ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Influencia Del Ambiente Familiar En El Rendimiento Escolar


Enviado por   •  12 de Febrero de 2013  •  2.092 Palabras (9 Páginas)  •  715 Visitas

Página 1 de 9

Investigación: Influencia del medio ambiente familiar en el rendimiento escolar.

MARCO TEÓRICO

La influencia que ejercen los padres en el desarrollo de sus hijos es un área de estudio de mucha importancia. Los progenitores son en gran parte responsables tanto de la herencia, con la transmisión de sus genes, como del ambiente en el cual están inmersos sus hijos.

Un aspecto de los padres que ha sido considerado por algunos autores como importante al tratar de definir el estatus socioeconómico de la familia a la que pertenece un individuo, es el nivel profesional del padre y de la madre, junto a las características de la vivienda; de este modo, la ocupación de los padres puede tener distintos efectos en el ambiente familiar en el que se desenvuelve un individuo. Éste es solamente uno de los factores que puede influir significativamente en el rendimiento escolar de los hijos. Por esta razón, trataremos en este trabajo dos variables: Medio Ambiente Familiar y Rendimiento escolar

1.- DEFINICIÓN DE FAMILIA.

Todos nosotros nacimos de alguna forma dentro de una estructura social, grande o pequeña, la misma se conoce con el nombre de familia; es muy probable que lo primero que hayamos visto cuando abrimos nuestros ojos haya sido el rostro de nuestra madre y luego el del resto de nuestros familiares. De acuerdo a la definición de familia, decimos que es este el grupo que nos cría, nos forma como personas estableciendo nuestros valores morales y el que nos orientará a lo largo de nuestro desarrollo como seres humanos, en especial durante los primeros pasos. Existe una definición de familia un poco más técnica; se entiende por ella como un grupo social básico creado por vínculos de parentesco o matrimonio, el mismo se hace presente en absolutamente todas las sociedades. La familia debe, moralmente, proporcionar a sus miembros aspectos como seguridad, protección, socialización y compañía. Suele extenderse el término familia al lugar donde las personas aprenden a cuidar y a ser cuidadas, más allá incluso de sus relaciones de parentesco.

Millán (2000, p.8) nos dice que "una familia es un grupo de personas que tienen un lazo de parentesco, costumbres y hábitos comunes. Cuando viven bajo un mismo techo, comparten formas de entender el mundo, afectos, alegrías, tristezas, logros, fracasos, preocupaciones y recursos económicos, a la vez que tareas y responsabilidades tales como: dar alimento, hogar, vestido y educar a los menores; ayudar a que sus integrantes sientan seguridad, confianza y valor como seres humanos, inculcar valores, costumbres, hábitos y cultura de la sociedad a la que pertenecemos". En el mismo sentido Sánchez (2000) nos aporta lo siguiente: “Desde el punto de vista pedagógico, la familia es el primer y principal agente educativo. Es a ella a quien compete inicialmente la educación de sus miembros y es en su seno donde tiene lugar una acción formativa informal pero continua: la educación familiar. La acción de la familia es reforzada y completada por la escuela, segunda agencia educativa. Punto clave para la eficacia de acción de ambas agencias es la colaboración familia-escuela, padres-profesores, en conexión y dentro del marco más amplio de la comunidad educativa. La participación de los padres de familia en la gestión de los centros docentes a través de las asociaciones de padres es una de las principales formas en que se realiza la cooperación de la familia y la escuela.” (p.631, 632).

“La familia es un lugar de encuentros, en ella coinciden de manera natural varios seres humanos, no por casualidad sino unidos por la paternidad, la filiación o la fraternidad, a partir de la primera y mutua elección de un hombre y una mujer que al casarse fundan ese hogar que es un ámbito de encuentros; la persona cuenta con una serie de cualidades y características, con una serie de potencialidades latentes. La familia por sus lazos naturales, favorece el desarrollo de lo irrepetible de la persona, es decir, de su intimidad, y de los valores humanos que todas las sociedades necesitan” Forero (2001), p. 176-177.

1.2. Familia y escuela.

Los cambios de la sociedad actual son rápidos y profundos, las personas muchas veces no están preparadas para adaptarse a ellos en los diversos niveles: biológico, psicológico y social. La complejidad cada vez mayor, que la caracteriza demanda una nueva visión educadora de la familia y la escuela, lo que exige su compromiso para trabajar unidas en un proyecto común.

Estos cambios, que afectan también a la educación familiar, se sitúan en dos planos: interno y externo, como expone Savater, (1970).

“Interno: La familia necesita un marco de referencia para guiar, orientar y educar a sus hijos porque sumergida en un mundo cambiante, cuya inestabilidad e incertidumbre fomenta inseguridad y miedo, se encuentra confundida, las viejas creencias, valores vividos, en definitiva, la educación recibida no le sirve para educar a su generación actual.

Externo: La familia se encuentra en medio de contrastes ante los cuales se siente sobrepasada y se pregunta cómo responder a las demandas de sus hijos que están fuera de los esquemas de sus propias experiencias y vivencias”, (p. 12).

Por otro lado los educadores de esa “primera escuela”, de ese primer ámbito de desarrollo, son los padres. Pero primeros y auténticos no significa “exclusivos”. En efecto, hay otras personas e instituciones que comparten con los padres esa responsabilidad de educar y una de ellas es la escuela.

“La sociedad ha delegado parte de la tarea educativa a la escuela y ésta pone mayor acento en la instrucción-transmitir conocimientos, que en la educación-formación del carácter y de los demás aspectos educables. La familia exige, por su ausencia natural, comportamiento y trato personal por parte de quienes en ella conviven y colaboran. La escuela, por su ausencia cultural, exige el mismo trato y comportamiento por parte de todos, aún cuando deba favorecerse la personalización en lo que sea posible”. (Kawage, et al. 2000. p.34).

La familia es la primera experiencia de sociabilidad humana; la escuela, la segunda. “La escuela es el lugar de estudio, de los apoyos instructivos a la educación, de lo intelectual, el pensar y del informarse respecto al legado cultural del manejo de instrumentos técnicos para la enseñanza, de bases culturales para el futuro trabajo profesional y para el civismo, etc. La familia reclama, sobre todo, convivencia, con relaciones personales. La escuela reclama, trabajos académicos, también con relaciones personales. La familia es la sociedad

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (13.5 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com