ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Los Siete Habitos De Una Persona Altamente Efectiva


Enviado por   •  21 de Mayo de 2013  •  2.049 Palabras (9 Páginas)  •  683 Visitas

Página 1 de 9

1. Republica Bolivariana de Venezuela<br />Universidad Alejandro Humboldt<br />Curso Introductorio<br />Desarrollo de habilidades del Pensamiento<br />Profesora Elsa Ortiz<br />Caracas, 12/06/11<br />Luis G. Madriz V.<br />C.I. 15.587.075<br />Sección NC<br />En esta lectura nos adentra a cambiar nuestros hábitos pues lo mejor que podemos hacer para tener una mejor administración de nuestras actividades y desempeño laboral es siendo mejor uno mismo, cambiando, lo cual conllevara a ser una mejor persona y administrar mejor a algún grupo de trabajadores.<br />Si queremos cambiar algo o alguna situación debemos empezar por actuar de manera diferente, esto es modificar nuestro comportamiento, y nuestra manera de ver o interpretar el mundo.<br />¿Qué son los paradigmas?<br />El libro completo de los siete hábitos se trata de “cambiar paradigmas”. Esta es, toda la esencia del cambio personal. Para bien o para mal, cada vez que hay un cambio fuerte en tu vida es porque hubo un cambio de paradigma.<br />Así que tiene sentido que primero nos pongamos de acuerdo en qué son los paradigmas.<br />En pocas palabras: un paradigma es un conjunto de creencias acerca de algún aspecto de la realidad.<br />Cuando experimentas miedo de usar tu tarjeta de crédito porque las deudas son malas, estás usando tus creencias (conscientes o inconscientes) acerca del crédito. Incluso si después decides, de todas formas usar la tarjeta de crédito, es porque hay un paradigma más profundo (de nuevo, consciente o inconscientemente) diciéndote que uses la tarjeta de crédito.<br />Toda la travesía de los 7 hábitos está orientada a descubrir tus paradigmas fundamentales y reemplazarlos a conciencia por paradigmas más fieles a la realidad y que te sean útiles para alcanzar tus metas.<br />La lectura de los 7 hábitos nos presenta una nueva manera para cambiar la forma de ver las cosas de manera que al aplicar nuevos hábitos podamos salir de la inercia y encaminarnos a nuestros objetivos.<br />Los 3 primeros hábitos hablan del autodominio y están inclinados al crecimiento de nuestra personalidad para obtener una independencia.<br />Los próximos 3 hábitos se refieren de las relaciones con los demás, trabajo en equipo, cooperación y la comunicación y están destinados a conseguir una interdependencia.<br />El habito 7 se trata de la renovación continua y que nos encaminara a entender los a 6 anteriores de una mejor manera.<br />Los hábitos son la interacción de 3 componentes que solapan los cuales son el conocimiento, las habilidades y el deseo (actitud). El conocimiento nos indica que hacer y porque, en cuanto la habilidad nos indica cómo hacerlo y el deseo es la motivación para realizarlo. Para que se pueda convertir un comportamiento en un hábito necesitamos de los 3 componentes la efectividad y el equilibrio (P/CP) donde P es la producción y CP es la capacidad de producir.<br />Hábito 1 – Ser proactivo<br />Ser proactivo significa tomar la responsabilidad por su propia vida – ejercitar la habilidad de seleccionar su respuesta ante cualquier estímulo. Esto implica comportarse según su decisión consciente, basado en sus valores, no en las condiciones en las que se encuentra, ni en la forma como fue criado, ni en su carga genética. Voluntad independiente: para actuar basado en su autoconciencia Una persona proactiva es guiada por sus propios valores, a diferencia de la persona reactiva, quien entrega el control sobres sus decisiones, dejando que el comportamiento y las opiniones de los demás le digan cómo se deben sentir. Una vez que entienda esta diferencia, le quedará claro por qué nadie le puede hacer sentir mal a menos que usted se lo permita.<br />Una clave para determinar si usted es proactivo o reactivo se encuentra en el lenguaje que utiliza. Si usted dice cosas como “el gerente de mercadeo me hace rabiar”, está siendo reactivo –está dejando que otro tome control de sus emociones. El enfoque proactivo sería “estoy dejando que el gerente de mercadeo me haga rabiar. Puedo escoger responder de otra forma”.<br />Hábito 2 – Comience con un fin en mente<br />Este es el hábito del liderazgo personal, que indica la necesidad de comenzar cada día con un claro entendimiento de su dirección y destino deseados.<br />Es necesario entender que todas las cosas son creadas dos veces.<br />El liderazgo debe venir primero.<br />El liderazgo implica concentrarse en la pregunta “¿qué quiero lograr?”, a diferencia de la gerencia que se basa en “¿cuál es la mejor forma de lograr lo que quiero?”. El hábito 2 cubre el “qué quiero lograr” (liderazgo), y el 3 el “cuál es la mejor forma” (gerencia).<br />El liderazgo debe ser primero, y la gerencia después. Comenzar el día con un fin en mente implica tener sus valores firmemente arraigados en su mente, de manera de que pueda afrontar el reto de tomar decisiones que se deriven de ellos.<br />Cualquiera que sea su centro, será su fuente de seguridad (sentido de valor y autoestima), guía (principios que utiliza para dirigir sus decisiones), sabiduría (su juicio y perspectiva de la vida) y poder (habilidad para actuar y lograr lo que desea). Su tipo de centro indicará el tipo de comportamiento y de decisiones que tome.<br />Hábito 3 – Poner primero lo primero<br />Poner primero lo primero cada día, a cada momento.<br />En otras palabras, practicar los principios de la administración personal.<br />Este hábito nos lleva al campo del manejo del tiempo. Para ser en verdad efectivo, es necesario organizar nuestro tiempo alrededor de nuestras prioridades. Consideramos la siguiente matriz, que toma en cuenta dos factores:<br />1) Importancia – qué tan crítica es una actividad para su misión y sus valores.<br /> 2) Urgencia – qué tan insistentemente necesita de su atención.<br />Toda actividad en el cuadrante I es importante y urgente, tal como una crisis, una reunión clave para un proyecto, etc.<br />Una actividad en el cuadrante II es importante, pero no urgente. Incluye actividades de mantenimiento, aprendizaje continuo, planificación estratégica, construcción de relaciones, etc.<br />En el cuadrante III, las actividades son urgentes más no importantes.<br />El teléfono sonando, o un correo, exigen su atención, pero no están conectadas con sus prioridades.<br />Finalmente en el cuadrante IV están las actividades que no son ni urgentes ni importantes – tareas que lo mantienen ocupado, sin lograr nada.<br />Las personas que pasan la mayor parte de su tiempo en el cuadrante I viven una crisis tras la otra. Cuando sobreviven a una crisis, tienen otra esperándole.

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (13 Kb)
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com