ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Escuela Para Padres


Enviado por   •  31 de Marzo de 2013  •  2.101 Palabras (9 Páginas)  •  313 Visitas

Página 1 de 9

LA INTENCIONALIDAD DE LOS PADRES

LA INTENCIONALIDAD DE LOS PADRES

Objetivo:

Demostrar por medio de argumentos la necesidad de que los padres tengan intenciones claras en la acción de educar.

LA INTENCIONALIDAD DE LOS PADRES

Hace cincuenta años un padre de familia podría proponerse con bastante claridad lo que quería de sus hijos y en muchos casos lo conseguiría. Sin embargo, hoy en día, no existe una relación tan estrecha entre lo que quieren los padres y lo que hacen los hijos. Y eso porque las influencias externas sobre la familia son poderosas.

Nuestros hijos no sólo están influidos por nosotros, sino también por sus maestros, sus amigos, la televisión, la prensa, las revistas, el ambiente de la calle, la publicidad, las noticias nacionales e internacionales, los padres de sus amigos, etc. Indudablemente, no se trata de proteger a los hijos para que no tengan ningún contacto con las influencias que pueden llegar a perjudicarles, pero tampoco se trata de abandonarlos pensando que ya no se puede hacer nada.

Algunos padres confían en que, con su buen ejemplo, sus hijos saldrán bien. Otros, abusando de su autoridad, utilizando su autoridad indiscriminadamente, pretenden dominar a sus hijos y resolver el problema mediante el cumplimiento, por parte del hijo, de un sinfín de reglas que les conduce a un encarcelamiento. El hijo, en ambos casos, tiende a ser más atraído por otras influencias, buscando en ellas una sintonía con su estado psíquico. Si no encuentran esta seguridad en sus padres, la buscarán en otro lugar. Si los padres no educan a sus hijos para que encuentren su seguridad por sí mismos, todas las intenciones y acciones de los padres no harán más que provocar lo contrario de lo previsto.

Por todo esto, parece necesario reflexionar sobre la intencionalidad de los padres.

1 EL CONTEXTO DE LA ACCIÓN EDUCATIVA

Nuestros hijos viven todos los días unas situaciones de relación humana y otras de relación con unas tareas. Pero ¿hasta qué punto son educativas? Educación siempre supone algo de “más” y algo de “mejor”.

Si pensamos en las relaciones que pueden tener los hijos con sus padres o con otras personas veremos que las posibilidades de ser influidos por unos o por otros dependerá principalmente de tres factores: la situación del hijo, la situación de la otra persona, y las condiciones materiales comunes a la situación de ambas.

¿Qué puede significar “más” y “mejor” en relación con las personas?

El comportamiento humano refleja un modo de pensar, de sentir, de ser, y estará dirigido hacia algún fin, aunque el interesado no sea consciente de ello.

Los padres al actuar en una situación, estarán concretando esos deseos en alguna actividad que permita una comunicación entre ellos y sus hijos. Pero la finalidad de esta comunicación dependerá del concepto que tengan de la vida, del hombre, de lo que debería ser el proceso educativo.

Actuar educativamente supone que hay comunicación. Uno de los problemas para los papás es aprovechar situaciones de convivencia con sus hijos para que puedan llegar a “más”.

2 ACTUACIÓN POSITIVA DE LOS PADRES

En relación con sus hijos, los padres pueden actuar en función de algún criterio o al azar.

Si eligen el azar, su comportamiento será imprevisible. Estarán influidos por el ánimo del momento, por el capricho o por el sentimiento. En consecuencia difícilmente producirán una mejora.

En cambio, los padres que actúan de acuerdo a algún criterio, que deciden lo que quieren hacer y lo hacen, actuarán con estilo personal y seguramente lograrán la mejora, si su criterio es el adecuado.

Los padres que quieren educar a sus hijos, además de saber lo que significa esa palabra necesitan plantearse prioridades.

POR ESO LO PRINCIPAL DE UN PADRE ES SU INTENCION Y SU ACTUACION CONGRUENTE

La peor crítica que se puede hacer de un padre es la de no saber si fracasó o no, porque no sabía a dónde iba, no tenía intenciones claras.

Algunos hijos creen que la persona que sabe a dónde va puede coaccionarlos. Por eso conviene aclararles que no se puede separar la unidad de ser-hacer. Educamos por lo que somos y por lo que hacemos. Los educadores deben “ser de una pieza”. Deben de saber a dónde van y actuar en consecuencia.

DE UN MODO O DE OTRO, LOS PADRES SIEMPRE VAN A INFLUIR. POR SER LA MAYOR INFLUENCIA, DEBEN SER LA MEJOR INFLUENCIA

Para saber cómo puede ser más correcta esa influencia, deben reflexionar sobre la educación.

3 LA PALABRA “EDUCACIÓN”

Desde su etimología la palabra educación procede de educare que significa “criar”, “alimentar” y de educere que equivale a “sacar de dentro”, “extraer”.

La educación es guiar. Pero a partir de educere la educación consiste en hacer realidad lo que ya está potencialmente en el niño.

La auténtica educación es la síntesis de lo que significan los dos verbos latinos educare y educere, referidos al educando como un protagonista con diferentes posibilidades de ser ayudado.

Gran parte de la conducta de los hijos dependerá de los criterios que sus padres le han dado.

4 MÁS VALE PREVENIR QUE LAMENTAR

¿Qué pueden hacer los padres para prevenir a sus hijos contra las influencias negativas? En primer lugar deben de reconocer que la influencia del ambiente cala en los hijos y en ellos mismos.

En segundo lugar hay que detectar cuáles son las causas de las influencias antieducativas.

En esta ocasión no se trata de describir extensamente sino de llevar a la consideración del lector unas cuantas tendencias.

Probablemente la influencia más nociva sea falsear los criterios que deben regir su vida.

Hay una tendencia a sobrevalorar el dinero, la novedad, el poder, las posesiones o el intelecto. Esto se traduce en ciertos criterios que se usan a la hora de decidir: “elijo esta carrera porque me da más dinero”; hay que conseguir el poder a toda costa; “ando con tal persona para lucirla”; “lo nuevo. es lo bueno, lo antiguo es lo malo”...

En lugar de reconocer que la verdad no está dentro de cada cabeza sino que es algo exterior que hay que localizar, se habla de ¡mi verdad! o de ¡tu verdad!, lo cual es

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (13 Kb)
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com