ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Fordismo Y Postfordismo


Enviado por   •  20 de Mayo de 2012  •  3.304 Palabras (14 Páginas)  •  1.246 Visitas

Página 1 de 14

El Fordismo

El fordismo es una forma de organización de la producción industrial caracterizada por una gran especialización del trabajo, estructurada a través de cadenas de montaje, llevada a la práctica por Henry Ford a partir de 1908 en sus fábricas de automóviles.

En cierto modo, se puede decir que Ford materializó los planteamientos de Taylor (Rodríguez de Rivera, 1999), pero partiendo de un objetivo distinto. Mientras que el Taylorismo busca el perfeccionamiento del sistema de producción, a través de la optimización de procesos esperando una mejora de los resultados económicos gracias a ello, el Fordismo busca maximizar los beneficios y encuentra como solución diseñar un sistema de producción basado en la estandarización y la atomización y organización de procesos, que reduzca los costes y permita producir un gran volumen de oferta a bajo precio de venta. Según Ford, el Taylorismo se ocupaba de sistematizar el saber hacer existente, pero sin innovar (Lipietz, 1994).

A la vez, el Fordismo propugna una estimulación de la demanda a través de salarios relativamente altos con la idea de que a mayor salario y menores precios se daría un mayor consumo, lo que cerraría un ciclo producción masiva-consumo masivo.

Los rasgos característicos del fordismo serían:

Atomización de los procesos: Esto es, se fraccionan las etapas del proceso productivo para que sean lo más simples posible y se puedan ejecutar con la mayor velocidad de forma repetitiva. los procesos de producción se atomizan hasta el punto de que no es necesario una gran cualificación para llevarlos a cabo.

Estandarización: es más fácil optimizar la elaboración de un único producto con pocas o ninguna variante.

Cadena móvil del montaje: la producción se estructura a través de una cadena o línea de montaje. El producto se va desplazando mediante la cadena por cada fase en la que los operarios realizan las tareas que corresponden. El concepto clave es el de ritmo de producción y viene determinado por la velocidad de la cadena.

Economía de escala: el gran volumen de producción permite reducir costos en materias primas, así como vender el producto a menores precios, compensando un margen de beneficio estrecho por unidad, con un gran volumen de ventas.

Salarios altos y expansión del mercado: los trabajadores considerados como consumidores. En el “prefordismo” el mercado de productos como los automóviles estaba limitado a las clases económicamente altas. El Fordismo genera una cantidad de productos que excede ese mercado, los salarios altos permiten generar uno nuevo, que acabaría convirtiéndose en la “clase media”. El trabajador especializado de cadena de montaje se sitúa un escalón por encima del proletariado.

Mercado nacional. Durante el fordismo se expandió el mercado nacional, la construcción de una clase media capaz de acceder a la compra de los bienes de consumo fabricados se pudo hacer dentro del límite local de la empresa.

Salarios fijos: el trabajo se valora en función del tiempo, ya que no hay un factor de calidad o cantidad que pueda venir determinado por el trabajador: éste no puede producir más o menos que lo que le marca el ritmo de la cadena de montaje, ni tampoco puede producir un trabajo mejor o peor que otros. En consecuencia, se establece un salario por horas.

Sindicalismo de clase: a pesar de que Ford prohibió los sindicatos en sus fábricas, el fordismo proporcionó en la práctica un gran poder a los trabajadores, por la relativa facilidad para alterar o detener el ritmo de producción con una huelga y sus consecuencias para la empresa.

La unión de trabajadores se basa en una cierta idea de trabajador fordista estándar, “un colectivo de trabajadores más o menos homogéneo” (Falguera, 2002), que tiene un interés colectivo, que es el que representa el sindicato.

Se pasó de una negociación individual a la colectiva, lo cual también era necesario para garantizar una capacidad adquisitiva a los trabajadores en conjunto. Pero también se obtuvieron una serie de prestaciones sociales que conformarían lo que conocemos como estado del bienestar.

“Indemnización por despidos, vacaciones y pensiones pasaron a ser derechos universales de los trabajadores, de tal suerte que condujeron a la clase trabajadora en su conjunto a una mejor posición frente al capital.” (Novy, 2007).

Monotonía laboral. Uno de los problemas que tuvo que afrontar el planteamiento fordista fue el de la monotonía del trabajo, que puede dar lugar a problemas de productividad.

Para resumir, según Lipietz (1994) el modelo de desarrollo fordista se basa en tres componentes:

1. •El paradigma tecnológico de Ford, o sea, taylorismo unido a mecanización.

2. •Un régimen de acumulación: consumo en masa, crecimiento de salarios ligado a la producción.

3. •Modo de regulación: negociación colectiva, legislación laboral y estado del bienestar.

Crisis del fordismo

El modelo fordista entraría en crisis en los años 70 debido a una variedad de circunstancias y que provocaron un cambio en las empresas en busca de nuevas soluciones de organización que les permitiesen afrontarla. No se trata de factores aislados, sino que forman parte de un sistema de fuerzas en equilibrio. Entre esas circunstancias (Safón 1997, en nota a pie de página):

El final del sistema de cambio fijo de moneda (el patrón oro) al de paridad variable: lo que introduce un factor de variabilidad en el precio de materias primas.

La crisis del petróleo, y su escalada de precio, que también condiciona un aumento en los costes de producción.

La internacionalización. En dos sentidos:

El incremento del coste del trabajo en relación con el aumento de la conflictividad laboral, que trajo como consecuencia la búsqueda por parte de las grandes empresas de mercados laborales más baratos. Las empresas fordistas, buscaban mercados laborales no fordistas, lo que llevó a deslocalización, subcontratación.

La saturación del mercado nacional y la pérdida de capacidad adquisitiva de los trabajadores (al deslocalizar, los trabajadores locales ya no son tan necesarios) llevó a las empresas a producir para exportar hacia mercados no fordistas, es decir, los que no producían bienes que vender.

La fragmentación de la demanda que supuso aumentar tanto la calidad como la variedad de la oferta, así como introducir nuevos productos para mantener alto ese nivel de demanda.

Las grandes empresas durante los años 50 y 60, crecieron buscando copar sus mercados, pero por razón de la estandarización, dejaron de lado varios nichos de mercado que serían aprovechados por empresas más pequeñas y flexibles,y que se demostrarían más capaces de responder a esa fragmentación.

Esto

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (22 Kb)
Leer 13 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com