ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Acciones Para La Conservacion Y Mantenimiento De Los Espacios Deportivos


Enviado por   •  23 de Julio de 2011  •  3.291 Palabras (14 Páginas)  •  681 Visitas

Página 1 de 14

Autoridad, responsabilidad y poder

10.27.2005

El DIRECTOR DE LA ESCUELA ¿UN ACTOR CON AUTORIDAD y PODER?

La directiva escolar es un rol que se da en la organización educativa. El término implica poder, aunque éste a veces se confunde con el de autoridad, tal vez porque ambas palabras siempre aparecen unidas. Pero la diferencia entre ambos conceptos radica en que el poder es una acción, mientras que la autoridad encierra la idea de cualidad.

En el ámbito de la escuela, cada persona, cualquiera que sea el lugar que ocupa dentro de la institución, conserva un margen de libertad y por lo tanto de poder, que intentará ampliar en este juego estratégico entre director y subordinados. La democracia en la escuela puede ejercerse de cuatro formas: la constitución de equipos de trabajo, la elaboración de la planificación institucional, la evaluación y la admisión del conflicto.

Julián tiene seis años y pronto entrará a primero de primaria. Ya ha acumulado tres años de experiencia escolar. En cambio, Matías, de 12 años, comienza la secundaria con nueve años de vivencias en la escuela. Ambos han asistido siempre a escuelas públicas. Son dos de mis hijos. Esta vez los llamé por doble motivo: porque están en un punto clave del sistema educativo (en el pasaje de un nivel a otro), y porque es necesario que los adultos nos detengamos a analizar las ideas que los niños tienen de un fenómeno.

Las preguntas que les hice fueron las siguientes:

1. ¿Quién es el director de la escuela?

2. ¿Qué hace?

Las respuestas fueron interesantes. Julián tomó su tiempo, ajustó la pregunta a su escuela y respondió:

1. "Es el dueño".

2. "Les dice a las maestras lo que tienen que hacer". Matías por su parte contestó:

1. "La autoridad máxima de la escuela".

2. "Decide lo que se hace en la escuela, da indicaciones a los maestros, manda. A veces, cuando nos portamos mal, es él quien da las órdenes más importantes".

Estas respuestas me hicieron reflexionar. Cada uno, de acuerdo con sus posibilidades evolutivas, concibe al director como la figura de mayor jerarquía en la organización. Perciben en él una autoridad con poder.

Pero, ¿qué es en esencia la autoridad?

Si evocamos a un clásico de la sociología, Max Weber, diremos que la autoridad escolar es una relación entre roles que se da en la organización educativa. Las relaciones de autoridad se establecen entre actores que ocupan posiciones jerárquicas diferentes en un sistema legal.

Autoridad es un concepto que implica distinción en un grupo con respecto a otras personas; diferencia a quienes "mandan" de quienes "obedecen". Esta diferenciación pone en evidencia una división de funciones que no se excluyen sino que se corresponden.

Las autoridades están facultadas para exigir ciertos comportamientos a los "subordinados", quienes así lo aceptan. El fundamento de su obediencia está en que creen en la legalidad de la misma. Este hecho legitima la autoridad, es decir, hace que los otros la reconozcan como tal. Su legitimidad se obtiene en dos aspectos: el origen y el ejercicio.

La legitimidad básica, de origen, es la que otorga el cumplimiento de la legislación vigente. Así, el director que haya accedido a su cargo según lo previsto por las normas existentes, cuenta con la legitimidad de derecho. Sin embargo, si la autoridad legítimamente constituida incurre en abuso de poder, perderá el reconocimiento que, junto con la obediencia, le otorgó el grupo de "subordinados". De este modo, la legitimidad de ejercicio es la credibilidad que el cuerpo social otorga a quien, teniendo el derecho de "mandar", lo hace dentro de los cánones de legalidad reconocidos socialmente.

Es deseable que la autoridad de cualquier organización sea legítima tanto en su origen como en su desempeño, pero esta correlación no siempre se da en la realidad. Quizá cada uno de nosotros puede identificar a personas que tuvieron acceso legalmente a su cargo de conducción y demostraron en ese momento idoneidad para desempeñarse; sin embargo, no han desarrollado esas capacidades en el ejercicio concreto de su rol, y han evidenciado, en cambio, incompetencia en la tarea produciendo, en muchas ocasiones, atropellos, desvíos, abusos de poder, lo que provoca como consecuencia, una pérdida de su reconocimiento en los demás actores de la organización.

Conocemos también casos en que se designa un cargo directivo a una persona, fuera de la reglamentación imperante. Esto implica no contar con la autoridad de origen. No obstante, su capacidad, habilidad y pericia mostradas en el ejercicio de su función, pueden hacer que gane la credibilidad de los otros y, por lo tanto, que se reconozca su autoridad.

El término autoridad implica poder. A veces se confunden ambas nociones tal vez porque lo óptimo es que aparezcan unidas.

El poder de una persona A sobre una persona B, es la capacidad de A de obtener que B haga algo, que no hubiera hecho sin la intervención de A (Robert Dahl).

El poder es una relación caracterizada por el desequilibrio.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre ambos conceptos? La diferencia central radica en que el poder es una acción, mientras que la autoridad encierra la idea de cualidad. No existe poder si no se ejerce, aún cuando se ejerza con menor o mayor grado de coacción. Ejemplos extremos lo constituyen, en un polo, las sugerencias y pedidos persuasivos que un mandatario democrático formula; en el otro, las órdenes emanadas de un gobierno de facto.

La autoridad, en cambio, existe por su origen, pero puede no ser reconocida en su ejercicio. La misma sólo será plena, cuando además de ser legal por su origen, se ejercita bajo la credibilidad de los grupos afectados. Cuando esto ocurre, entonces se conjuga autoridad y poder.

Si volvemos a las respuestas de los niños, podríamos afirmar que de alguna manera reconocen en el director, autoridad y poder. Cuando alguien es dueño de "algo", significa que previamente lo han obtenido y se reconoce que es su poseedor. Obviamente no se desprende de la respuesta de Julián cómo obtuvo el director ese cargo, sin embargo le reconoce su propiedad.

Matías, en su caso, quizá da una respuesta más convencional. Utiliza el término autoridad,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (21.1 Kb)   pdf (127.7 Kb)   docx (18.9 Kb)  
Leer 13 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com