ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Historia Argentina


Enviado por   •  6 de Julio de 2011  •  6.816 Palabras (28 Páginas)  •  4.583 Visitas

Página 1 de 28

UNA EPOCA PARA EL ROMANTICISMO

1) Trataremos de reconstruir el CONTEXTO HISTÓRICO POLÍTICO en el que se desarrolla la obra. Investigue y realice un cuadro comparativo entre Unitarios y Federales.

Con respecto a los unitarios, vemos reflejada la idea de un país culto, educado, que revaloriza lo propio y busca una sociedad basada en la democracia y en el respeto a las opiniones personales. Esto no es respetado por los representantes del federalismo ya que atacan brutalmente al joven unitario.

En cuanto a las ideas de los federales vemos que éstas se traducen en el salvajismo de los trabajadores del matadero ya que con sus actitudes demuestran que no están dispuestos a aceptar a quienes actúan de manera diferente a la que ellos plantean, llegando a matar a quien se niegue a obedecer, como ocurre con el unitario que no lleva insignia ni luto.

2) En la siguiente lista subraye las características que definen a los hombres del Romanticismo que integraban la generación de Esteban Echeverría:

• Apoyo a la política rosista.

• Crítica a la forma de vida europea.

• Análisis de la realidad del país en su época: Los integrantes de la Generación del `37 se reunían para analizar la situación político social de su época y se proponían encontrar soluciones y alternativas para los problemas planteados. Para encontrar soluciones se basaban en los ejemplos que traían de los países europeos que habían visitado, principalmente Francia.

• Búsqueda y exaltación de modelos nacionales y populares: Los integrantes del salón literario del café “San Marcos”, como representantes del romanticismo, rechazaban todo aquello que los unía culturalmente a España. Como el país recién se está organizando era necesario encontrar modelos que permitieran al pueblo identificarse con un pasado común. Para eso, los intelectuales buscaron modelos populares que le posibilitaran la existencia de un ser nacional con el que todo el pueblo se identificara.

• Crítica al poder del rosismo: Los intelectuales románticos estaban en contra de todo tipo de autoritarismo y tiranía, por lo tanto se opusieron a Rosas por que el gobernador de Buenos Aires implementó una política basada en la persecución y la tortura de todos aquellos que no compartieran su ideología.

3) Respondan: ¿En qué consiste la vinculación, propia del Romanticismo, entre obra de arte y estructura social? ¿Por qué es novedosa para la época?

La vinculación entre la obra literaria y la realidad social de la época consiste en que, en la literatura debe verse reflejada la situación político social del país. La literatura es considerada un instrumento válido para educar al pueblo.

A partir de 1830 aproximadamente, las obras literarias son la manifestación del deseo de liberarse de las convenciones y la tiranía, y el gran valor de los derechos y la dignidad del ser humano. El Romanticismo es la exaltación del ceñimiento frene a la razón y la valoración del individuo frente a la comunidad. Se vinculan los conceptos de sentimiento y de individuo con la realidad histórica que se está viviendo: la búsqueda de la independencia.

La política y los temas sociales fueron claves en la poesía y la prosa románticas en todo el mundo occidental. El desencanto generalizado de los románticos con la organización social se plasmó a menudo en la crítica concreta de la sociedad urbana.

Esa relación entre Romanticismo y obra de arte resulta novedosa porque cambian los héroes que protagonizan las historias, porque se rompe con la estructura tradicional de los textos y porque a partir de las obras literarias se está buscando una reacción que conduzca al cambio.

4) Realice un retrato de Juan Manuel de Rosas en el que se pongan de manifiesto sus características de personalidad e incluya una breve caracterización de sus períodos de gobierno.

Su verdadero nombre era Juan Manuel Ortiz de Rozas. Nació en 1793 en Argentina. Era un hombre práctico, de espíritu conservador, y con todas las características de un caudillo. "Los caudillos fueron los conductores de las masas populares de las provincias. La primera interrupción en sus actividades de estanciero se debió a las invasiones inglesas, ya que participó en el ejército como voluntario para reconquistar la ciudad. Logró imponerse en la provincia gracias a su ejército personal (formado por sus peones), los Colorados del Monte.

Su predominio se hizo evidente cuando se produjo el derrocamiento de Dorrego. Se impuso entonces frente a Lavalle y logró el reconocimiento de la provincia y su nombramiento como Gobernador. El 1º Gobierno se extendió desde 1829 hasta 1832. Nombrado por la legislatura porteña, el Restaurador de las Leyes contó además con Facultades Extraordinarias. Con estas, podría poner en orden a la provincia.

Declaró desde un principio, como enemigos a los miembros del Partido Unitario. Los opositores que no pertenecían a este partido también eran considerados unitarios. "Con todos esos enemigos fue Rosas implacable. Muchos huyeron al extranjero y muchos sufrieron las más violentas persecuciones. Gracias a esta violencia, gracias a la habilidad con que manejó los instintos y las tendencias de las masas criollas, Rosas consiguió la aparente unanimidad de las opiniones en su favor. Quien no estaba incondicionalmente con él, era su enemigo, era un salvaje, asqueroso unitario. Porque en efecto, Rosas, consiguió infundir en el ánimo popular la convicción de que todos sus enemigos constituían un solo grupo caracterizado por su centralismo irreductible y su extranjerismo anticriollo.

En 1832, fue reelecto pero sin el otorgamiento de las Facultades Extraordinarias. Rosas decidió entonces no aceptar. Quedó en el gobierno de la Provincia un hombre de su confianza: el General Balcarce. El ex gobernador emprendió los preparativos y el desarrollo de la Campaña al Desierto. Es entonces que un grupo de apostólicos funda la Sociedad Popular Restauradora, cuyo símbolo es una mazorca de maíz, expresión de la unidad que hace la fuerza. Fue una época de terror para los unitarios, o para todos los que no estuvieran a favor del gobierno. El objetivo de la "Sociedad Restauradora" estaba cumplido: en 1835 la Legislatura porteña ofreció nuevamente a J. M. De Rosas el antiguo cargo. Lo aceptó, pero impuso sus condiciones: quería la "Suma del poder Público". Durante 17 años gobernó con el reiterado apoyo y consentimiento de la Legislatura. Fue un régimen de gran violencia.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (36.2 Kb)   pdf (185.4 Kb)   docx (30.1 Kb)  
Leer 27 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com