ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Inteligencia Emocional


Enviado por   •  26 de Julio de 2011  •  10.125 Palabras (41 Páginas)  •  1.288 Visitas

Página 1 de 41

Daniel Goleman

Inteligencia Emocional

EL DESAFÍO DE ARISTÓTELES 3

PARTE I 7

EL CEREBRO EMOCIONAL 7

1. ¿PARA QUÉ SIRVEN LAS EMOCIONES? 8

2. ANATOMÍA DE UN SECUESTRO EMOCIONAL 14

PARTE II 24

LA NATURALEZA DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL 24

3. CUANDO EL LISTO ES TONTO 25

4. CONÓCETE A TI MISMO 34

5. ESCLAVOS DE LA PASIÓN 40

6. LA APTITUD MAESTRA 55

7. LAS RAÍCES DE LA EMPATÍA 66

8. LAS ARTES SOCIALES 75

PARTE III 85

INTELIGENCIA EMOCIONAL APLICADA 85

9. ENEMIGOS ÍNTIMOS 86

10. EJECUTIVOS CON CORAZÓN 98

11. LA MENTE Y LA MEDICINA 108

PARTE IV 122

UNA PUERTA ABIERTA A LA OPORTUNIDAD 122

12. EL CRISOL FAMILIAR 123

13. TRAUMA Y REEDUCACIÓN EMOCIONAL 130

14. EL TEMPERAMENTO NO ES EL DESTINO 140

PARTE V 148

LA ALFABETIZACIÓN EMOCIONAL 148

15. EL COSTE DEL ANALFABETISMO EMOCIONAL 149

16. LA ESCOLARIZACIÓN DE LAS EMOCIONES 168

APÉNDICE A ¿QUÉ ES LA EMOCIÓN? 185

APÉNDICE B PARTICULARIDADES DE LA MENTE EMOCIONAL 187

APÉNDICE C LOS CIRCUITOS NEURALES DEL MIEDO 191

APÉNDICE D EL CONSORCIO W.T. GRANT LOS COMPONENTES ACTIVOS DE LOS PROGRAMAS DE PREVENCIÓN 193

APÉNDICE E EL CURRICULUM DE SELF SCIENCE 194

APÉNDICE F APRENDIZAJE SOCIAL Y EMOCIONAL: RESULTADOS 195

NOTAS 199

EL DESAFÍO DE ARISTÓTELES

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo.

Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno. Con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.

Aristóteles, Ética a Nicómaco.

Era una bochornosa tarde de agosto en la ciudad de Nueva York. Uno de esos días asfixiantes que hacen que la gente se sienta nerviosa y malhumorada. En el camino de regreso a mi hotel, tomé un autobús en la avenida Madison y, apenas subí al vehículo, me impresionó la cálida bienvenida del conductor, un hombre de raza negra de mediana edad en cuyo rostro se esbozaba una sonrisa entusiasta, que me obsequió con un amistoso «¡Hola! ¿Cómo está?», un saludo con el que recibía a todos los viajeros que subían al autobús mientras éste iba serpenteando por entre el denso tráfico del centro de la ciudad. Pero, aunque todos los pasajeros eran recibidos con idéntica amabilidad, el sofocante clima del día parecía afectarles hasta el punto de que muy pocos le devolvían el saludo.

No obstante, a medida que el autobús reptaba pesadamente a través del laberinto urbano, iba teniendo lugar una lenta y mágica transformación. El conductor inició, en voz alta, un diálogo consigo mismo, dirigido a todos los viajeros, en el que iba comentando generosamente las escenas que desfilaban ante nuestros ojos: rebajas en esos grandes almacenes, una hermosa exposición en aquel museo y qué decir de la película recién estrenada en el cine de la manzana siguiente. La evidente satisfacción que le producía hablarnos de las múltiples alternativas que ofrecía la ciudad era contagiosa, y cada vez que un pasajero llegaba al final de su trayecto y descendía del vehículo, parecía haberse sacudido de encima el halo de irritación con el que subiera y, cuando el conductor le despedía con un «¡Hasta la vista! ¡Que tenga un buen día!», todos respondían con una abierta sonrisa.

El recuerdo de aquel encuentro ha permanecido conmigo durante casi veinte años. Aquel día acababa de doctorarme en psicología, pero la psicología de entonces prestaba poca o ninguna atención a la forma en que tienen lugar estas transformaciones.

La ciencia psicológica sabía muy poco —si es que sabía algo— sobre los mecanismos de la emoción. Y, a pesar de todo, no cabe la menor duda de que el conductor de aquel autobús era el epicentro de una contagiosa oleada de buenos sentimientos que, a traves de sus pasajeros, se extendía por toda la ciudad. Aquel conductor era un conciliador nato, una especie de mago que tenía el poder de conjurar el nerviosismo y el mal humor que atenazaban a sus pasajeros, ablandando y abriendo un poco sus corazones.

Veamos ahora el marcado contraste que nos ofrecen algunas noticias recogidas en los periódicos de la última semana:

En una escuela local, un niño de nueve años, aquejado de un acceso de violencia porque unos compañeros de tercer curso le habían llamado «mocoso», vertió pintura sobre pupitres, ordenadores e impresoras y destruyó un automóvil que se hallaba estacionado en el aparcamiento.

Ocho jóvenes resultan heridos a causa de un incidente ocurrido cuando una multitud de adolescentes se apiñaban en la puerta de entrada de un club de rap de Manhattan. El incidente, que se inició con una serie de empujones, llevó a uno de los implicados a disparar sobre la multitud con un revólver de calibre 38. El periodista subraya el aumento alarmante de estas reacciones desproporcionadas ante situaciones nimias que se interpretan como faltas de respeto.

Según un informe, el cincuenta y siete por ciento de los asesinatos de menores de doce años fueron cometidos por sus padres o padrastros. En casi la mitad de los casos, los padres trataron de justificar su conducta aduciendo que «lo único que deseaban era castigar al pequeño». Cuya falta, la mayoría de las veces, había consistido en una «infracción» tan grave como ponerse delante del televisor, gritar o ensuciar los pañales.

Un joven alemán es juzgado por provocar un incendio que terminó con la vida de cinco mujeres y niñas de origen turco mientras éstas dormían.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (64 Kb)   pdf (370.5 Kb)   docx (38 Kb)  
Leer 40 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com