ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Ensayo Del Libro El Caballero De La Armadura Oxidada


Enviado por   •  24 de Enero de 2012  •  2.945 Palabras (12 Páginas)  •  1.108 Visitas

Página 1 de 12

El caballero de la armadura oxidada

Capitulo 1

El dilema del Caballero

Hace mucho tiempo, en una tierra muy lejana, vivía un caballero que era bueno, generoso y amoroso, y hacia todo lo que suelen hacer ese tipo de caballeros, cuando en el asunto de caballería había crisis tenia la mala costumbre de rescatar damiselas aunque algunas no deseaban ser rescatadas.

Este caballero era famoso por su armadura que reflejaba los rayos de luz, que la gente pensaba que el sol salía del norte o ponerse en el este cuando había batalla, que por cierto era frecuentemente.

Durante años el caballero se esforzó por ser el número uno del reino, siempre había otra batalla que ganar, otro dragón que vencer y otra damisela que rescatar. El tenía una mujer fiel y bastante tolerante, Julieta y un hijo de, Cristóbal, al que esperaba ver convertido en un valiente caballero.

Con el tiempo el caballero se enamoro tanto de su armadura, hasta que se la empezó a poner para cenar incluso para dormir, después de un tiempo y nunca se la quitaba, poco a poco su familia fue olvidando el aspecto que tenia sin la armadura. Ocasionalmente Cristóbal le preguntaba a su madre que aspecto tenía su padre.

Julieta estaba cada vez más a harta de tener solo una pintura como recuerdo de el rostro de su marido. Un día Julieta se enfrento a su marido y le dijo que creía que amaba más a su armadura que a ella, a lo que respondió que no era verdad.

Esto fue un golpe fuerte al caballero. No quería que Julieta se fuera. Amaba a su esposa, a su hijo y a su castillo, pero también amaba a su armadura, pues él era un caballero. Finalmente el caballero, tomo una decisión, continuar utilizando a la armadura, de mala gana el caballero intento quitarse el yelmo, nos e movió, estaba muy enganchado, aunque tiro más fuerte la visera no se movió.

Repentinamente, el caballero tuvo una idea, fue a buscar al herrero, el caballero azoto su pie en el suelo y el herrero le propino un brutal golpe al yelmo, el caballero casi no sintió nada, el caballero le dijo inténtalo de nuevo ye l herrero respondió con gusto, balanceo el martillo y con fuerte le dio un gran golpe en el yelmo y ni siquiera se abollo, intentaron lo mismo varias veces, finalmente el caballero acepto que los esfuerzos del herrero eran en vano.

Al caballero le dolió el alma su mujer parecía no amarlo más, también temía que si no se quietaba la armadura Julieta y Cristóbal se irían.

Al salir del reino encontró a bolsalegre, que era el bufón del rey y le dijo que buscara al mago Merlín, en el bosque

2 En los Bosques de Merlín

No le fue fácil encontrar al astuto mago, pues había muchos bosque en los cuales buscar y solo una persona a la cual encontrar, mientras cabalgaba solitario se dio cuenta de que no sabía muchas cosas, como identificar las cosas comestibles.

Después de una búsqueda en vano, el caballero estaba bastante desanimado, ya que aun no encontraba a Merlín. Al despertar una mañana se sintió más agotado de lo normal y algo peculiar, en esa misma mañana encontró al mago Merlín. El caballero le dijo que había estado perdido a lo cual Merlín contesto, quizás toda tu vida has estado perdido, el caballero se ofendió pero estaba demasiado débil como para marcharse en su caballo.

El caballero se durmió enseguida, al despertar estaban los animales y Merlín a su alrededor, Merlín le dio una extraña copa de plata con liquido, y le dijo que lo bebiera, el caballero bebió el liquido, los primeros sorbos fueron amargos los siguientes más dulces y los últimos tragos fueron deliciosos, después de esto el mago hizo sonar sus palmas y las ardillas llevando nueces, las masticaron y las llevaban a la visera, las liebres hicieron lo mismo con raíces y bayas. Los animales lo alimentaban regularmente y Merlín le daba enormes compas de Vida, lentamente el caballero se fue fortaleciendo y después se sintió esperanzado.

A la mañana siguiente se despertó pensando en que si en verdad fue bueno, generoso y amoroso, y decía, ¿será posible que no haya sido bueno, generoso y amoroso? Y le respondió un vocecita que decía puede ser, si no, ¿Por qué estas sentado sobre mi cola? Ho perdona, respondió el caballero, no lo dudo replico al ardilla.

De repente balbuceo al darse cuenta de que estaba platicando con una ardilla. Aturdido el caballero vio a Merlín acercarse y le dijo que tenía que salir de ahí ya que había empezado a hablar con ardillas.

¡tengo que salir de estos bosques ¡ dijo el caballero, ¿a dónde iras? respondió Merlín, a lo que el caballero contesto, con Julieta y Cristóbal, tengo que cuidarlos.

El caballeros e pregu7nto que si Cristóbal querría que volviera con ellos, así que le mando un a carta con una paloma llamada Rebeca. Después de una semana rebeca no regresaba, así que el caballero expreso sus preocupaciones, los animales voltearon al cielo por un parloteo, era Rebeca que traía la carta, al abrirla, el caballero se dio cuenta que estaba en blanco a lo que Merlín dijo, está en blanco por que tu hijo no te conbo0ce lo suficiente como para darte una respuesta. El caballero lanzo un gemido, se tiro al suelo y lloro.

3 El sendero de la Verdad

Cuando el caballero despertó, Merlín estaba sentado silenciosamente a su lado, al caballero le pareció que luchar ya no tenía sentido, pero Merlín le recordó su nuevo prepósito, pero el caballero pensaba que a su hijo ya su esposa les daría igual si no se quitara la armadura, pero Merlín le recordó todo lo que había dejado de hacer por esa armadura, entonces el caballero decidió liberarse de la armadura, ¿pero cómo?, pensó.

No es tan difícil dijo Merlín, conduciendo al caballero a un sendero, que era el de la avaricia, los celos, la ignorancia, deshonestidad, miedo y odio, y luego señalo a otro sendero, estrecho y empinado, el sendero de la verdad.

El caballero contemplo el sendero empinado sin entusiasmo. El caballero reflexionó y si se iba por el camino por el que había llegado, no tendría la esperanza de quitarse la armadura, ya que la única manera de quitársela era siguiendo el sendero.

Merlín le dijo que no podía llevar caballo, y que había caminos muy estrechos, que solo una persona podría pasar, así que ardilla y Rebeca se ofrecieron para acompañar al caballero. Los animales le dieron el coraje que necesitaba al caballero así que se puso de pie y le indico a Merlín que estaba listo para comenzar, Merlín le

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (16.5 Kb)  
Leer 11 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com