ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Desarrollo Emprendedor


Enviado por   •  25 de Abril de 2013  •  1.908 Palabras (8 Páginas)  •  562 Visitas

Página 1 de 8

ONTOLOGÍA DEL LENGUAJE. CAPÍTULO 3. LOS ACTOS LINGÜÍSTICOS BÁSICOS

LOS ACTOS LINGÜÍSTICOS BÁSICOS

Antecedentes

Según nuestra concepción tradicional, el lenguaje describe la realidad.

Hay frases que fungen como descripciones de las propiedades de diferentes objetos y otras se entienden como descripciones de sentimientos.

Nuestro sentido común da por sentado que el lenguaje describe el estado de las cosas.

Ludwig Wittgenstein cuestionó esa interpretación.

La filosofía del lenguaje: cuando hablamos describimos una realidad existente y también actuamos.

J.L. Austin: cualidad activa del lenguaje

John R. Searle: cuando hablamos, ejecutamos un número restringido y específico de acciones o «actos de habla», también actos lingüísticos. Siempre ejecutaremos el mismo número restringido y específico de actos lingüísticos.

Todos los seres humanos, independientemente del idioma que hablamos, al hablar hacemos afirmaciones, hacemos declaraciones, hacemos peticiones, etcétera. Estas acciones lingüísticas son universales.

Los actos lingüísticos

Afirmaciones y declaraciones

Distinción: Al hablar, la palabra debe adecuarse al mundo, mientras que otras veces, el mundo se adecúa a la palabra. Cuando la palabra debe adecuarse al mundo y que, por lo tanto, el mundo es el que conduce a la palabra, hablaremos

de afirmaciones. Cuando la palabra

modifica al mundo y que, por lo tanto, el mundo requiere adecuarse a lo dicho, hablaremos de

declaraciones.

a) Afirmaciones

Las afirmaciones corresponden al tipo de acto lingüístico que normalmente llamamos

descripciones. Son proposiciones acerca de nuestras observaciones.

Nunca sabemos cómo las cosas son realmente. Sabemos solamente cómo las observamos.

Vivimos en un mundo lingüístico.

Las afirmaciones se hacen siempre dentro de un «espacio de distinciones» ya establecido.

La única descripción que hacemos es la de nuestra

observación, no la descripción de la realidad.

Los seres humanos

pueden distinguir entre afirmaciones verdaderas o falsas.

La distinción entre lo verdadero y lo falso es

una convención social que hace posible la coexistencia en comunidad.

Una afirmación verdadera es una proposición para la cual podemos proporcionar un

testigo.

Las afirmaciones no sólo pueden ser verdaderas, pueden también ser falsas. Una

afirmación falsa es una proposición sujeta a confirmación, pero que cualquier testigo,

cualquier persona que hubiese estado allá en esa ocasión, podría refutar.

No todas las afirmaciones, sin embargo, pueden ser separadas en la práctica en

verdaderas o falsas. Algunas veces no se pueden confirmar por no existir las condiciones

necesarias para su corroboración.

Las

afirmaciones acerca del futuro tienen la calidad de indecisas.

Cuando hacemos afirmaciones acerca del pasado, puede ocurrir algo similar.

Cada vez que ejecutamos un acto lingüístico adquirimos un compromiso y debemos

aceptar la responsabilidad social de lo que decimos. El hablar nunca es un acto inocente.

Cada acto lingüístico se caracteriza por involucrar compromisos sociales diferentes. En el

caso de las afirmaciones, el compromiso social guarda relación con la necesidad de

establecer de manera efectiva que la palabra cumple con la exigencia de adecuarse a las

observaciones que hacemos sobre el estado de mundo.

Si afirmamos algo nos comprometemos con la veracidad de nuestras

afirmaciones Hay responsabilidad social por

su veracidad.

Cuando hacemos afirmaciones hablamos del estado de nuestro mundo y, por lo tanto,

estamos hablando de un mundo ya existente. Las afirmaciones tienen que ver con lo que

llamamos normalmente el mundo de los hechos.

b) Declaraciones

Acto lingüístico, genera un

nuevo mundo para nosotros y una realidad diferente. El mundo fue transformado por el poder

de la palabra.

El mundo es distinto tras la

declaración. La acción de hacer una declaración genera una nueva realidad.

La palabra transforma al mundo. Cuando se declara las cosas dejan de ser como eran antes. En cada una de estas

instancias, el mundo se rearticula en función del poder de la palabra. La palabra refleja la capacidad generativa del lenguaje. Son situaciones concretas.

Están relacionadas

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (14 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com