hábitos y costumbres del grupo. Es la capacidad de conducirse de acuerdo con las expectativas sociales.

Los cimientos de la socialización se construyen durante los años de la infancia y se espera que el adolescente estructure sobre tales cimientos las actitudes y pautas de comportamiento adecuadas que han de permitirle ocupar su lugar en el mundo de los adultos.

El grupo social espera que el adolescente domine cuatro tareas evolutivas: debe establecer relaciones nuevas y maduras con adolescentes de ambos sexos, desear y alcanzar un comportamiento socialmente responsable, desarrollar las habilidades y conceptos intelectuales necesarios para desempeñarse como ciudadano, y lograr una condición de mayor autonomía por medio de la independencia emocional respecto de sus padres y de otros adultos (Hurlock, 1940).

Una de los más contradictorios deberes del adolescente es la integración grupal.

Al desligarse de la familia necesita de un grupo con quien relacionarse, por otro, no siempre es fácil ser aceptado. Ello genera diversos tipos de sentimientos: satisfacción ante el hecho de compartir experiencias, actividades y problemas, inquietud ante la perspectiva de soportar las humillaciones que implican los ritos de iniciación y finalmente angustia ante la perspectiva de una gran soledad cuando no se logra la pronta integración al grupo de pares (Guido, 2000).

La reunión de distintos chicos que coinciden en determinadas prácticas sociales o intereses, hace que se armen bandas, equipos deportivos o tribus. Los chicos adquieren un look t lo hacen propio porque esto los identifica con el grupo al que pertenecen. Pasan así a ser punks, rokers, hipies, darkies, hinchas de un determinado equipo de futbol, de baloncesto, miembros de un club de fans o simplemente alumnos de una determinada escuela. Así, se da entre ellos un proceso en el que todos se identifican con cada uno de ellos (Guelar, 2001).

Los posibilidades de integrarse a un grupo adecuado y a las necesidades propias del adolescente son a veces remotas. De cualquier modo que se agrupen, lo importante es si la actividad a realizar esta inscrita o no en los canones sociales.

De ello dependerá mucho de los conflictos en los que se ve envueltos el adolescente (Guido, 2000).

En ocasiones los chicos buscan una identidad negativa, por buscar ser parte de un grupo social y sentirse acepados y es así que se suman a grupos de marginales o de conductas peligrosas que prefieren ser indeseables a no ser nada, a no pertenecer a ninguna banda. Esta es una de las bases del problema de las pandillas de delincuentes, de barras bravas o de grupo de adictos a las drogas. La realidad suele no abundar en modelos positivos y entonces, en la necesidad de obtener una identidad, los adolescentes a veces recurren a este tipo de identificación, negativa pero concreta.

Grupo, banda, barra, pandilla significan además amigos. Uno en especial o varios, con quienes los códigos de solidaridad, fidelidad y afecto cobraran un nuevo significado, porque si hay algo que entre los adolescentes de todos los tiempos que no ha cobrado, es el lugar preferente que le dan a la amistad.

La creencia en la amistad en esta etapa de la vida es algo incluso más sagrado que el amor sexual por un chico o una chica. La amistad les hace la vida más amable, ayudándolos a soportar parte de las dificultades como frustraciones y dolores que también trae este momento. La banda o el grupo es en consecuencia una oportunidad de ser alguien distinto, especial, desempeñar un rol diferente del que el adolescente desempeña en el hogar ( Guelar, 2001).

CARACTERISTICAS DEL DESARROLLO SOCIAL

Erikson señala que el adolescente, que busca una identidad está buscando una significación de si mismo, una definición de si mismo ante un mundo adulto al que percibe fragmentado, amenazante y desconocido Erikson, 1997, (citado por Díaz 2003). Ante tal situación el adolescente que vive en un ambiente familiar poco favorecedor busca en otro lado (amigos u otros adultos) el instrumento que necesita para la consolidación de su identidad.

Es así que las amistades cumplen en esta etapa variadas funciones, como el desarrollo de las habilidades sociales, ayuda para enfrentar la crisis y los sentimientos comunes, ayuda a la definición de la autoestima y status, no por lo que dicen, sino por la posición del grupo al que pertenecen Remplein, 1971;Hurlock,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (37.4 Kb)  
Leer 24 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com