ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Fármacos Antidiarreicos


Enviado por   •  6 de Marzo de 2014  •  2.394 Palabras (10 Páginas)  •  914 Visitas

Página 1 de 10

ANTIDIARREICOS

El abordaje terapéutico de la diarrea pasa por la rehidratación oral, el uso de prebióticos, una dieta adecuada y, en caso necesario, fármacos antidiarreicos.

La diarrea es un síntoma y, por ello, el tratamiento sintomático es el más importante. Sin embargo, hay que tener muy en cuenta la identificación de su etiología e instaurar un tratamiento farmacológico (si se considera oportuno) para frenar la frecuencia de las deposiciones.

La base del tratamiento, independientemente de la etiología, es evitar la deshidratación mediante la restauración electrolítica.

La solución de rehidratación oral (SRO) propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS) permite absorber agua y sodio en el intestino inflamado, acoplados a la fuerza de absorción de la glucosa.

Por otro lado, los agentes probióticos (Lactobacillus reuteri, Lactobacillus GG, Bifidobacterium, Saccharomyces boulardii, etc.) se están utilizando últimamente con gran profusión en la prevención y tratamiento de la diarrea viral aguda (por rotavirus), en el tratamiento de la diarrea recurrente causada por Clostridium difficile, así como para el control de la diarrea asociada a la administración de antibióticos.

Se trata de suplementos alimentarios microbianos vivos, que afectan beneficiosamente al huésped mejorando su equilibrio microbiano intestinal.

Los probióticos pueden tener efectos beneficiosos en niños con diarrea aguda, especialmente la causada por rotavirus, que es la más prevalente en el mundo. Pueden reducir la duración de la enfermedad diarreica en uno o dos días. Su empleo como parte integrante de las soluciones de rehidratación oral puede constituir un avance en el tratamiento de la diarrea aguda y en situaciones de deshidratación. En las farmacias ya existe este tipo de productos.

Junto a la rehidratación oral, se ha de establecer una pauta dietética adecuada. En niños mayores de 10 años y adultos puede recomendarse el ayuno total durante un máximo de 24 horas, sin olvidar la ingesta de líquido. Al cabo de este tiempo, se iniciará la ingesta de una dieta blanda hasta normalizar paulatinamente el plan de comidas, teniendo en cuenta una lista de alimentos permitidos y prohibidos, y ciertos factores dietéticos capaces de empeorar la diarrea. Las diarreas autolimitadas se solucionan en breve con una correcta dieta astringente.

DEFINICIÓN

Son fármacos utilizados para el tratamiento de la diarrea, entendiendo DIARREA como: “Una alteración de las heces en cuanto a volumen, fluidez o frecuencia en comparación con las condiciones fisiológicas, lo cual conlleva una baja absorción de líquidos y nutrientes, y puede estar acompañada de dolor abdominal, fiebre, náuseas, vómito, debilidad o pérdida del apetito”.

Los fármacos antidiarreicos están dirigidos a reducir o suprimir los síntomas propios de la diarrea, bien mediante un efecto específico, atacando a la causa etiológica del proceso, o bien mediante un efecto inespecífico, paliativo de la sintomatología.

CLASIFICACIÓN

Los fármacos antidiarreicos inespecíficos no sólo modifican la textura de las heces, sino que, sobre todo, incrementan la eficacia de la absorción intestinal. Para ello, aumentan la velocidad de absorción de agua y electrolitos en los enterocitos y/o deprimen el tránsito intestinal. Como consecuencia, la absorción de fluidos también se incrementa.

El uso de estos fármacos cuando no existe mucosa funcional reduce la frecuencia de deposiciones, pero la consistencia y el contenido líquido de las mismas no resultan modificados. En el tratamiento farmacológico inespecífico de los cuadros diarreicos, los opiáceos son el grupo de agentes más empleado.

Atendiendo a los mecanismos fundamentales de acción, los fármacos antidiarreicos se clasifican en los siguientes grupos:

1. Fármacos de Acción Intraluminal. Son fármacos que ejercen su acción de modo localizado sobre el lumen intestinal. Son fármacos muy experimentados y seguros, al ser productos biológicamente inertes.

Entre éstos encontramos: Medicamentos Absorbentes (Carbón Activado y Tanato de Albúmina); Resinas de Intercambio Iónico (Colestiramina, Caolín, Yeso y Pectina); el Subsalicilato de Bismuto; y los Agentes modificadores de la textura de las heces (semillas de Plantago ovata).

2. Fármacos que Inhiben la Motilidad Gastrointestinal. Provocan inhibición del peristaltismo, con lo cual aumenta la absorción de agua al quedar retenido el alimento en el trato intestinal. Su acción farmacológica es análoga a la de los opiáceos.

Entre éstos encontramos la Loperamida y el Difenoxilato.

3. Fármacos Potenciadores de la Absorción Intestinal. Actúan favoreciendo la absorción de sustancias eliminadas en exceso.

En este grupo se incluyen la glucosa, los aminoácidos y, en general, las soluciones de rehidratación oral. También en este grupo se incluyen agonistas ß 2-adrenérgicos (Clonidina).

4. Fármacos Inhibidores de la Secreción Intestinal. Los fármacos de este grupo actúan reduciendo la secreción de agua y electrolitos por el epitelio intestinal.

Dentro de este grupo podemos citar: opiáceos, somatostatina y análogos (Octreótido y Lanreótido), Inhibidores de la Encefalinasa (Rocecadotrilo), Berberina, Inhibidores de la Calmodulina (Fenotiazinas), etc.

5. Antiinfecciosos Específicos de Agentes Patógenos. En general, no se aconseja la utilización de antiinfecciosos como tratamiento de primera elección de la diarrea, ya que más del 80% de los cuadros diarreicos tiene etiología vírica o es causado por otros elementos de carácter no infeccioso. Además, como ya se ha comentado, muchos de ellos revierten satisfactoriamente de forma espontánea.

MECANISMO DE ACCIÓN

1. FÁRMACOS DE ACCIÓN INTRALUMINAL

a) Absorbentes (Carbón Activado o el Tanato de Albúmina). Actúan mediante un proceso físico de adsorción, captando las toxinas bacterianas presentes en el lumen intestinal, evitando así su acción nociva sobre la mucosa. En general, tienen poco efecto en la reducción de la cantidad de heces y frecuencia de las deposiciones, pero sí afectan significativamente a su consistencia.

b) Las Resinas de Intercambio Iónico (Colestiramina, Caolín, Yeso y Pectina). Sirven para fijar sales biliares y evitar su acción irritante en el colon.

c) Subsalicilato de bismuto. Disminuye la secreción intestinal estimulada por toxinas

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (16.4 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com