ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

DEPARTAMENTO DE PEDAGOGÍA PROGRAMA DE LICENCIATURA EN PEDAGOGÍA


Enviado por   •  6 de Marzo de 2018  •  Reseñas  •  1.932 Palabras (8 Páginas)  •  46 Visitas

Página 1 de 8

                     INSTITUTO MICHOACANO DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN[pic 1]

             “JOSÉ MARÍA MORELOS”[pic 2]

[pic 3]

DEPARTAMENTO DE PEDAGOGÍA

PROGRAMA DE LICENCIATURA EN PEDAGOGÍA[pic 4]

ASIGNATURA:

Técnicas de Proyección de la Escuela a la Comunidad

NOMBRE DEL TRABAJO:

La Pedagogía del Oprimido (ensayo)

NOMBRE DEL ALUMNO:

Enrique Bryan López Cortés

ASESOR: Sergio Daniel Díaz Aguirre

 

GRADO: 4to SEMESTRE                                  GRUPO: “A”

       

S         SEDE:   MORELIA, MICH.                MODALIDAD: DIRECTO INTERMEDIO      A

                                    A  24 de Abril de 2017

Introducción

Tras haber leído la Pedagogía del Oprimido de Paulo Freire nos encontramos con una obra literaria sumamente rica por la inclusión de aspectos pedagógicos, filosóficos y con críticas políticas; dando así un aspecto reflexivo-revolucionario a su documento. Nos muestra la relación contradictoriamente esencial entre el oprimido y el opresor, las técnicas que utiliza el opresor para mantener al oprimido en su lugar deshumanizándole, las consecuencias que los actos provocados por el opresor podrían traer hacia el oprimido y como este podría reaccionar a estas, se nos muestra también la percepción de educación que tienen los opresores y los diferentes métodos que tienen para implementar su filosofía de “educación” en los oprimidos y como la única salida que tiene el opresor para salir de ahí (sin volverse el nuevo opresor) es por medio del dialogo y el lenguaje, siendo un ser reflexivo, consciente y dialógico.

CAPÍTULO I

En este capítulo Freire nos muestra una pedagogía en la que el sujeto debe cultivarse por medio de vivencias que el experimenta de manera cotidiana, para sobre estos conocimientos previos adquirir experiencias para poder adquirir o generar conocimiento; no es tanto como una pedagogía para el oprimido, el sujeto es quien deberá construir una realidad tras el pasar de la cotidianidad para poder ser capaz de generar textos en los que el mismo se dé cuenta el tipo de mundo en el que vive y no se trata de que se adapte a este, sino que trate de cambiarlo.

Freire nos dice que no hay que reproducir palabras ya existentes y hacerlas nuestras, lo que el busca es que el sujeto cree las suyas y las haga propias para que con estas él pueda hacerse autoconsciente y luche por una emancipación por sobre la opresión; hay quienes adquieren una conciencia despreocupada por lo que acontece en su entorno y no hacen nada para cambiarlo, caen en el conformismo y la mediocridad y estando ahí solo se adhieren a la realidad sin cuestionarse las cosas, solo siendo una pieza más del rompecabezas que se adhiere a la sociedad como ella quiere que lo haga; también están quienes tratan de reformar “el molde” pero terminan cediendo en contraparte de lo que ellos estaban en un principio; es decir se transforman en el opresor y de nueva cuenta caen en el conformismo.

El verdadero sujeto que se libra de la opresión es aquel que reflexiona y se va formando a sí mismo en su interior creando conciencia y reformando la realidad, liberándose de la opresión que ha insertado una pedagogía tradicional en la cual nos inculcan el materialismo como base de una realidad, es decir para poder encajar en esta realidad se debe ser, por así decirlo, un ser capitalista y consumista; y lo que realmente se necesita es poder ser un sujeto critico-reflexivo que a través de un aprendizaje sistemático aprenda a luchar por la superación propia pero en un ámbito cognitivo.

Freire nos propone dos momentos distintos en los que se puede avanzar de manera progresiva; en el primero se refiere a tomar conciencia de la realidad en la que el sujeto vive, siendo consciente que es un ser oprimido sujeto a las reglas que los opresores disponen de dicha realidad y la segunda es la reacción que tiene el individuo siendo consciente de lo anterior y dispuesto a luchar en contra de los opresores buscando su libertad. Por esta razón la mayoría de las veces los oprimidos son vistos como los generadores de violencia y ante los opresores esta violencia se ve innecesaria e injustificada pues ya lo que el sujeto busca es la autorrealización, un ideal utópico según los opresores.

CAPÍTULO II

En la educación se debe fusionar la unión de los extremos, educandos y educadores, haciendo que el papel este rotándose de manera continua, creando un sentido de bidireccionalidad; normalmente en la escuela tradicionalista se distinguen ciertos puntos clave como la educación narrativa, discursiva y disertadora, en la cual el maestro es el narrador y los alumnos son los oyentes que están de manera pasiva y sumisa escuchando la narración vacía sin poder interactuar o cuestionar a esta, el alumno solo repite y memoriza lo que el profesor le dice que haga llenándolos de “conocimiento” vacío.

Esta también la llamada educación bancaria, la cual se plantea como un acto de depositar en el cual los educandos reciben los depósitos y los profesores son quienes depositan el conocimiento, consiste en una donación de aprendizaje de quienes se juzgan a sí mismos como sabios hacia los que ellos juzgan ignorantes, he aquí el claro ejemplo de la sociedad opresora. Es este un método de los opresores como contracarta hacia aquellos oprimidos concientizados para tenerlos controlados en la realidad en la que ellos quieren que vivamos.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (11.2 Kb)   pdf (149.5 Kb)   docx (32.7 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com