ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

No Hay Docencia Sin Desencia


Enviado por   •  25 de Mayo de 2014  •  1.285 Palabras (6 Páginas)  •  172 Visitas

Página 1 de 6

Enseñar exige rigor metódico. Se refiere a dejar de lado el discurso que solo transfiere contenidos y debe trabajar con rigor metódico, activando la capacidad crítica del alumno así como su curiosidad. “El profesor que piensa acertadamente deja vislumbrar a los educandos que una de las bellezas de nuestra manera de estar en el mundo y con el mundo, como seres históricos, es la capacidad de, al intervenir en el mundo, conocer el mundo”. (Freire:1997.29). Parafraseando a Freire, él establece que el profesor que cree que su conocimiento va en función del número de libros que lee y de recitar de memoria lo que lee sin ser capaz de aplicarlo a su realidad, solamente cae en la arrogancia del que piensa equivocadamente. Este es el caso de los profesores que cuando se le cuestiona sobre algún artículo, libro o capacitación que le ayude en su práctica docente, todo lo saben, todo lo han leído o ya han tomado diversos cursos al respecto, pero que pasa cuando en la realidad y dentro del salón de clases nunca dan evidencia de lo anterior. Es decir no aplican nada de lo que presuponen ya dominan. Esto habla de una negación al cambio y del doble discurso que mandamos constantemente a los alumnos.

Enseñar exige investigación. El compromiso del educador con la conciencia crítica de su alumno. “No hay enseñanza sin investigación ni investigación sin enseñanza”. (Freire:1997.31) Enseñar exige respeto a los saberes de los educandos. La preocupación del profesor por el conocimiento que ya tienen sus alumnos y aprovechar sus experiencias para asociarlas con los contenidos, es decir crear puentes entre lo que aprendo dentro del salón de clases y su paso hacia lo práctico, en el uso y manejo real que se le puede dar al nuevo conocimiento en la vida diaria, en la toma de decisiones, en la elección de vida en la aplicación futura o inmediata.

Enseñar exige respeto a los saberes de los educandos. Como profesores nunca debemos desalentar a los alumnos con frases negativas, hay que guiarlos, pero nunca determinar que no pueden ser o realizar determinadas acciones que le permitan hacerlo crecer. “…pensar acertadamente impone al profesor, o en términos más amplios, a la escuela, el deber de respetar no sólo los saberes con que llegan los educandos, sobre todo los de las clases populares _ saberes socialmente construidos desde la práctica comunitaria”. Debemos tener la habilidad para retomar sus experiencias y usarlas para crear situaciones que nos permitan iniciar el proceso de enseñanza aprendizaje a través de lo que ellos ya conocen y partir de ahí para seguir descubriendo. Los alumnos merecen respeto en todos los sentidos. “Tú ten en cuenta que una persona se vuelve interesante, justamente porque te abre un espacio. Entonces, si el profesor está interesado en lo que haces es inevitable que te interese lo que…le interesa al profesor. Pero interesado genuinamente, en el sentido de su propia pasión” (Maturana:2003.49)

Enseñar exige crítica. Impulsar la curiosidad indagadora, para que llegue a darse la curiosidad crítica y metódica. El profesor que sólo da respuestas sin inducir a la búsqueda de estas, mata la motivación del alumno, por eso es tan importante planear antes lo que se va a desarrollar dentro de un salón de clases para crear las condiciones que propicien la búsqueda, no hay que olvidar que buscar es una forma de vivir para descubrir. Si el hombre no tuviera el sentido de búsqueda no habría logrado el desarrollo humano.

Enseñar exigen estética y ética. “Decencia y belleza de acuerdo” (Freire:1997.34). Dar testimonio de decencia y pureza porque somos formadores. El profesor descuidado es aquel que nunca hace las distinciones adecuadas, o no corrige ----apropiadamente y se llega a burlar de las carencias o ideas inconclusas de sus alumnos. Un profesor no debe manifestar excesivo cariño o

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (7.7 Kb)  
Leer 5 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com