ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Periodo De Negacion De Las Discapacidades - Siglo XIII Al XV


Enviado por   •  11 de Octubre de 2011  •  1.896 Palabras (8 Páginas)  •  1.192 Visitas

Página 1 de 8

Contenido

1. INTRODUCCIÓN 1

2. DESARROLLO 2

a. Edad Media (s. V - s. XV) oscurantismo psiquiátrico (s. V) 2

b. PERIODO DE NEGACION DE LA DISCAPACIDAD. 4

c. PRIMERAS EXPERIENCIAS EDUCATIVAS DE LA EDUCACIÓN ESPECIAL 5

3. CONCLUSIONES 8

4. BIBLIOGRAFIA 8

SIGLO XIII – XV

PERIODO DE NEGACIÓN

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS A NIVEL MUNDIAL

1. INTRODUCCIÓN

En este trabajo esperamos ver en todos los diferentes procesos de la historia cómo han sido tratadas las personas con discapacidad. Tomar conciencia de ello y empezar a tener una forma de verlos diferentes no por caridad ni rechazo, sino como debe ser o justamente como debe ser, personas como nosotros que pueden desempeñar una labor social en cualquier área técnica.

Las personas siempre actuamos de forma negativa hacia lo desconocido, espero que de aquí en adelante no tengan miedo de ellos sino que los veamos como nosotros nos vemos a nosotros mismos.

Historia del maltrato que se les brinda o se les ha brindado a las personas con discapacidad a través de los tiempos.

2. DESARROLLO

a. Edad Media (s. V - s. XV) oscurantismo psiquiátrico (s. V)

• Inquisición: vuelve a las teorías demoníacas

• La iglesia defiende la dignidad humana

• Se prohíbe el infanticidio y aumenta el abandono de niños

• La iglesia crea asilos e instituciones de beneficencia. Es una manera de poder apartar de la sociedad a los deficientes

Fue una de las pocas etapas en la historia de la humanidad más descorazonadoras y tristes donde lo social sufre un gran retroceso.

Los enfermos y deformes eran apartados y marginados (Ferraro, P., 2001). En la Edad media, los que eran considerados anormales, eran olvidados, rechazados e incluso temidos. Así es como se construye un concepto de la anormalidad y del defecto, que conduce al rechazo social, al temor y hasta a la persecución de estas personas, por parte de los poderes civiles y religiosos; se les confundía con locos, herejes, embrujados, delincuentes, vagos o seres prostituidos.

En Francia, se construyeron verdaderas fortalezas y ciudades amuralladas en donde se guardaban y escondían a centenares de personas con algún tipo de discapacidad.

En el siglo XIV, los nacidos con alguna deficiencia ya sea física, sensorial o mental, como la sordera, la ceguera, la parálisis, la cuadriplejía, entre otros, eran confinados a grandes encierros, en los que eran exhibidos los fines de semana a manera de espectáculo circense o de gran zoológico, para que las familias se divirtieran un poco, o bien, manejando la conciencia social, rectificaran los actos cometidos en el pasado, por considerar a estos "monstruos" o "fenómenos" como la más grande señal de un castigo enviado por Dios.

Tras la aparición de la iglesia cristiana, se condena el infanticidio pero se alienta a atribuirles el origen de cualquier suceso sobrenatural y se les denominan endemoniados o endemoniadas, personas poseídas por el demonio y otros espíritus infernales, sometiéndoles a prácticas exorcistas.

Posteriormente, los "anormales", constituyeron un pretexto también de Dios para despertar la caridad, el fin: la promesa de salvación y vida eterna. Por lo menos, ya no eran considerados "fenómenos", ahora eran llamados "miserables"; su función ya no era la de divertir, ni la de solamente despertar el arrepentimiento, sino que su función sufrió un cambio aparentemente más "digno": el de ser los portadores del objetivo de Dios, liberar a los "normales" del pecado, por la caridad.

Esto fue lo que en términos generales la sociedad obligó a creer durante mucho tiempo a las personas con alguna deficiencia: personas minusválidas, sin valor, incapaces de desarrollar una conciencia crítica, un sentimiento; seres por tanto, sin voz ni voto.

En el siglo XV se funda la primera institución (asilo u orfanato) para atender a enfermos psíquicos y deficientes mentales.

La sociedad no tenía responsabilidad con las personas discapacitadas o hubo ningún progreso en esta época a favor de los discapacitados. Eran perseguidos y muertos.

El discapacitado encuentra muy poco a su favor, como no sea persecución, superstición y daño, en lo cual intervienen una serie de factores que no es del caso analizar. El significado religioso de las deformidades se exacerba y así puede verse que los genios del mal son representados en la figura de seres físicamente deformes. La deformidad es un castigo divino y la enfermedad obra del demonio (Hernández Gómez, R., 2001).

En esta época el número de discapacitados aumentó considerablemente debido a las invasiones, fundamentalmente la árabe, y las Cruzadas, así como a las innumerables epidemias que azotaron Europa.

Es así que se inicia una importante etapa en la historia del discapacitado, como es el asilo y socorro en los centros y comunidades religiosas.

Pero pronto nace la idea de atribuirles actos de hechicería y brujería por pactos hechos con Satanás, creencia que les consigue el odio y el desprecio de los demás.

Se incrementa también de modo fabuloso la explotación de la mendicidad como negocio y, por tanto, la mutilación de niños nacidos incluso sin ninguna alteración. De bien poco sirven a este respecto los esfuerzos de legisladores bien intencionados, que entre nosotros se remontan a Alfonso X el

Sabio, continuando a través de Pedro II y Enrique II, quienes especificaron que los mendigos “robustos y voluntarios” fuesen expulsados y no recibiesen limosna.

En las tribus americanas como en las del Pacifico, el abandono de los miembros no capaces para valerse por sí mismos cuando las circunstancias obligaban a una emigración masiva. Hasta hace bien poco ha prevalecido esta costumbre entre las tribus esquimales.

Una excepción, en el mundo entero, la constituyó la tribu de indios Pies Negros, de Norteamérica, que cuidaba de sus miembros impedidos aunque ello representase un sacrificio para los intereses comunes.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12.8 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com