ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Mandamientos Del Abogado


Enviado por   •  16 de Mayo de 2012  •  2.618 Palabras (11 Páginas)  •  1.958 Visitas

Página 1 de 11

LOS MANDAMIENTOS DEL ABOGADO

El decálogo del abogado contiene una seria de normas de valor ético y profesional, que constituyen el fundamento para ejercer con dignidad la carrera de la abogacía. Debe ser obligatoria para los que ejercemos y sobre los que recae la responsabilidad de conservar el prestigio de la carrera.

Pero también, su aprendizaje y ejercicio corresponden a quienes por vez primera llegan a las aulas universitarias para convertirse en abogados. La única forma para alcanzar esta meta es leer, meditar y poner en práctica cada uno de los mandamientos que contiene dicho Decálogo.

Los mandamientos del Abogado deben formar parte años atrás de nuestra personalidad, deben definir una forma de conducta que nos responsabilice en cada uno de nuestros y en una carrera que tenemos la obligación de dignificar.

Los Mandamientos de Abogado son parte esencial de la Axiología Jurídica, de la moral que el abogado debe aplicar en cualquier ámbito de su ejercicio. Es pro eso que debemos reflexionar sobre ellos.

“1°. ESTUDIARE. EL DERECHO SE TRNSFORMA CONSTANTEMENTE. SI NO SIGO SUS PASOS SERE CADA DIA MENOS ABOGADO.

La labor del abogado requiere contante estudio. Quien ha tomado la abogacía por vocación debe convencerse de que se encuentra sentenciado a estudiar día tras día, pues de no hacerlo será cada día menos abogado

El abogado, como n cazador de Leyes, debe vivir, con el arma al brazo sin podrá abandonar un instante el estado de acecho para que una nueva disposición no destruya el argumento que sólidamente pregonaba sostener.

Al abogado integro, no le basta conocer tan solo el Derecho, afirmamos que el abogado que tan solo derecho conoce, ni siquiera Derecho conoce.

Carlos Arellano García dice: “habrá abogaos que deberán fortalecer sus hábitos de estudio para cubrir las lagunas que descubrirán en su nuevo contacto con la vida real. El profesional del Derecho que no se incline hacia el sempiterno estudio, se privara del incomparable placer de adquirir nuevos conocimientos acordes con el avance dinámico de lo jurídico”.

2° PENSARE. EL DERECHO SE APRENDE ESTUDIANDO PERO SE EJERCE PENSANDO.

Para aplicar el Derecho se requiere llevar a cabo un procedimiento de reflexión, de meditación, lo que se conoce como lógica y criterio jurídico, pues uno de los factores mas importantes dentro del estudio de la abogacía es el de entregar a nuestras acciones un método de razonamiento.

En el Derecho no existen normas generales; sino que cada caso en particular debe encontrar la solución más conveniente. En cada caso el Derecho el abogado debe pensar como ejercer el derecho que estudió y es por ello que en la vida profesional, la lógica y el criterio jurídico con de trascendental importancia. De nada sirve estudiar derecho si no pensamos el aplicarlo, si carecemos de lógica, de reflexión o de criterio al plantear y resolver el asunto planteado.

3° TRABAJARE. LA ABOGACIA ES UNA ARDUA FATIGA PUESTA AL SERVICIO DE LA JUSTICIA.

Al respecto Carlos Arellano García dice: “La Ley del menor esfuerzo es peligrosa enemiga que puede tener mortales emboscadas. Un día el abogado afloja su ritmo de trabajo y la naturaleza de su profesión puede cobrarle a muy alto precio su debilidad con el vencimiento de un término y la preclusión extinguirá un derecho. Podría estimarse que el abogado es un esclavo de su profesión si no fuera porque la autentica vocación le concede el placer de trabajar en una labor intensa. Sus habilidades decrecerán en la misma medida en que se retire del trabajo. La profesión es celos matrona que desprecia al inactivo. La inactividad es vicio, es pecado y es dañina a la salud fiscal y mental.

4° LUCHARE. MI DEBER ES LUCHAR POR EL DEERECHO; PERO EL DIA QUE ENCUENTRE EN CONFLICTO EL DERECHO CONLA JUSTICIA, LUCHARE POR LA JUSTICIA.

La abogacía ha tenido siempre una significación guerrera porque quien la ejerce, se encuentra en contante combate contra la corrupción, la ilegalidad, la arbitrariedad y la injusticia. Los textos nos enseñan a conocer el derecho y a aplicar la ley, pero el concepto de justicia es un valor, y aun y cuando se menciona no llegamos a concretarlo. Decir que la justicia es dar a cada quien lo que le corresponde genera una interrogante ¿y que le corresponde a cada quien?

En algunas ocasiones el abogado encuentra en conflicto el Derecho y la Justicia, y es entonces cuando se debe optar por esta última.

Dice Couture al comentar este mandamiento: “los asuntos no se dividen en chicos o grandes sino en justos o injustos. Ningún abogado es tan rico como para rechazar asuntos justos porque sean chicos, no tan pobre como para aceptar asuntos injustos porque sean grandes”.

El valor justicia es un personaje que ronda constantemente el quehacer del abogado, en ocasiones se acerca a él y lo alienta a conquistar y otras ve como con profunda tristeza como una conducta es atraída más que por este valor, por el económico o el de la consigna.

5° SERE LEAL. LEAL PARA CON MI CLIENTE AL QUE NO DEBERE ABANDONAR HASTA QUE CONSIDERE QUE ES INDIGNO DE MI. LEAL PARA CON EL ADVERSARIO AUN CUANDO EL SEA DESLEAL CONMIGO. LEAL PARA CON EL JUEZ, QUE IGNORA LOS HECHOS Y DEBE CONFIAR EN LO QUE YO LE DIGO; Y QUE EN CUANDO AL DERECHO ALGUNA QUE OTRA VEZ, DEBE CONFIAR EL LO QUE YO LE INVOCO.

Tres son las variantes que representa el problema de lealtad dentro de la carrera de la abogacía:

a) LEALTAD PARA CON EL CLIENTE.- cuando una persona acude al despacho del abogado, confía plenamente no solo en la capacidad y conocimientos sino en la ética y en la lealtad del profesional. Este debe recoger la confidencia que ha sido entregada y guardar el secreto profesional partir de ese momento. La lealtad para con el cliente plantea la interrogante si es ético defenderlo, cuando por confesión del mismo, advierte el abogado que no le asiste la razón en el juicio civil, o que es culpable de haber cometido un delito.

Primeramente, el abogado escucha el relato y debe resolver si acepta o no el caso. Cuando decide hacerlo se convierte en el defensor. Si de antemano juzgara a su cliente, en ese momento no seria el abogado si no el juez. Estaría diciendo sobre la responsabilidad de su cliente, y éste no es ni será su papel.

b) LEALTAD PARA CON EL ADVERSARIO.- El concepto de lealtad debe prevalecer en todas las actuaciones de la vida de quien ejerce esta profesión. Nos enfrentaremos a situaciones difíciles dentro de las cuales la contraparte retardara el juicio y tratara de hacer más difícil

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (15.1 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com