ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Hombre Mediocre


Enviado por   •  13 de Noviembre de 2011  •  4.292 Palabras (18 Páginas)  •  904 Visitas

Página 1 de 18

EL HOMBRE MEDIOCRE – JOSÉ INGENIEROS

Un ideal, todos buscamos eso, todos lo guardamos y lo protegemos con sigilo brillante y lo intentamos aislar de la nube de mediocridad. Convertimos ese ideal en una parte fundamental de nosotros. El ideal es esa parte que inspira saciedad en los sentidos, aquella que nos lleva a la luna y nos trae de regreso a la realidad. Si, hablamos de esos ideales fuertes, llenos de energía positiva para la vida, aquellas piscas de perfección en nosotros los humanos.

Los ideales pueden no ser verdaderos; son creencias. Su fuerza estriba en sus elementos efectivos: influyen sobre nuestra conducta en la medida en que lo creemos. Por eso, la representación abstracta de las variaciones futuras adquiere un valor moral: las más provechosas a la especie son concebidas como perfeccionamientos. El futuro se identifica con lo perfecto.

Mientras que la instrucción se limitará a extender las nociones que la experiencia actual considera más exactas, la educación consiste en sugerir los ideales que se presumen propicios a la perfección.

Estos hombres, predispuestos a emanciparse de su rebaño, buscando alguna perfección más allá de lo actual, son los “idealistas”. La unidad del género no depende del contenido intrínseco de sus ideales sino su temperamento: se es idealista persiguiendo las quimeras más contradictorias, siempre que ellas impliquen un sincero afán de perfeccionamiento. Cualquiera. Los espíritus afiebrados por algún ideal son adversarios de la mediocridad: soñadores contra los utilitarios, entusiastas contra los apáticos, generosos contra los calculistas, indisciplinado contra los dogmáticos. Son alguien o algo contra los que no son nadie ni nada. Todo idealista es un hombre cualitativo: posee un sentido de las diferencias que le permite distinguir entre lo malo que observa, y lo mejor que imagina. Los hombres sin ideales son cuantitativos; pueden apreciar el más y el menos pero nunca distinguen lo mejor de lo peor.

Podríamos compararlos con ese pellizco de realidad que buscamos en un sueño esplendoroso, con ese gesto del espíritu encabalgado hacia el horizonte. Es por eso, que José Ingenieros en los primeros textos nos trata de adentrar en los sentimientos más profundos porque él cree que un ideal va íntimamente ligado a lo que nos mueve en la vida.

El ideal es esa parte que inspira saciedad en los sentidos, aquella que nos lleva a la luna y nos trae de regreso a la realidad. Si, hablamos de esos ideales fuertes, llenos de energía positiva para la vida, aquellas piscas de perfección en nosotros los humanos.

Podríamos compararlos con ese pellizco de realidad que buscamos en un sueño esplendoroso, con ese gesto del espíritu encabalgado hacia el horizonte. Es por eso, que José Ingenieros en los primeros textos nos trata de adentrar en los sentimientos más profundos porque él cree que un ideal va íntimamente ligado a lo que nos mueve en la vida.

Experiencia, de la que todos necesitamos un pedacito, pero de la que todos huimos.

Según José Ingenieros en los ideales encontramos plasmadas experiencias de vida que van ligadas a ese engrandecimiento de perseguirlas. Lo cual provoca un exaltamiento a ese ego humano que nos impulsa a dar los siguientes pasos.

La humanidad no llega hasta donde quieren los idealistas en cada perfección particular; pero siempre llega más allá de donde habría ido sin su esfuerzo. Lo poco que pueden todos depende de lo mucho que algunos anhelan.

Cuando los pueblos se domestican y callan, los grandes forjadores de ideales levantan su voz. Una ciencia, un arte, un país, una raza, estremecido por su eco, pueden salir de su cauce habitual. El genio es un guión que pone el destino entre los párrafos de la historia. Si aparece en los orígenes, crea o funda; si en los resurgimientos, transmuta o desorbita. En ese instante remonta su vuelo todos los espíritus superiores, templándose en pensamientos altos y para obras perennes.

Para concebir una perfección se requiere cierto nivel ético y es indispensable alguna educación intelectual. Sin ellos pueden tenerse fanatismos y supersticiones; ideales, jamás.

Imaginarse un ideal sin experiencia da como resultado una imposibilidad de llegar al perfeccionamiento buscado, y ligado a esto tenemos que buscar así mismo, después de la experiencia, una evolución cautivadora en todo ámbito de naturaleza humana.

Al mencionar imaginación el autor no provee de un pensamiento, considerado personalmente cierto. Aquel que dice que un ideal surge de una imaginación, es decir, es la concretización de esa imaginación en la perfección del hombre. La imaginación y la experiencia se encuentran en un mismo camino, aunque una de la otra lleve un distanciamiento ciertamente profundo.

Explicado perfectamente por José Ingenieros, y con su claro ejemplo vemos al ideal como ese granito de arena que provoco un cosquilleo inquietante en nuestro pie, ese granito que representa la infinidad del espacio así como la infinidad de los pensamientos humanos que generan estos ideales como supervivencia en la búsqueda de la perfección.

Los ideales pueden no ser verdades, son creencias. Esto es lo que le da sentido al ideal y lo que lo hace efectivo. Es decir, que cada idealismo es personalizado y perfeccionado por cada uno de nosotros, a su vez este va a mantener un movimiento positivo dependiendo de lo grande que sea el sentimiento de creencia en él. Esa fe da resultado al valor moral que creamos para nosotros y eso nos da una visualización en la que nosotros forjamos la evolución y marcamos el camino que tomará nuestro ideal.

En el ser humano se presentan variaciones de lo que puede ser un ideal ya determinado, entre esas variaciones se encuentran así mismo otros ideales. Aquí es cuando surge la selección natural, esos ideales diminutos pasan por una fase de selección los más fuertes o los más propensos a la perfección pasan la fase, la cual crea una interrelación y un enlace que formará finalmente un solo ideal. Ese que alcanzará la perfección más pura y será un único en un mundo lleno de propósitos.

Como habíamos mencionado antes la imaginación es la madre de todo ideal creado por una persona.

En nuestra imaginación existen las ilusiones, que son lo que da sentido a los ideales, son esos pensamientos que son intensamente percibidos, aquellos que causan en nosotros una especie de inquietud insaciable. Aunque la ilusión no demuestre científicamente su valor es innegable su eficacia para llevar a cabo un ideal, es como lo mencionamos antes la creencia, la ilusión o la fe es esa fuerza que impulso al ideal para convertirse en una realidad.

En cada

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (25.6 Kb)  
Leer 17 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com