ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Analisis De La Obra Los Perros Hambrientos


Enviado por   •  19 de Diciembre de 2012  •  1.710 Palabras (7 Páginas)  •  1.138 Visitas

Página 1 de 7

ANALISIS LITERARIO DE LA OBRA LOS PERROS HAMBRIENTOS

I. Análisis interno

1. BIBLIOGRAFÍA Y OBRA DEL AUTOR: CIRO ALEGRIA, Nació en Sartibamba, Prov. de Huamachuco, Dpto. de La Libertad. En 1917 se estableció en Trujillo realizando estudios en el Col. Nacional "San Juan", luego pasó a Cajamarca y volvió, nuevamente, a Trujillo para ingresar en la universidad en 1930. Militante del partido aprista, participó en la revolución de 1932; en calidad de arrestado fue traído a Lima y, en 1934, fue desterrado a Chile, donde obtuvo éxitos literarios con sus obras: "La serpiente de oro" (1935), "Los perros hambrientos" (1939), "El mundo es ancho y ajeno" (1941). Entre 1941 a 1949 radicó en E. U., luego estuvo en Puerto Rico y Cuba, retornando al Perú en 1957. Alejado del APRA, fue elegido como diputado por Lima en la lista de Acción Popular (1963); fue, además, Presidente de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas. Con posterioridad a su fallecimiento su esposa Dora Varona ha publicado otras Obras de este insigne escritor: "Sueño y verdad de América", "La ofrenda de piedra".

2. ARGUMENTO La segunda novela de CIRO ALEGRIA los perros hambrientos, se gesto de forma extraña. Las Luchas apristas, las presiones y el destierro habían minado el Organismo del escritor; una embolia le produjo amnesia parcial y le privó de la vista del habla. E l médico para que recuperarse la visión le ordeno escribir. De esta forma comenzó la segunda novela. Los aullidos de los perros que habían en el hospital para hacer experimentos, trajo a su memorias el recuerdo de otros que había oído ladrar durante una sequía que ocurrió en la sierra cuando era niño. Los perros hambrientos (1939) es, intencional y originalmente, la novela de unos perros pastores que, en su desarrollo. Alcanza cumbres de humanidad ubicada la acción en las alturas andinas, en la “puna”, tierras frías y secas a cuatro mil metros de altitud, aparece una pastora, Antuca con sus rebaños y sus perros en medio de un paisaje idílico donde un día truena la carga de dinamita: ha surgido la violencia de los gendarmes, el mundo organizado en el interior del mundo natural. Los perros de Antuca wanka, zambo, hueso, y pellejo adquieren enseguida a los ojos del lector auténticos valores humanos, así Máuser morirá en la explosión de dinamitas; tinto destrozado por los dientes del feroz Raffles; los gendarmes arrastrarán a mateo a la milicia; hueso será roado por los Celedonios, huirá, se echara al monte, para morir violentamente. Este perro bandolero es una de las figuras novelescas mejor trazadas. Las desraízas viene una tras otra: Los Celedonios son exterminados por su fiereza, mientras a los indios les quitan Ley sus tierras. Y en medio de esta desgracias, aparece la sequía, a la que sigue, como inevitable consecuencia, el hambre. El Mundo del hombre se desmorona; los mismos perros antes sus fieles amigos, huyen tras dar muerte al ganado para comer. Es la hora en que los mastines hasta entonces pastores se convierten en la peor amanzana del ganado. Solitarios o en grupos, expulsados por sus dueños, merodean como alimañas, aullando constantemente la inmensidad de la noche Puneña: “Tornaba el coro trágico a estremecer la puna. Los aullidos se iniciaban cortando el silencio como espadas. Luego se confundían formando una vasta queja interminable. El viento pretendía alejarla, pero la queja nacía y se elevaba una y otra vez de mil fauces desoladas... “Y llega un momento en que el perro se come al perro ante los ojos de los cóndores, illaguangas y otras aves de carroña que esperan, desde el aire, su momento. Hasta que por fin, ya en el desenlace, vuelve la lluvia; y con ella, algunos perros que regresan humildes, en espera del castigo, a casa de su dueños: “wanka, Wanka, vos sabes lo que es cuando el pobre y el animal no tienen tierra ni agua... Sabes, y puso has vuelto... Has vuelto como la lluvia quema...” En los perros hambrientos, Alegría se desenvuelve, Novelas comento hablando, en su ambiente en su ambiente adecuado, en un medio propio, donde el lado de los temas de evocación, de esas peripecias abrumadoras, pone una conciencia humana. La impresión de madurez que da las novelescas fruto de un equilibrio entre el sentimiento y la conciencia, entre la evocación y la significación de la realidad. Hay que destacar también la poesía que se desprende de cada línea cuando Alegría canta la naturaleza peruana, la estrecha comunión existente entre la tierra y el indio, la protesta que el autor invoca en nombre de este desposeído que guarda en su corazón la esperanza de salvarse algún día, de alcanzar la dignidad de hombre en toda su dimisión.

II. INFORMACIÓN EXTERNA

1. BIOGRAFÍA DEL AUTOR

Ciro Alegría Bazán nació el 4 de noviembre de 1909 en el distrito de Sartimbamba de la provincia de Huamachuco (La Libertad). Sus padres, José Alegría Lynch y Herminia Batán Lynch, eran primos hermanos. Ellos se encargaron de prodigarle una educación humanista y liberal, a pesar de que gran parte de su niñez transcurrió en los ambientes de la hacienda Marcaba! Grande, propiedad de su abuelo. Herminia alentó sus precoces creaciones. El pequeño Ciro cursó sus estudios primarios en el colegio San Juan de Trujillo. Allí pudo conocer a nuestro inmortal poeta, César Vallejo, quien fue su profesor de primaria. Desde muy temprano el destino marcó su vida literaria. En su niñez sufrió enfermedades que motivaron que su padre lo llevará a vivir en Cajabamba. Luego de una larga y fructífera experiencia en la vida rural, en la hacienda Colpa, inició sus estudios secundarios nuevamente en el colegio San Juan. Allí siguió desarrollando su camino creador, componiendo algunos versos y escribiendo ocasionales relatos. En el año 1926 falleció su madre, aciago acontecimiento que le causó muy hondo pesar. Quizás empujado por el bello recuerdo de su madre, Ciro Alegría quiso iniciar muy pronto su carrera literaria, cuando a la sazón frisaba los diecisiete años. Para tal fin, viaja a Lima con la esperanza de que le publiquen algunos cuentos y artículos, pero el empeño lamentablemente no llegó a buen término. Era difícil bailar trabajo de escritor en la metrópoli y, por ello, hasta tuvo que pernoctar en el Zoológico. Sin embargo, a su regreso a Trujillo, la ilusión de ser escritor no había claudicado. Por ese entonces, el filósofo Anterior Orrego lo llama para que colabore en el diario El Norte de Trujillo y de ese modo comienza su oficio de periodista. En 1930 nuestro escritor ingresa a cursar estudios en la Facultad de Letras

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (10.9 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com