ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Comunicacion No Verbal


Enviado por   •  12 de Octubre de 2011  •  9.708 Palabras (39 Páginas)  •  666 Visitas

Página 1 de 39

1. UNA CIENCIA INCIPIENTE

La comunicación no verbal ha estado presente en la conciencia de escritores,

pintores, actores y psiquiatras mucho antes que en las mentes de los científicos. Los

primeros estudios se centraron en las expresiones del rostro; los psicólogos, después

muchas investigaciones llegaron a la conclusión de que el rostro no expresaba las

emociones de una forma infalible y segura. Al mismo tiempo los antropólogos

afirmaron que los movimientos corporales no son casuales, sino que se aprenden, pero

no intentaron descifrar el código de los movimientos corporales.

La investigación de la comunicación no es exclusiva a una ciencia sino que está

presente en: la psicología, psiquiatría, la antropología, la sociología y la etología.

Es una ciencia nueva pero muy controvertida que plantea discrepancias respecto a su

metodología, conclusiones, puntos de vista etc. Los psicólogos aíslan las unidades de

conducta para su estudio. Una gran parte de la muestra que utilizan para sus

investigaciones son universitarios, que son filmados en laboratorios mientras realizan

una tarea para distraer su atención, obteniendo los resultados de los experimentos

mediante análisis estadísticos de su comportamiento no verbal. Los especialistas en

cinesis, suelen utilizar las concepciones sistemáticas y niegan la validez de los estudios

sobre comunicación basados en las unidades separadas, ya que suelen dejar de lado las

interrelaciones entre las partes, característica indispensable de los sistemas. Por otro

lado prefieren realizar sus filmaciones en lugares cotidianos en los que todos nos

movemos a diario y donde es más fácil que no se produzcan conductas artificiales. Estos

especialistas han conseguido descubrir una amplia gama de reacciones y señales que

sólo se pudren apreciar conscientemente vistos a cámara lenta por su velocidad y

sutileza, pero que transmiten un mensaje. Los psiquiatras afirman que la forma de

moverse de un individuo puede ser un indicador de su carácter, emociones, y reacciones

ante otras personas. Muchos de estos científicos han utilizado las filmaciones para

estudiar el comportamiento de sus pacientes y como instrumento en el proceso

terapéutico; los pacientes al verse en las películas experimentan reacciones y aprenden

de su comportamiento.

2. INDICADORES DE SEXO.

Hay diversidad de opiniones respecto a si el distinto comportamiento que se observa

entre los diferentes sexos es fruto de las diferencias biológicas o aprendido. Los

especialistas en cinesis han demostrado que los seres humanos tenemos diferencias

puramente biológicas entre sexos al nacer y que conforme los niños/as se desarrollan, se

convierten en diferencias de comportamiento derivadas del trato que han recibido, ya

que desde la sociedad se inculca o permite, y fomenta en los niños, pautas de

comportamiento que se suponen apropiadas a su condición de hombre y rechaza o

“castiga” comportamientos que no concuerda con los patrones de conducta de un

hombre. Lo mismo sucede con las niñas. Esa aprobación o reprobación se transmite

tanto mediante comunicación verbal como no verbal.

Hay un determinado momento en el desarrollo de los niños en el que comienzan a

moverse y comportarse como chicos o chicas, y esto es más aprendido que innato,

variando en cada cultura. No se sabe a ciencia cierta cuando el niño aprende los

indicadores de sexo ni cuando empiezan a hacer uso de ellos. Uno de estos indicadores

es la pelvis, que los hombres echan hacia atrás y las mujeres hacia delante, en el

momento en que el individuo está listo para cortejar.

La antropóloga Margaret Mead señala que muchos de los comportamientos

masculinos y femeninos son fruto de la cultura, señala también que dichos patrones de

conducta pueden ser consecuentes o no con el individuo.

Ray Birdwhistell, precursor de la cinesis ha demostrado que los movimientos

corporales masculinos y femeninos se aprenden en la niñez, por influjo de la cultura y

no están predeterminados por la biología.

Birdwhistell estudió los indicadores del sexo en siete culturas totalmente diferentes

y descubrió que aparte de los indicadores de masculinidad y de feminidad, y partiendo

de estos, se pueden distinguir mujeres masculinas y hombres femeninos. Gracias a estos

estudios se ha podido deducir que los indicadores de sexo son una respuesta para poder

dar solución a la necesidad de diferenciación que hay entre los sexos. El ser humano no

diferencia entre varón y mujer por una sola característica sexual sino por un conjunto de

las mismas, y por sus diferencias al moverse. La manera de vestir y peinarse son

convencionalismos que ayudan en la diferenciación

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (63.2 Kb)  
Leer 38 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com