ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

LAS CORRIENTES PSICOLÓGICAS Y SU IMPACTO SOBRE LAS CONCEPCIONES EDUCATIVAS. EL CASO DE LA OBRA DE LEV S. VYGOTSKY


Enviado por   •  23 de Agosto de 2011  •  2.594 Palabras (11 Páginas)  •  2.703 Visitas

Página 1 de 11

LAS CORRIENTES PSICOLÓGICAS Y SU IMPACTO SOBRE LAS CONCEPCIONES EDUCATIVAS. EL CASO DE LA OBRA DE LEV S. VYGOTSKY

Lev Semenovich Vygotsky nació en 1896 en la ciudad de Orscha, Bielorrusia, procedente de una familia judía de clase media. Debido a la insistencia de su padre se matriculó en la Facultad de Medicina, pero poco tiempo después cambió su decisión al estudiar Derecho, juntó con historia y filosofía, mostrando un gran interés en esta última. Fue así como se dedicó al estudio e investigación de la cultura y conciencia pues creía que eran la base para cualquier conocimiento.

TEORÍA SOCIOCULTRAL Y LA ZONA DE DESARROLLO PRÓXIMO

Según la teoría sociocultural de Vygotsky los niños son buscadores activos de conocimiento, pero a su vez necesitan interactuar con su entorno social para moldear la cognición en formas culturalmente adaptativas. Por ello, establecía una distinción entre funciones mentales innatas o “inferiores” como la percepción elemental, la memoria, la atención y la voluntad; que al interactuar con personas con mayor conocimientos se transforman en las funciones “superiores” o culturales que son específicamente humanas, las cuales se encuentran fuera del individuo, por ejemplo el lenguaje, los sistemas de cálculo, la escritura, el arte y demás.

Estas experiencias culturales específicas de cada individuo están sujetas a mucha variabilidad porque dependen del medio cultural y social en el que se desenvuelve el sujeto, así que el conocimiento que construya estará en función de lo significativamente importante de cada lugar. De igual forma la conciencia individual se construye desde fuera porque somos conscientes de nosotros mismos porque somos conscientes de los demás.

No existen patrones universales de desarrollo debido a que cada cultura destaca diferentes tipos de herramientas, de habilidades intelectuales y de convenciones sociales.

Las herramientas técnicas se suelen emplear para cambiar objetos o para lograr el dominio del medio ambiente, en tanto que las psicológicas sirven para organizar o controlar el pensamiento y la conducta. Los números, las palabras y otros sistemas con base en símbolos son diferentes ejemplos de herramientas psicológicas. Algunos ejemplos de herramientas técnicas incluyen lápiz y papel, transportadores, máquinas, escalas, martillos y demás. Según Vygotsky cada cultura tiene su propio conjunto de herramientas técnicas y psicológicas. Estas herramientas culturales moldean la mente.

Debido a esa interacción social el aprendizaje infantil empieza mucho antes de que el niño vaya a la escuela, y es que, ya ha adquirido experiencia en diferentes ámbitos, tales como la lectura, problemas con cantidades, escritura, etc., así como conceptos espontáneos que surgen de sus propias reflexiones sobre su experiencia cotidiana. Cuando ingresa al aula escolar el niño aprende conceptos científicos, los cuales son definidos lógicamente y su adquisición depende del nivel de la capacidad general que tiene el niño para comprender conceptos espontáneos.

Vygotsky estableció dos niveles evolutivos; el primero es el nivel evolutivo real, es decir lo que en ese momento el niño es capaz de realizar por sí solo; y el segundo término es la zona de desarrollo próximo, es decir el lugar en el que los conceptos espontáneos de un niño, empíricamente abundantes, pero desorganizados, se encuentran con la sistematización y lógica del razonamiento adulto. Como resultado de tal encuentro, la debilidad del razonamiento espontáneo queda compensada por la fortaleza de la lógica científica. Varía reflejando las capacidades respectivas de los niños para apropiarse de las estructuras adultas. El producto final de esta cooperación entre el niño y el adulto es una solución que, al ser interiorizada, se convierte en parte integrante del propio razonamiento infantil.

Cuando por primera vez se demostró que la capacidad de los niños de idéntico nivel de desarrollo mental para aprender bajo la guía de un maestro variaba en gran medida, se hizo evidente que ambos niños no poseían la misma edad mental y que, evidentemente, el subsiguiente curso de su aprendizaje sería distinto. La zona de desarrollo próximo, no es otra cosa que la distancia entre el nivel real de desarrollo, determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema, y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración con otros compañeros más capaces. Funciones que en un mañana próximo alcanzarán su madurez y que ahora se encuentran en estado embrionario; lo que un niño es capaz de hacer hoy con ayuda de alguien, mañana podrá hacerlo por sí solo.

Esto no significa que el adulto tenga que decirle al niño lo que tiene que hacer, basta con una demostración o una actividad inconclusa que el niño debe terminar, por ejemplo en un experimento sobre hervir agua de la llave, el maestro puede guiar su pensamiento por medio de preguntas para que los alumnos piensen en el experimento a un nivel más alto, que no era evidente cuando lo realizaban solos; así ira creando estructuras mentales mucho más complejas.

VISIÓN DE VYGOTKY DEL JUEGO SÍMBOLICO

Al juego lo consideraba como una única y extensa zona de desarrollo próximo en la que los niños avanzan ellos mismos mientras intentan resolver una amplia variedad de habilidades estimulantes. Como los niños crean situaciones imaginarias en el juego, aprenden a actuar de acuerdo con sus ideas internas, no respondiendo al estímulo externo. Los objetos sustitutos que caracterizan al juego simbólico son cruciales en este proceso. Cuando los niños utilizan un palo o representan un caballo o una manta doblada para representar un bebé durmiendo, cambian el significado habitual de un objeto. Gradualmente empiezan a darse cuenta que el pensar (o el significado de las palabras) está separado de las acciones y objetos a los que reemplaza y que las ideas pueden ser utilizadas para guiar la conducta.

Una segunda característica del juego simbólico – su naturaleza basada en reglas- también fortalece la capacidad de los niños de pensar antes de actuar. Otro niño imaginándose a sí mismo siendo un padre y a un muñeco siendo un niño acepta las reglas de la conducta parental. Este juego, concluyó Vygotsky no es realmente <<libre>>; en lugar de ello, requiere una autorrestricción –voluntariamente siguiendo reglas sociales. En tanto que los niños hacen reglas en esta clase de juego, acaban comprendiendo mejor las normas sociales y las expectativas y se esfuerzan para conducirse conforme a ellas.

El

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (17 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com