ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Maestro Mexicano Ante Los Retos De Los Nuevos Alumnos Y La Sociedad Del Conocimiento


Enviado por   •  11 de Septiembre de 2011  •  2.548 Palabras (11 Páginas)  •  2.076 Visitas

Página 1 de 11

El maestro mexicano ante los retos de los nuevos alumnos y la sociedad del conocimiento.

Los continuos cambios políticos, sociales, económicos y culturales que caracterizan el mundo contemporáneo y la importancia del acceso al conocimiento en las so¬ciedades actuales, plantean nuevos retos y demandas a los sistemas educativos, así como profundas transformaciones en la manera de enseñar y aprender en la educación básica.

La presencia y necesidad de las tecnologías de la información y la comunica¬ción en las sociedades globales y, en consecuencia, en los sistemas educativos, obliga a los maestros a convertirse en guías y apoyos para trasformar el conocimiento, las habilidades y actitudes en competencias para un aprendizaje permanente, autónomo y aplicable a la vida diaria de los alumnos.

En este sentido la profesión del docente resulta cada vez más compleja, pues ya no basta con trasmitir conocimientos. Hoy día, los docentes debemos poseer y desarrollar diversas competencias vinculadas con la capacidad para diseñar experiencias de aprendizaje, utilizar críticamente nuevas tecnologías y organizar nuestra propia formación continua a lo largo de nuestra vida productiva. Por lo tanto, el maestro moderno deberá estar preparado para usar diversos materiales que favorezcan el aprendizaje, así como para emplear las TIC como recursos didácticos que enriquezcan la prepa¬ración, curiosidad y gusto por el conocimiento de los alumnos.

Las sociedades del conocimiento exigen preparación profesional en diversos ám¬bitos de todos los actores que intervienen en los procesos educativos; Siendo el maestro el principal mediador y puente entre los alumnos, las estrategias y las competencias a desarrollar. Las competencias de los docentes se expresan al fusionar la enseñanza con el aprendizaje, convirtiéndose en una construcción conjunta, tal como lo describe Monereo (1999) “Enseñar y aprender, son dos caras de la misma moneda, en la que tanto maestros como alumnos se comprometen y comparten los procedimientos a seguir y los aprendizajes a lograr”.

La reforma de la educación básica, su articulación, el logro de aprendizajes esperados de cada asignatura, la atención a la diversidad, el desarrollo de competencias para la vida, la aplicación de los enfoques actuales y las nuevas formas de enseñanza no se pueden concebir con prácticas tradicionalistas o con deficiencia de competencias docentes que impidan el logro de los anteriores aspectos. La formación inicial de los docentes deja en claro que existen muchas situaciones en el aula que no se aprenden en la escuela, por ello el quehacer docente requiere de una formación profesional continua y permanente.

¿Cómo desarrollar y fortalecer el liderazgo académico de directores y supervisores para una gestión escolar innovadora?

Para aspirar a transformar nuestras escuelas de ser instituciones que en mínima parte cumplen con su deber ser que es la de proporcionar una educación con calidad a una que cumpla con altas expectativas de los padres de familia y de la sociedad en general. Es indispensable y esencial crear proyectos, programas o planes de actualización permanente para directores y supervisores. Mismos que deberán contemplar la teoría y la práctica en liderazgo y gestión escolar.

El liderazgo académico de los directores y supervisores deberá contemplar un amplio dominio de la comprensión de la estructura educativa, de la calidad, efectividad y equidad de los programas institucionales. Conocer al personal a su cargo, aprendizajes y formas de mejoramiento continuo.

Poseer conocimientos, habilidades y destrezas para iniciar, ejecutar, evaluar y monitorear procesos de planificación estratégica con el fin de potenciar el logro de los objetivos. Así como promover los valores institucionales y un clima de colaboración y confianza entre los actores educativos.

Desarrollar estrategias de apoyo conjunto, crear un proyecto escolar apegado al entorno y al contexto socioeconómico y cultural de la comunidad. así como desarrollar vínculos con otras instituciones de la misma. Informar a la comunidad de los ogros y de las necesidades de la escuela. Lograr que el consejo técnico escolar sea el órgano fundamental para la toma de decisiones, donde se promueva el trabajo colectivo y colegiado, reconociendo la escuela como única y con el deber de atender alumnos heterogéneos. Centrar la atención en la mejora de la calidad de los aprendizajes de los alumnos y de las prácticas de la enseñanza de los maestros. Dentro del liderazgo académico y de gestión escolar en la dimensión pedagógica curricular, se debe asesorar técnica y pedagógicamente al personal docente, promoviendo el trabajo colaborativo y desarrollando la autoformación o autocapacitación

.

En la dimensión organizativa, elaborar la planeación de las actividades de la escuela, creando forma de comunicación adecuadas y climas de trabajo agradables entre la comunidad escolar, también dando atención y solución a los conflictos que se susciten en la comunidad educativa y proponiendo un uso efectivo del tiempo y desarrollando actividades extracurriculares que apoyen mejorar la calidad educativa.

En la dimensión comunitaria y de participación social, se debe tomar en cuenta las opiniones de los padres de familia, de los estudiantes, docentes y comunidad en general, ya que cada actor ve a la escuela desde su visión particular y siempre habrá algo que aportar, por ello es fundamental la vinculación escuela-comunidad y también la vinculación interinstitucional.

Para lograr lo anterior e inclusive ir más allá de lo enunciado es necesario cambiar paradigmas, dejar de planificar centralmente, tomando en cuenta que cada escuela tiene características distintas y por ello necesidades diferentes. pero para lograr una planificación especial y única para cada centro de trabajo es necesaria la capacitación, actualización y preparación de los directivos y supervisores en las nuevas teorías y conocimientos de aprendizaje, de gestión y no pretender que solo el directivo cambie sino que es necesario y fundamental el cambio en todo el sistema educativo, principalmente en los mandos donde se toman las decisiones, es decir el la burocracia de la secretaría de educación pública en sus niveles federal, estatal y municipal, aunque esta última casi no existe.

Que exista una vinculación real entre todos los programas con que se nos atiborra, donde efectivamente sea para apoyar e impulsar la acción educativa, dejando la percepción que de estos se tiene actualmente (solo justificar un puesto en la burocracia institucional).

¿Cuáles deben de ser las cualidades del normalismo

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (16.7 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com