ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Democracia Y Participacion Popular


Enviado por   •  8 de Marzo de 2012  •  5.912 Palabras (24 Páginas)  •  322 Visitas

Página 1 de 24

Democracia y Participación Popular

Definiciones de participación

1. Antes de hablar de nuestro tema considero importante que examinemos los diversos significados de la palabra participación. Se habla de participación cuando la gente: a) asiste a reuniones; b) cuando sale a la calle a manifestarse a favor o en contra de algo; c) cuando vota en los procesos electorales, d) cuando ejecuta determinadas tareas: campañas de alfabetización, de vacunación, etcétera; e) cuando hace sentir su voz en una reunión. Todas estas son, sin duda, formas de participación, pero, a mi entender, la principal forma es la participación en la toma de decisiones y en el control de la ejecución y mantenimiento en el tiempo de las medidas adoptadas.

2. Me han pedido que aborde el tema de la democracia y la participación popular, y he pensado que lo mejor era transmitirle a ustedes algunas ideas que surgieron de mis investigaciones acerca de varios gobiernos locales de participación popular de América Latina.[1]

3. Pero, ¿en qué se diferencian los gobiernos de participación popular de los gobiernos autoritarios y elitistas de derecha, que hasta ahora han sido y siguen siendo inmensamente mayoritarios en nuestro subcontinente, y de los gobiernos populistas de derecha o de izquierda?

4. Los gobiernos autoritarios de derecha ganan las elecciones apoyados, muchas veces, por los sectores más pobres de la población ¾que por su atraso cultural son más fácilmente manipulables por la propaganda electoral¾, usan el poder que les confiere el acceso a las alcaldías para beneficiar, con un estilo autoritario, verticalista, a los sectores sociales de mayor poder adquisitivo, y buscan, generalmente, perdurar en la memoria de la ciudad con grandes obras urbanísticas que marquen su historia. En este sentido, existe una diferencia nítida con los gobiernos de participación popular. Estos últimos se orientan por el lema artiguista: “los infelices deben ser los privilegiados” y tratan de buscar prioritariamente soluciones para los que siempre fueron humillados y estuvieron desamparados, sin que ello signifique que abandonen su preocupación por la ciudad como un todo. Se trata de invertir las prioridades, de pagar una deuda social acumulada con los sectores más desvalidos, sin por ello abandonar la atención de los sectores que siempre fueron atendidos.

5. Los gobiernos populistas del más diverso matiz se caracterizan, a diferencia de los autoritarios, por poner en práctica políticas de beneficio popular, y en esto tienen semejanzas con los gobiernos de participación popular, pero hay algo que los separa en forma abismal: ellos gobiernan para el pueblo, pero no gobiernan con el pueblo y, por eso, su estilo de administración es similar a los gobiernos autoritarios de derecha. Las grandes obras urbanísticas son reemplazadas por obras sociales: vasos de leche para suplir el déficit alimentario, policlínicas, escuelas; obras que son ejecutadas y administradas por personal de la alcaldía y que el pueblo recibe pasivamente como una dádiva; obras que suelen tener un carácter meramente clientelista dirigido a ganar el apoyo electoral de los ciudadanos.

6. Y como estamos hablando de populismo, y sé que se acusa al presidente Chávez de populista, yo quisiera decir aquí por qué considero que no lo es. No es fácil distinguir a un dirigente populista de un dirigente revolucionario. En su forma de aproximarse al pueblo, de hablarle, de escucharlo, las actitudes de ambos son muy similares. La diferencia radical está en que el dirigente populista usa al pueblo para sus objetivos personales, transformando al pueblo en un pueblo mendigo que se acostumbra a pedir y a esperar de ese líder la solución de sus problemas, y Chávez, un dirigente revolucionario, busca, por el contrario, que el pueblo crezca, se organice, y vaya prescindiendo cada vez más de su liderazgo y se vaya transformando en protagonista de la historia.

7. Nuestros pueblos son mucho más maduros que lo que piensa la derecha y sus estadísticas. Cuántas veces no han creído que Fidel iba a caer, porque el pueblo estaba descontento con la situación económica, pero cómo va a estar contento si su situación económica es mucho peor que hace 12 años atrás producto de la desaparición del comercio con el campo socialista, del bloqueo y de la situación de la economía mundial. Lo que no miden las estadísticas, ni aquellos que se mueven sólo en función de la obtención de bienes materiales, es que gobernantes como Fidel y Chávez han logrado devolver la dignidad a sus pueblos. Cuando el pueblo venezolano se movilizó para exigir el regreso de Chávez a la Presidencia de la República en abril del 2002, no lo hizo porque hubiese recibido cosas materiales de su gobierno, sino por amor al único presidente que lo ha escuchado, que le ha devuelto la dignidad, que lo convoca a transformarse en protagonista de un nuevo proyecto de país.

8. Volviendo al tema, considero como gobiernos de participación popular a aquellos que han pretendido hacer un cambio radical frente a los gobiernos anteriores. “Pasar -como decía Aristóbulo Istúriz[2] ex alcalde de Caracas- de un gobierno profundamente antidemocrático, “cogollérico”, “cupulista”, con una enorme concentración de poder en pocas manos, que ignora a la gran mayoría de la población y decide por ella, a un gobierno en que la gente juegue un papel protagónico.”

9. Estudié 8 gobiernos con estas características, 5 del Partido de los Trabajadores de Brasil, 2 gobiernos de La Causa R en Venezuela (Caroní bajo el gobierno de Clemente Scotto, y Caracas, con Aristóbulo Istúriz) y la Intendecia de Montevideo del Frente Amplio de Uruguay. Todos ellos se plantearon como meta la construcción de un proyecto social en que la sociedad civil y, especialmente, los sectores populares, tuviesen un papel protagónico.

10. De este estudio pude extraer algunas reflexiones que quiero compartir con ustedes acerca de los requisitos que debe tener una participación democrática.

No hay democracia sin ámbitos adecuados para la participación y toma de decisiones

11. Una de las primeras tareas, para poder lograr la participación de la gente, ha sido la de crear los espacios apropiados para ello. Se han ideado así diferentes propuestas de descentralización de la actividad del gobierno, pero aquí es necesario precisar primero, de qué tipo de descentralización se trata.

12. Existe una concepción que propone desconcentrar administrativamente servicios que hasta entonces eran asumidos por el gobierno central o local, tales como el aseo urbano, acueductos y alcantarillados, transporte, salud, etcétera, lo que supone una paralela desconcentración presupuestaria,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (37.6 Kb)  
Leer 23 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com