ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Liderazgo Al Estilo De Los Jesuitas


Enviado por   •  16 de Marzo de 2012  •  4.104 Palabras (17 Páginas)  •  2.614 Visitas

Página 1 de 17

EL LIDERAZGO AL ESTILO DE LOS JESUITAS

El liderazgo no es un acto; es una manera de vivir

El liderazgo es la vida real del líder. Los primeros jesuitas se referían a menudo a lo que llamaban nuestro modo de proceder. Su modo de proceder era un brújula, no una lista de comprobación. Si uno sabe adónde quiere ir, la brújula es un instrumento mucho más útil. Lanzado al extraño terreno cultural de la China, el jesuita comprobó que la lista de comprobación de tácticas que funcionaban en Europa resultaba inoperante en ese país, pero su brújula, su modo de proceder, le servía muy bien.

Hacerse líder es un proceso continuo de autodesarrollo

La atractiva pero engañosa promesa implícita en “los siete pasos para llegar a ser líder” es que uno llegará a serlo si completa esos siete pasos.

El liderazgo personal es una tarea permanente en la cual el conocimiento de sí mismo va madurando de manera continua. Algunas fortalezas personales decaen a medida que surgen oportunidades para desarrollar otras. Todos estos cambios requieren un continuo crecimiento equilibrado y una evolución como líder. Para el líder débil, el proceso continuo es una amenaza o una carga; una perspectiva más atractiva es llegar a alguna planicie imaginaria de liderazgo donde se pueda descansar y gozar de su oportunidad de seguir aprendiendo acerca de sí mismo y del mundo, y goza con la perspectiva de nuevos descubrimientos e intereses.

Una extraña definición de liderazgo en comparación con otras

Innovar, correr riesgos y producir cambios importantes. Si todo liderazgo es ante todo liderazgo de sí mismo, que nace de las creencias y actitudes personales, entonces cada uno tiene que resolver qué legado personal de liderazgo quiere dejar a sus sucesores.

Un examen más detenido de los cuatro pilares

¿Cuáles son los secretos de los líderes jesuitas?

• Entendieron sus fortalezas, sus debilidades, sus valores, y su visión del mundo;

• Innovaron confiadamente y se adaptaron a un mundo cambiante;

• Trataron al prójimo con amor y una actitud positiva; y

• Se fortalecieron a sí mismos y fortalecieron a los demás con aspiraciones heroicas.

Conocerse a sí mismo: “Ordenar su propia vida”

Los lideres prosperan al entender quiénes son y qué valoran, al observar malsanos puntos de debilidad que los descarrilan y al cultivar el hábito de continua reflexión y aprendizaje. Solo la persona que sabe lo que quiere puede buscarlo enérgicamente. Sólo quienes han puntualizado sus debilidades pueden superarlas. Tomar conciencia de sí mismo es un producto nunca terminado. Sin duda, algunos de los valores que lo guían a uno en la vida se adoptan desde temprana edad y de ahí en adelante no son negociables, pero nuestro complejo mundo sigue cambiando.

Ingenio: “Todo el mundo será nuestro hogar”

Los ejercicios de Ignacio de Loyola infundían “indiferencia”, o sea desapego a lugares y posesiones, porque lo contrario puede dar por resultado indebida resistencia al movimiento y al cambio. El mensaje de vivir con un pie levantado se reforzó sin cesar: los lugartenientes de Loyola recorrieron Europa recordándoles a los jesuitas dispuestos a acoger nuevas misiones que el mundo entero sería su hogar.

Amor: “Con más amor que temor”

Todo el mundo sabe que las organizaciones dan lo mejor de sí cuando los miembros del equipo se respetan los unos a los otros, se estiman y se valoran, se tienen recíproca confianza y sacrifican pequeños intereses egoístas para apoyar las metas del equipo y el éxito de sus colegas.

Heroísmo: “Despertar grandes deseos”

La cultura jesuita impulsaba a los miembros de la compañía a concebir “grandes deseos” mediante la visualización de objetivos heroicos.

Una manera distinta de pensar en el liderazgo

Lecciones de liderazgo provenientes de fuentes inesperadas

Los líderes hacen lo siguiente:

• Están siempre enseñando y aprendiendo

• Forman hombres y mujeres brillantes y eminentes

• Se vigorizan con la misma ambición de sus metas heroicas

• Son innovadores y atacan los problemas de maneras que sus antecesores no imaginaron jamás

• Se dedican a la excelencia

• Permanecen abiertos a las ideas nuevas aun en la vejez

• Honran la verdad sin egoísmos

• Influyen en los demás con el ejemplo, sus ideas y su enseñanza

El liderazgo consiste no sólo en hacer una tarea sino en saber hacerla. Para todos los líderes esto significa influir, prever, perseverar, infundir energía, innovar y enseñar.

• motivarnos a nosotros mismos

• Rara vez se desenvuelve la vida según un plan estratégico preconcebido; el liderazgo es más bien improvisado. Los problemas se presentan.

No vienen con un manual de liderazgo ni se ajustan a un plan de vida, y debemos apelar a nuestro ingenio y sabiduría acumulada.

• A diferencia del general que conduce a la batalla o el entrenador que dirige a su equipo, pocos experimentan un dramático momento determinante. Nuestros momentos son más bien un patrón de vida tachonado de oportunidades ordinarias de producir sutiles diferencias

• Pocos podemos discernir el impacto de nuestro liderazgo en el mundo con la claridad y certeza de una bola de billar que golpea a otra.Tenemos que contentarnos no con resultados manifiestos sino con la mera convicción personal de que nuestros actos, decisiones y opciones tienen valor.

Ordenar su propia vida. El conocimiento de sí mismo como base del liderazgo

Quien sabe lo que quiere puede buscarlo enérgicamente. Sólo quienes conocen sus debilidades pueden enfrentarse a ellas o incluso superarlas. Este viaje comprende:

• Apreciarse a sí mismo como persona de talento

• Identificar fallas personales que impiden la realización de todo el potencial,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (26.1 Kb)  
Leer 16 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com