ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Requerimientos Nutricionales Del Individuo, La Embarazada Y La Familia


Enviado por   •  26 de Junio de 2011  •  2.207 Palabras (9 Páginas)  •  1.212 Visitas

Página 1 de 9

Requerimientos nutricionales del individuo.

El requerimiento de un nutriente se define como la cantidad necesaria para el sostenimiento de las funciones corporales del organismo humano dirigidas hacia una salud y rendimiento óptimos. Los requerimientos nutricionales del ser humano tienen 3 componentes: el requerimiento basal; el requerimiento adicional por crecimiento, gestación, lactancia o actividad física; y la adición de seguridad para considerar pérdidas de nutrientes por manipulación y procesamiento. El requerimiento de nutrientes del ser humano está influido por la esencialidad y función del nutriente, por diferencias individuales, factores ambientales y por la adaptación al suministro variable de alimentos.

La ausencia de manifestaciones carenciales específicas a determinados niveles de ingestión, ha sido la base estructural sobre la cual se ha fundamentado una gran parte del establecimiento de los requerimientos de nutrientes del ser humano. Adicionalmente, los valores de la concentración normal de diferentes nutrientes en el organismo, sus pérdidas estimadas diarias y el cálculo de una relativa capacidad de reserva han sido medidos, establecidos o referidos para seres humanos con estado de salud aceptable y buena alimentación. Estos valores han sido utilizados como fundamento para el establecimiento de recomendaciones de ingestión. El valor óptimo o deseado de suministro de un nutriente determinado siempre se encuentra por encima de su requerimiento real. La recomendación nutricional con todas las adiciones en relación con los requerimientos reales se corresponde con la cantidad de un nutriente determinado que en diferentes condiciones ambientales y en todas las posibles situaciones de la vida es capaz de facilitar un óptimo o normal funcionamiento del metabolismo del ser humano. Mientras que el establecimiento de los requerimientos nutricionales ha sido obtenido mediante la realización de ensayos bioquímicos, fisiológicos o clínicos, el establecimiento de las recomendaciones nutricionales responde más a fines prácticos y tiene un enfoque meramente poblacional.

El requerimiento nutricional es la cantidad mínima de energía calórica, principios inmediatos (proteínas, hidratos de carbono y lípidos), agua, vitaminas y oligoelementos necesarios para el desarrollo y funcionamiento normal del cuerpo. No obstante, esto tendrá un valor individual de acuerdo a cada sujeto, edad, sexo, contextura física, condición biológica o patológica, actividad física, etc.

El gasto energético basal es la cantidad de calorías mínimas que el organismo necesita, estando en reposo, para funcionar. En síntesis, el requerimiento es la adición del nivel de actividad física más el gasto energético basal. Este último disminuye entre un 5 y un 10% por cada década sobre los 65 años.

Lo importante es como deben aportarse dichas calorías en relación a los diversos componentes de la dieta. Se deben tener siempre en cuenta que las recomendaciones son para personas mayores sanas, por lo que cada patología en particular necesitará variaciones específicas en su prescripción, subdivide a la población adulta en sólo tres grupos, recomienda 2.200 Kilocalorías para hombres mayores de 51 años y 1.900 Kilocalorías para mujeres de la misma edad.

Requerimientos nutricionales de la familia.

Compare las necesidades de energía y nutrientes de niños, mujeres y hombres de peso normal. Si expresamos estas necesidades de nutrientes como necesidades de alimentos, encontramos que las familias deberían: Distribuir las comidas en la familia de acuerdo con las necesidades de energía y nutrientes de cada uno de sus miembros distribuir entre los integrantes de la familia los alimentos básicos y legumbres de acuerdo a las necesidades de energía de cada uno .Los niños de 1 a 3 años necesitan aproximadamente un tercio de la cantidad requerida por los hombres. Observe que las necesidades de energía aumentan en forma considerable durante la adolescencia, en especial en los niños, y durante el embarazo y la lactancia; distribuir las verduras y frutas en partes prácticamente iguales entre los integrantes de la familia,

pero asegurarse de que las embarazadas y mujeres en período de lactancia reciben porciones más grandes; dar porciones más grandes de alimentos ricos en hierro (carne, vísceras, aves y pescado) a los adolescentes y mujeres, sobre todo cuando están embarazadas. Los niños tienen un mayor riesgo de padecer anemia, por lo que también necesitan recibir una buena porción de estos alimentos; asegurarse de que los niños pequeños reciben alimentos que les aporten energía suficiente aunque consuman pequeñas cantidades, por ejemplo los ricos en grasas, como leche, aceites y maní. El azúcar y la miel son también maneras de aumentar el aporte de energía, y pueden agregarse a las papillas en pequeñas cantidades, según las necesidades; en el caso de los niños pequeños, es necesario servirles una porción aparte de acuerdo a sus necesidades antes que todos comiencen a comer.

La manera en que almacenamos, preparamos y cocinamos nuestros alimentos afecta su contenido de nutrientes. Por ejemplo, la vitamina C y el folato se pierden durante la cocción. Algunas sugerencias para reducir las pérdidas de nutrientes son: comprar o recolectar verduras (hortalizas) y frutas el día que se van a consumir y almacenarlas en un lugar fresco o frío; lavar y cortar las verduras y raíces frescas inmediatamente antes de cocinarlas; cocer las verduras en poca agua y sólo hasta que estén tiernas; otra forma de cocinar las verduras ayudando a que conserven mejor los nutrientes es cortarlas en trozos pequeños y saltearlas muy pocos minutos

en poco aceite muy caliente; comer los alimentos inmediatamente después de cocinarlo.

Necesidades nutricionales en el embarazo.

El embarazo incluye aumento en las necesidades nutricionales de la futura madre que influirá en el feto. Ciertos estudios realizados a bebes recién nacidos ha demostrado que algunas complicaciones relacionadas con el embarazo como la anemia y el parto prematuro pueden originarse en un dieta insuficiencia respecto a la necesidades nutricionales de la madre y el feto. Si la madre ha ingerido una dieta suficiente con todos los elementos esenciales y se encuentra en buena salud, tiene mejores posibilidades de procrear un hijo saludable que la madre que en forma constante tiene un ingreso alimenticio pobre. El embarazo es un estado normal de la mujer, donde el organismo esta formando un nuevo ser y se prepara para producir el alimento que necesita el niño durante los primeros seis meses: la leche materna.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (14 Kb)   pdf (95.6 Kb)   docx (14.9 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com