ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Delincuencia Juvenil preocupaciones de los ciudadanos y organismos públicos


Enviado por   •  30 de Agosto de 2011  •  Monografías  •  3.733 Palabras (15 Páginas)  •  991 Visitas

Página 1 de 15

CAPITULO 3. LA PROBLEMÁTICA EN LA DELINCUENCIA JUVENIL.

3.1 Delincuencia Juvenil y su Control.

Ahora con lo ya referido respecto de los diversos conceptos que desarrollamos, la delincuencia juvenil constituye una permanente preocupación de los ciudadanos y de los poderes públicos, en donde se puede determinar como un fenómeno prioritariamente urbano. Una primera cuestión importante es cuantos son los actos delictivos que cometen los jóvenes. Para conocerlos debemos recurrir a la información de los órganos de control – datos policiales o judiciales –, o bien preguntar de los delitos a los propios jóvenes que los han cometido o a las víctimas que han sufrido su violencia.

Pero de la misma manera, no se debe dejar pasar la transparencia y garantía que resultan de alguno de estos, es decir, como las detenciones policiales de jóvenes delincuentes no son un buen indicador o medidor de este fenómeno, ya que la probabilidad de que alguien que haya cometido un delito sea detenido.

3.2 Comportamientos Delictivos y Reacción Social

El volumen de delincuencia de un país depende de al menos 2 factores. El primero de los favores lo constituyen las propias conductas que los ciudadanos llevan a cabo y que tienen apariencia de delito, aunque verdaderamente no son delitos hasta que un tribunal dice que lo son.

El segundo factor es el control social o la reacción social frente a tales comportamientos, es decir, la magnitud de la cual resulte va a depender de estos dos factores ya referidos, de cuantos comportamientos delictivos se realicen y de cuanto control social se produzca.

3.3 Filtros de la Delincuencia

Una conducta con apariencia delictiva debe superar una serie de filtros sucesivos de carácter jurídico-penal, antes de que llegue se considerada como tal. El primero es que se trate de comportamientos prohibidos por las normas penales.

Otro factor importante en la definición de delincuencia es la eficacia y valor policial, el cual depende de de la actuación de la policía, de su capacidad de trabajo, de si concentran más sus esfuerzos en una dirección o en otra, de si existen o no recursos de policía científica para localizar a los delincuentes.

3.4 Muchachas Infractoras.

Aproximadamente, 95% de las jóvenes ingresadas al Consejo Tutelar para Menores Infractores del Distrito Federal, se observan crisis psicológica cuyos alcances y dimensiones, si bien dependen del carácter, de la edad e incluso del ambiente del que la menor procede, están estimuladas o potencializadas por la propia conflictiva de la adolescencia.

3.5 Algunos factores psicológicos de influencia.

Dentro de la amplia gama de elementos psicológicos que puedan conformar la dinámica antisocial referente a los dos géneros, al abordar esta temática solo nos referimos a los siguientes rubros:

3.5.1 Área intelectual

La capacidad intelectual definido como la habilidad de adaptarse por medio del pensamiento consciente a situaciones nuevas y su relación con las conductas antisociales. Resalta, en cambio, una relación entre las conductas antisociales primitivas, musculares, violentas y el bajo nivel intelectual, así como una mayor capacidad mental en los ilícitos más elaborados.

3.5.2 Área de personalidad

Aunque en su estructura básica no existe una diferenciación especifica entre los infractores y aquellos que no lo han sido, en consecuencia podemos afirmar que existen características cuantitativas en algunos factores de la personalidad que se acusan en el infractor como: Egocentrismo ya sea intelectual, afectivo y social; labilidad e indiferencia afectiva; y la agresividad referente al modo en que se manifieste, grado, dirección, duración y resultado que cause este.

3.6 Algunos factores sociales de influencia.

3.6.1 La Sociedad

Complementando una de las ideas anteriormente mencionadas, con relación a la reacción Social; ese amplio mundo de la colectividad ejerce sobre todos y cada uno de sus miembros muchas influencias, de las cuales se pueden destacar tres como las más prominentes:

1. Fomentar el desarrollo de la personalidad.

2. Facilitar en lo posible el logro de la felicidad.

3. Promover y defender los valores.

“Dichas funciones son las conocidas y valoradas tradicionalmente pero existe una cuarta hasta ahora no abordada por los sociólogos, pero que día a día nos muestra su importancia y trascendencia.

Nos referimos a la capacidad que toda sociedad debe tener de amparar y proteger al hombre en su fundamental necesidad de cobijo emocional.”

En este sentido señalaremos que el ambiente social inicia su influencia sobre el joven mucho antes de que termine o madure su desarrollo corporal y mental y continúa o persiste su intervención de manera permanente sobre su personalidad.

La sociedad represente para el joven el segundo mundo, después del familiar, en el que ha de vivir y del cual ha de recibir influencia para el cabal desarrollo de su personalidad y con el que ha de enfrentarse, chocar y penetrar para convertirse finalmente en miembro constitutivo de ella. Este segundo aspecto de incorporación violento o suave de la generación juvenil en la sociedad es el terreno donde se lleva a cabo el fenómeno de la conducta infractora y sus equivalentes.

El mundo social, lo mismo que el familiar, actúa sobre la conformación de los jóvenes mediante dos tipos de comunicación; una equivalente a las comunicaciones verbales, y otra de naturaleza paraverbal, marginal o de fondo. La primera se haya representada por los métodos educativos, es decir por las normas pedagógicas de orden técnico y profesional. La segunda corresponde a los influjos que indirecta, involuntaria e imperceptiblemente la sociedad va depositando en la mente del niño y el joven a través de las pautas de la vida, conductas y costumbres de los mayores a los que se considera como modelos o ejemplos, es decir, por la peculiar manera de ser de la sociedad.

Asimismo, es importante señalar que en el mecanismo modelador de la sociedad sobre el adolescente tiene una gran importancia el componente afectivo-emocional, porque durante esta etapa, concretamente desde el inicio de la pubertad, hay una apertura hacia las influencias sociales junto con una disminución de las influencias familiares. Es en la pubertad cuando las influencias familiares llegan a su máxima expresión y manifestación, ya que al disminuirse dicha influencia se experimenta un alto sentimiento de inseguridad que hace necesaria

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (24 Kb)
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com