ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Comentario Marcos 2:1-12


Enviado por   •  24 de Julio de 2011  •  2.148 Palabras (9 Páginas)  •  2.550 Visitas

Página 1 de 9

COMENTARIO MARCOS 2:1-12

Introducción

He considerado dividir este pasaje de Marcos en dos, primeramente desde los versículos 1 al 5, que nos muestra la fe de estos hombres en Jesús, en busca de sanidad para el paralítico, que en una manera estaban dispuestos a como de lugar llegar ante los pies de Cristo. Y como respuesta a la fe de ellos, nuestro Señor le concede al paralítico el perdón de sus pecados.

Seguidamente, los versos 7 al 12, muestra la no aceptación de las palabras de Jesús por parte de unos escribas que estaban en la misma casa. Es así que Jesús muestra su autoridad para perdonar pecados y para otorgar la sanidad física.

PERDONADO Y CURADO MR. 2:1-5

Primeramente, la historia de Jesús en el evangelio de Marcos, cubre un periodo de tiempo identificado entre la aparición del Señor en el Jordán para ser bautizado por Juan y su muerte durante la pascua en Jerusalén. Marcos lleva al lector partiendo de Galilea hacia Jerusalén, distinguiéndose un “secreto mesiánico”, para luego revelar la identidad de Jesús tal como él es, revelación que es manifestada en la cruz.

2:1 Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa.

2:2 E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra.

2:3 Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro.

2:4 Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico.

2:5 Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.

Jesús volvió a Capernaum luego de “algunos días”. Tan pronto se sabe que Jesús está en alguna casa, muchos se congregan allí para verlo. La vida era muy abierta en Palestina. Por la mañana se abría la puerta de las casas, y cualquiera podía entrar o salir. No se cerraba nunca la puerta a menos que se quisieran evitar las visitas. Una puerta abierta era una invitación a todos los que quisieran entrar. En las casas más humildes, como esta tiene que haber sido, no había recibidor, y la puerta de la calle daba acceso al interior de la casa directamente . Es en el interior de la casa que Jesús predicaba la Palabra, donde la multitud de personas no cabe en ella. En ese momento llegan cuatro hombres trayendo a un paralítico, cuyos varones estaban deseosos de verlo sano, sin embargo, ellos no pueden entrar en la casa, ni menos acercarse a Jesús; aparentemente nos les concedían acceso para hacerlo. A pesar de los obstáculos, ellos buscan otra manera para poder colocar al paralítico cerca de Jesús, aunque la forma que usaron podría verse en nuestros días como una forma nada elegante, el de bajar a una persona enferma por el techo. Sin embargo en el contexto judío al parecer era común utilizar el techo como una vía de acceso para sacar de la casa o introducir al mismo, objetos grandes, Barclay escribe en su comentario:

Las casas de Palestina tenían terraza, con un mínimo de inclinación para que cayera el agua de la lluvia. La techumbre estaba formada por vigas que iban de lado a lado a corta distancia, con cañizo y cuerdas y cubierta con una capa de aislante. Era lo más fácil del mundo el quitar el relleno entre dos vigas. De hecho, los ataúdes se metían y sacaban muchas veces por el techo .

Fue así, que estos hombres hicieron una abertura en el techo para bajar el lecho en que yacía el paralítico, La “camilla” era cierto tipo de lecho usado por los pobres, tal vez un colchón delgado relleno con paja. Siendo que eran cuatro los hombres que bajaron la camilla, suponemos que lo hicieron amarrando cordeles en las cuatro esquinas de la cama . Fue así que el enfermo fue puesto delante del Señor. Jesús vio la fe que tenían estos hombres y dijo al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados». Lo maravilloso aquí es que lo que salvó a ese hombre fue la fe de los que lo traían, así como cuyos padres traen a sus menores hijos al bautizo. Sin embargo los cuatro hombres, incluso el paralítico, nunca pensaron que Jesús respondería con la necesidad prioritaria para el ser humano: el perdón de pecados. Esto puede parecernos una manera un poco extraña de comenzar una cura. Pero en Palestina, en tiempos de Jesús, los judíos relacionaban necesariamente pecado y el sufrimiento, pensaban que todas las enfermedades y dolencias eran el resultado directo de los propios pecados. Los rabinos tenían un dicho: «Ningún enfermo puede curarse hasta que todos sus pecados se le hayan perdonado . Para los judíos, un enfermo era alguien con quien Dios estaba enfadado. El paralítico pudo haber creído esto también, aunque no podría inferirse que Jesús pensaba lo mismo, mas bien Él tuvo una gran preocupación por el pecado del paralítico.

Es verdad que gran número de, enfermedades se deben al pecado; y más verdad todavía que vez tras vez se deben, no al pecado del que padecía enfermedad, sino de otros. Nosotros no establecemos la relación de causa y efecto que hacían los judíos; pero cualquier judío habría estado de acuerdo en que el perdón de los pecados era condición previa para la cu¬ración.

Prueba irrefutable MR. 2:7-12

2:6 Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus corazones:

2:7 ¿Por qué habla éste así? Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios?

2:8 Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones?

2:9 ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda?

2:10 Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico):

2:11 A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa.

2:12 Entonces él se levantó en seguida, y tomando su lecho, salió delante de todos, de manera que todos se asombraron, y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca hemos visto tal cosa.

Frecuentemente los médicos nos informan que muchos pacientes podrían ser dados de alta de las instituciones de enfermedades mentales, si sólo se pudiesen convencer de que su culpa ha sido borrada, al

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12.7 Kb)   pdf (97.9 Kb)   docx (14.1 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com