ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La historia de las religiones desde la idea del mal (satanás)


Enviado por   •  19 de Febrero de 2020  •  Ensayos  •  2.973 Palabras (12 Páginas)  •  18 Visitas

Página 1 de 12

LA HISTORIA DEL MAL EN LAS RELIGIONES MONOTEISTAS  

[pic 1]

SANDRA PATRICIA LUNA ARDILA

CARLOS ELIEL ORTEGA GARCÍA

HISTORIA DE LAS RELIGIONES

LICENCIATURA EN CIENCIAS RELIGIOSAS

MAYO 2019

La historia de las religiones desde la idea del mal (satanás)

El presente escrito ha sido planteado desde una óptica teísta, el cual ha sido estructurado a manera de introversión, para ayudar al lector a reflexionar sobre la existencia y modo de influir el mal, (satanás) en la sociedad. Es así, como este escrito presenta una construcción argumentada sobre la historia de satanás en las religiones monoteístas y su injerencia, la cual agobia la humanidad.

De igual forma, se presentarán las características principales de este mitológico y malévolo ente, su existencia e influencia pueden llegar a ser toda una ambigüedad. Para analizar esta fenomenología se podría decir, que el mal se presenta inicialmente en deseos humanos básicos, incitando a cometer acciones contra las normas morales o religiosas y con ello muchas veces la trasgresión a las leyes humanas. Por consiguiente, se tratará de dar respuestas a varios interrogantes específicos como: ¿Quién es satanás?, ¿Dónde habita?, ¿Cómo procede?, ¿Cuál es su función en la historia de la humanidad? Y finalmente ¿Como le afecta al individuo y a la sociedad en general?

Por lo tanto, el interés para desarrollar este ensayo es académico, además de recopilar el sentir de la sociedad frente a este tema. El cual se desplego  a modo de  investigación, a  través de una serie de entrevistas a personas que incluyen religiosos y laicos del común, sus planteamientos no representan  pruebas fehacientes frente a la existencia  y accionar del demonio, este tipo de muestras fueron las que se emplearon  en la metodología de este tema de estudio, apoyado por diferentes fuentes como, la Biblia de Jerusalén, las lecturas  del diablo y los demonios según la Biblia, el diablo y su posicionamiento  en las post modernidad y también videos alusivos al tema como la Biblia prohibida y la historia de Dios.

Durante la investigación uno de los principales obstáculos que se evidenciaron fue el secularismo, frente a la figura del demonio y la influencia en el ser humano. Por lo cual se hará un breve recorrido en el que se pueden mencionar datos obtenidos con coherencia para los hechos bajo estudio.

Actualmente la maldad esta asociada a las conductas del ser humano que se consideran perjudiciales, destructivas o deshonestas, las cuales son el origen de angustia moral o corporal para las personas. Detrás de la realización de estas acciones, se encuentra algo oculto, que incita a realizar estas prácticas auto destructivas, las cuales están influenciadas por un ser espiritual, como lo narra la versión cristiana en su libro sagrado, “El que practica el pecado es el diablo; por que el diablo peca desde el principio” (1Jn 3,8). Este ser diablo fue creado por Dios, como un ángel, pero su codicia le hizo revelar y perder su gracia, pensando “subiré más allá de las nubes más altas seré como el altísimo.” (Is 14,14). Esta trasgresión les genero un castigo que “Dios no perdono a los ángeles que pecaron si no que los arrojo al infierno y los dejo en tinieblas, encadenados y guardados para el juicio” (2P 2-4).

Por lo cual la soberbia del diablo y de muchos ángeles revelados fue la causa de su castigo “así que fue expulsado el gran dragón, aquella serpiente antigua que se llama diablo y satanás, y que engaña a todo el mundo. Él y sus ángeles fueron lanzados a la tierra” (Ap 12,9), este ángel caído conocido con diversos nombres, diablo (acusador), satanás (engañador), o lucifer, serpiente antigua, entre otros. Se puede decir que, “…el diablo es, por definición, la personificación del mal”.[1] Por lo tanto se caracteriza por ser el antagonista de Dios y su función última es interferir en la relación de los seres humanos con Dios.

Durante las entrevistas realizadas, a un sacerdote exorcista de la diócesis de Buga de la iglesia católica, manifestó frente a la existencia del demonio que: “efectivamente el demonio es un ser real, espiritual, de naturaleza angélica, no tiene cuerpo, ni forma. Según el presbítero, el demonio sigue siendo divino, en su naturaleza angélica pero repugnante en su moral.”[2]  Ahora bien, el servidor protestante de la iglesia Betel expresa que: “la función del demonio es arrebatarle la felicidad al ser humano, con engaños, mentiras y buscar su condenación.”[3] Se podría decir que el mal es todo a aquello que obra desmedidamente y que busca  dañar  la relación  entre los  hombres,  desde el corazón, la intención y la acción, con el bien quien es Dios.

Para tratar de comprender el origen del mal ( Satanás) y su injerencia en la humanidad, iniciaremos ubicándolo en un espacio cronológico de tiempo, su indiscreción, se manifiesta  desde el génesis de la humanidad, el hombre ha sentido esa fuerza maligna que le impulsa e inclina a realizar el mal y trasgredir las normas morales.Manifestado inicialmente, como la necesidad de satisfacer deseos carnales, embozado  como inofensivo y  carente de maldad, estos deseos desenfrenados son fecundados en el ser humano por el diablo, al momento de dar complacencia  a estos deseos el  hombre concibe un hijo, fruto de la unión entre demonio(tentación), el hombre (acción) fruto consecuencia (pecado), como  lo relata la versión judeocristiana del Genesis.

“Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que el señor Dios había creado; la cual entablo conversación con la mujer: Con que Dios os ha dicho: No comáis de ningún árbol del jardín Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del jardín podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del jardín dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, bajo pena de muerte. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió, así como ella. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos.” (Gn 3, 1-2).

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (18.2 Kb)   pdf (278.8 Kb)   docx (113.7 Kb)  
Leer 11 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com