ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

PRECURSORES DE LA SOCIOLOGIA


Enviado por   •  5 de Septiembre de 2011  •  6.085 Palabras (25 Páginas)  •  1.038 Visitas

Página 1 de 25

Miguel Angel: las pinturas de la Capilla Sixtina

El 10 de Mayo de 1508 Miguel Angel comienza a pintar los frescos de la Capilla Sixtina en el Vaticano.

La capilla es de forma rectangular y mide 40,93 m de longitud por 13,41 de anchura (las dimensiones del Templo de Salomón según el Antiguo Testamento). Su altura es de 20,7 m.

Miguel Ángel lo pinto él solo subido en un andamio construido por él mismo.

La bóveda de la Capilla Sixtina estuvo decorada con un cielo raso de estrellas doradas sobre un fondo azul (simbología que se aplicaba al manto de la Virgen y que ya se encuentra en las decoraciones de cielorasos precristianos egipcios), obra de Pier Matteo d´Amelia, desde su construcción en 1484 hasta la intervención de Miguel Ángel en dicha bóveda, realizada entre 1508 y 1512.

El film “El tormento y el éxtasis” (The Agony and the Ecstasy ) de Carol Reed (1965) se centra en el periodo que comprendió la creación de la Capilla Sixtina, a manos de Miguel Ángel, y la relación entre éste y el Papa Julio II, quién le encargó la obra. Dos personalidades de fuerte carácter que, aunque existía una admiración mutua y amistad entre ellos, chocaban incesantemente.

Sus pinturas debieron ser consensuadas con el pontífice, sometiéndose estas a la aprobación definitiva del papa, que temía fallecer antes de que acabará el trabajo.

De cuando en cuando, entre una audiencia y un consistorio, entre una y otra guerra, Julio II se acordaba de su artista e iba a la capilla Sixtina para ver cómo iba de adelantada la pintura de la bóveda.

Miguel Angel no podía darle con la puerta en las narices, como había hecho con sus ayudantes florentinos, y por fuerza -era el Papa- había de recibirle y escucharle. “Mientras pintaba -refiere Condivi-, varias veces quiso el Papa Julio ir a ver la obra, subiendo por una escalera de mano, y Miguel Angel le tendía la mano para ayudarle a subir al andamio.” El Pontífice se aproximaba a los sesenta años; pero después de haber subido a los muros de Mirandola le gustaba subir también, no obstante el estorbo de las ropas y de la edad, por la escalera que conducía junto a su gran amigo. Condivi añade que Julio “le quiso entrañablemente, haciendo más aprecio de él que de ninguna otra de las personas que le rodeaban“, pero no siempre los coloquios entre aquellas dos almas grandes eran tranquilos y amistosos. El Papa no daba punto de reposo al pintor, porque no veía el momento de mandar descubrir la bóveda: cada visita suya era un reproche; cada palabra un golpe de espuela. Y un día se produjo la explosión:

Queriendo Miguel Angel, por San Juan, ir a Florencia, pidió dinero al Papa, y, al preguntarle este cuándo acabaría la capilla, Miguel Angel, según su costumbre, le contestó: “Cuando pueda.”

El Papa, que tenía unos prontos terribles, le golpeó con un bastón que tenía en la mano, diciendo; “¡Cuando pueda! ¡Cuando pueda!” Miguel Angel, irritado por aquella nueva ofensa, se fue enseguida a casa y se dispuso a partir para Florencia, quizá con la misma intención que la otra vez, es decir, la de no regresar. Pero el Papa, que se acordó a tiempo de la primera fuga y quizá se arrepintió de haber golpeado a Miguel Angel con un bastón, como si hubiera sido un palafrenero cualquiera, mandó a un favorito suyo, un tal Accursio, que le llevara quinientos ducados y le presentase excusas, de su parte, por aquellos bastonazos tan poco pontificios ni cristianos. Miguel Angel aceptó el dinero; pero partió de todas maneras hacia Florencia.

(G.Papini, Vida de Miguel Angel)

Una de las mejores interpretaciones de Charlton Heston, encarnando al artista junto a Rex Harrison, en el papel de Julio II que hoy, recordamos.

La representacion del Juicio Final, fue encargada por el Papa Clemente VII, pero al fallecer éste, la obra quedo suspendida puesto que Paulo III retiro el encargo. Se realizó entre 1535 y 1541.

:

o X a pintar la Capilla Sixtina...

La Agonía y el Extasis , novela biográfica, muestra mucho de la vida de Miguel Ángel: comienza con él como un niño de doce años, y concluye con su muerte, aproximadamente, ochenta años después. Aunque Stone abarca la mayor parte de la vida de Miguel Ángel, él se ve más interesado con el aprendizaje del artista, y su trabajo tempranero; cuando Miguel Ángel llega a los sesenta años, aproximadamente dos terceras partes de su vida, la novela está prácticamente terminada. La lucha cobra más relevancia que la victoria. A causa de la gran cantidad de detalles, algunos incluso provienentes de cartas previas sin trasladar, acerca de la extensa vida de Miguel Ángel, Stone tuvo que seleccionar bien el material, con tal de proveer de una estructura dramática la historia de un hombre y su existencia.[BR]La forma en que Stone nos presenta a Miguel Ángel, éste es el artista completo: pintor, escultor, poeta, arquitecto y, finalmente, ingeniero. La Agonía y el Éxtasis procura mostrar su lucha hasta convertirse en uno de los principales íconos del Renacimiento humanista. En el transcurso de la novela, Miguel Ángel debe sobrepasar la interferencia de su familia, dogma religioso, intriga política, patronato papal, campañas militares, y dificultades artísticas en el fin suyo de lograr sus ambiciones como artista. Pese a la oposición de su padre, el Miguel Ángel de doce años logra convertirse en aprendiz, primero del pintor Ghirlandaio, y luego de Bertoldo, un escultor, quien dirige una escuela financiada por Lorenzo de Medici, padre del arte de Fiorentina. Miguel Ángel rápidamente gana la estima de Lorenzo, conoce sus hijos (Giulio y Giovanni, y Contessima, su primero amor), sufre el primero de varios ataques por parte de colegiales violentos ( su nariz es rota por Torrigiani, quien siempre luego molestó a Miguel Ángel), y se abstiene de aprender el arte de la disección y fisiología que le era requerido en sus estudios. Eventualmente, Savonarola, un cura reformista, llega al poder, y su movimiento cruzado pone en peligro a la familia Medici, y al arte Florentino. Cuando Savonarola gana políticamente, y como religioso, más control, Miguel Ángel deja Florencia y viaja a Bologna, donde conoce a la sensual Clarissa Saffi, y hace el Bambino que atrae la atención de Leo Baglioni. En Roma, por primera vez, Miguel Ángel conoce a Jacopo Galli, un banquero, que le financia una escultura; Giuliano Sangallo, un arquitecto; y Bramante, otro arquitecto y adversario. En Roma, Miguel Ángel esculpe la Pieta, aprende acerca de las nociones de los patrones religiosos, y se interesa en San Pedro—la edificación del nuevo

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (39.6 Kb)  
Leer 24 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com