ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Empowerment


Enviado por   •  27 de Octubre de 2012  •  3.154 Palabras (13 Páginas)  •  405 Visitas

Página 1 de 13

ANÁLISIS DEL LIBRO “EMPOWERMENT”

DE KEN BLANCHARD

Empowerment es un libro en el que los autores comparten su aprendizaje y experiencia en el proceso de facultar. Refiere la incertidumbre que en un gerente puede vivir, al no poder alcanzar los objetivos planteados por la empresa, aún cuando es considerado un gran líder. Su problemática se basa en que mantienen los viejos estatutos bajo los que se regía la empresa, para lograr los objetivos vigentes, salvo que las empresas y la forma en que se manejan ha estado en constante cambio, lo que influye en la competitividad.

Marvin es el gerente de una empresa y siente la curiosidad de experimentar con técnicas nuevas en sus empleados. Al comprobar que sus métodos no dan resultado, se pregunta donde está fallando todo lo implementado y se asesora por Sandy Fitzwilliam, una exitosa empresaria que había logrado motivar al personal de una compañía manufacturera y logró que cada miembro se comportara como si fuera dueño de la empresa.

Sandy y su equipo dieron a conocer a Marvin las acciones a seguir por toda organización que desee conseguir empleados facultados. A medida que se desarrolla la historia, el libro se convierte en un manual que instruye al lector para “facultar”, lo cual es una herramienta sumamente útil para la alta dirección y todo aquel que tenga personal a su cargo y forme parte de una organización.

El reto

La forma tradicional de administración en la que los gerentes controlan y los empleados son controlados no es exitosa en el mundo actual. El proceso para cambiar la forma de administrar una empresa no puede iniciarse si la gerencia no cambia su modo de pensar.

“El modo de pensar que condujo al éxito en el pasado no llevará al éxito en el futuro.”

Todos los conceptos, estructura, procesos y acción de una organización, deben ajustarse, para asegurar que no se quede atrás ante la competencia, a éstos requisitos:

Orientada hacia los clientes En el mercado actual, el éxito comienza por los clientes. Con la sofisticación de los consumidores actuales y la variedad de productos disponibles, cualquier organización poco sensitiva a los deseos y necesidades de los clientes está condenada a desaparecer del escenario de los negocios.

Eficiente en costos Las compañías se ven obligadas a hacer mucho más con mucho menos para poder sobrevivir.

Rápida y flexible Las cambiantes necesidades de los clientes han convertido a las pesadas capas burocráticas en limitantes para el desarrollo de las empresas. En el tiempo que tardan las decisiones en subir por la jerarquía y volver a bajar, los clientes ya se han marchado.

En la actualidad, a los clientes les interesa poco quién esté en la cumbre del a organización. Para ellos, el factor decisivo son los empleados de primera línea con quienes tienen que entenderse. Quieren que las personas con quienes tienen contacto en la compañía (los empleados de primera línea) tomen las decisiones, resuelvan problemas y actúen sin demora.

Mejorar continuamente El aprendizaje durante toda la vida tiene que convertirse en norma de la compañía. Todo el mundo tiene que aceptar la visión de una empresa que hoy debe ser mejor que ayer y mañana, mejor que hoy.

Para eso es necesario ser más magros y ágiles, con menos niveles de administración. Hay que liberar toda la energía creadora inexplotada que hay en la compañía. Todo el personal tiene que ser invitado a asumir responsabilidades y hacer pleno uso de sus destrezas y habilidades. Todos necesitan sentirse facultados para realizar el encargo de hacer la compañía más considerada con los clientes y al mismo tiempo financieramente sana.

El gerente que da facultades

“A menos que facultar no empiece en la cumbre, no irá a ninguna parte”.

Facultar no quiere decir darle poder a la gente. La gente ya tiene suficiente poder (en el tesoro de sus conocimientos y motivación) para desempeñar magníficamente sus oficios. Facultar es liberar ese poder.

No es que la gente en las organizaciones no pueda dar lo mejor de sí, sino que tiene miedo de actuar. La mayor parte de las compañías están organizadas para sorprender a la gente haciendo las cosas mal, no para premiarla por hacer las cosas bien.

Para poder ser competitiva, la empresa tiene que ser un lugar donde la gente se pueda dar el gusto de demostrar de cuánto es capaz.

El país de las facultades

Iniciar el proceso de facultar a los empleados es como emprender el viaje al “país de las facultades”. Se puede tardar mucho tiempo en llegar y hay muchas pruebas que superar por el camino. Además es una tierra extranjera, no se conoce su idioma ni sus costumbres.

Muchos gerentes que tratan de dar facultades a otros se estorban ellos mismos debido a su manera tradicional de pensar.

Es lógico que ni los administradores ni los gerentes se encuentren, en un principio, preparados para entenderse con una fuerza de trabajo facultada. Eso significa aprender toda una nueva manera de administrar: dirigir proyectos y equipos funcionales más bien que grupos de trabajo.

Independientemente de lo que pase, se tardará algún tiempo en llegar al “país de las facultades” y ese viaje pondrá a prueba a todos en la organización. Los gerentes se impacientarán por la falta de resultados rápidos. Lo único que los sostendrá en su marcha es una dosis enorme de fe y confianza en el viaje. Es decir, facultar no es una cosa que se haga súbitamente. Hay que perseverar.

A pesar de que es un proceso largo, existen formas de saber si se está progresando por el camino: en las primeras etapas, los avances serán pequeños pero es importante estar al acecho para detectarlos y celebrarlos. Aun cuando sea difícil saber si se está avanzando, no es imposible medir el progreso. Sólo que hay que encontrar nuevas maneras de buscar las señales.

Además, hay otros beneficios, menos obvios pero significativos y duraderos. Uno de ellos es el sentimiento de ser propietarios del negocio que adquieren los que trabajan en una cultura de facultades. Otro punto a destacar dentro de este proceso es el temor que sienten los gerentes a perder poder y a perder el empleo. En lugar de dirigir, controlar y supervisar a los empleados, el gerente actúa como un lazo de unión entre sus empleados y el resto de la organización.

La nueva función de un gerente que concede facultades consiste en coordinar esfuerzos, adquirir recursos, hacer la planeación estratégica, trabajar

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (19.9 Kb)  
Leer 12 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com