ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Ensayo Sobre La Memoria


Enviado por   •  17 de Febrero de 2013  •  1.580 Palabras (7 Páginas)  •  395 Visitas

Página 1 de 7

Yo creo que la memoria es, por mucho, uno de los procesos mentales más interesantes que poseemos. Y no creo ser solo yo quien así lo afirme, pues basta echar una ojeada para darse cuenta que ha sido un tema que ha ocupado el tiempo de varios estudiosos a lo largo de la historia, y no solo de la psicólogos, sino además de la fisiólogos y hasta de la filósofos. Y es que durante muchísimo tiempo se consideró al poseedor de una alta capacidad memorística como una persona sobresaliente en el medio intelectual, además el ser capaz de recordar miles de datos y además de poderlos proporcionar en el momento adecuado y justo, era equivalente a ser etiquetado como una persona sumamente culta. Pero por otra parte, existe otro detalle que a obsesionado a propios y extraños, el olvido, y es que asociada como es la memoria con la inteligencia y la cultura, nada peor podría pasarle al poseedor de tremendas características que ir perdiendo su don.

Quizá por eso y por otras cosas este proceso mental es tan estudiado y tiene tanta importancia. Algunos estudiosos hablan de varios tipos de memorias y otros de una sola memoria, cuestión de interpretación o más bien de un mero hecho que puede llegar a facilitar su estudio. Sin embargo lo que si es cierto y tenemos muy claro, es que la memoria es un proceso, y como tal sigue una serie de pasos ordenados. Quienes se han dado a la tarea de descifrarla, la han definido como el proceso de adquirir, retener y recuperar información, una tarea en el mundo físico equivaldría a hacerse de cosas, asignarles un código y un lugar, para luego guardarlas por orden y después buscarlas en su lugar asignado cuando es necesario usarlas. Algunas veces este proceso que pudiese parecer tan sencillo, puede tener serias complicaciones, y es que de entrada el material que recibimos viene sesgado por nuestros sentidos, pues como humanos que somos, no tenemos la capacidad de percibir el bloque de información que nos llega del exterior tal como es de inmenso, sino que por el contrario, nuestros sentidos se encargar de hacer un preselección y de hacernos llegar solo aquello que considera en lo más relevante. Entonces, desde ahí, ya contamos con información limitada que luego puede ser codificada de manera errónea, ya sea porque es asignada a la carpeta equivocada, simplemente se guarda en el lugar equivocado, o por el contrario le asignamos una clave inadecuada, por tanto a la hora de buscarla y pedirle amablemente a nuestro cerebro que recupere aquello que ahora necesitamos, este se siente tan perdido como en un laberinto de ratón, situación que origina el tan temido olvido.

En algunos casos la recuperación de la información o recuerdos puede llegar a ser una labor titánica que implica verdaderos esfuerzos para aquella memoria que nos hacer recordar de manera consciente y a la que llaman explícita, y varios síntomas de franca desesperación por parte de quien intenta a toda costa recordar. Todos hemos alguna ves escuchado que se olvida por la inminente presencia de la vejes y que entre mas viejo uno se hace más pronto se va perdiendo la memoria. Lo cierto es quien se precie de tener por lo menos un mínimo de conocimiento en la materia, sabrá que la relación memoria-vejes es precisamente solo un mito, porque la realidad es que el olvido ocurre como una forma natural y normal y obedece mas a una cuestión de practica que al desgaste físico producto de los años. Chicos y grandes sufren del olvido y este ocurre ante cualquier dato o información, al principio de manera rápida y luego prosigue su camino de manera más lenta pero constante, olvidamos de manera diaria, a un paso lento, pero constante y muy seguro, olvidamos porque esa información no se usa, no se necesita o se deja inactiva ahí donde la dejamos.

Lo que si es cierto es que muchas veces no todo esta perdido y hay forma de recuperar a aquello que creemos olvidado, prueba de eso está en que en ciertas ocasiones ponemos infructuosamente todo nuestro empeño en recordar algo, para luego darnos cuenta, que aparece en nuestra dura cabeza tiempo después en la situación menos esperada y por supuesto cuando ya nos dejo de ser útil. Por eso se afirma que es posible traer a la mente aquello que necesitamos si nos ubicamos en las circunstancias adecuadas, o dicho de otro modo, si se relaciona el recuerdo con el contexto en el que fue memorizado, algo así como buscar el acceso poniendo atención a señales relacionas al puro estilo de Hansel y Gretel, tales señales podrían ser: el mes del año, el

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (9 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com