ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

EL DOCENTE TODO UN PROFESIONAL EN LA EDUCACIÓN DEL SIGLO XXI


Enviado por   •  29 de Noviembre de 2012  •  3.142 Palabras (13 Páginas)  •  455 Visitas

Página 1 de 13

INTRODUCCIÓN

Los tiempos actuales que vive la educación son tiempos de retos y requiere de profesores que realmente sean profesionales y comprometidos con la labor que desempeñan, manifestándose en el dominio de los contenidos que enseñan al alumno y en la actitud que manifiesta en el contexto donde desarrolla su práctica docente. Para lo cual requieren que las instituciones formadoras de maestros actualicen sus programas de estudio, en base a los requerimientos que la nueva sociedad exige, para que los educadores que egresen, tengan un alto nivel de desempeño y dominio de las nuevas tecnologías, con el objetivo de ofrecer una educación de mayor calidad y excelencia a la sociedad.

Porque la enseñanza que debe impartir el educador debe motivar y despertar el interés del educando por aprender por sí mismo, así como también aprenda a argumentar cuando esté en desacuerdo en alguna situación y proponga alternativas nuevas para mejorar lo que acontece. Con la finalidad de que deje el aprendizaje memorístico y sea sensato de las decisiones que toma, ya que pueden traerle consecuencias negativas o positivas a su persona.

El maestro debe dejar de ser solo un espectador de lo que sucede en la educación y pasar a ser el que proponga, realice y ejecute los nuevos programas de estudios en conjunto con todas las agrupaciones sociales que existen en nuestro país y logre impedir que los grupos que tienen el poder sigan realizando el currículo que regirá la educación en beneficio de sus propios intereses, sin importarles el de los demás.

Para el desarrollo de este trabajo rescate algunas ideas primordiales de los escritores como Rosales, Chomsky, Torres e Imbernón; para explicar desde sus posturas lo que se necesita para ser un verdadero profesional de la educación.

DESARROLLO

La educación en la historia humana siempre ha dependido de las personas adultas con la finalidad de conducir e instruir a los jóvenes para crear nuevas generaciones que tengan un mejor desarrollo humano y social para que aprendan a relacionarse y desenvolverse en una sociedad más justa; aunque los resultados de las instituciones educativas aún en estos tiempos difieren en su totalidad de este objetivo, porque vivimos en una sociedad donde impera la violencia, la corrupción, política solo por el poder, carencia de valores morales y sociales. Donde solo importa el bienestar personal, dejando de fuera lo que hace fuerte a una sociedad que es perseguir el bien común para todos los individuos; es necesario desarrollar una conciencia social sobre la función que le corresponde a la educación en estos tiempos de modernidad en la formación del ciudadano.

El ser humano desde su origen a tenido que educarse teniendo sus inicios en el seno familiar y no necesariamente en las escuelas, porque;

“la educación pública apareció como una necesidad social durante la segunda mitad del siglo XVIII; aunque solo fue posible iniciar la construcción de los primeros sistemas educativos hasta mediados del siglo XIX. Así la escuela surgió como la institución indispensable para la cohesión de los pueblos y, en consecuencia, como la única capaz de consolidar a los Estados nacionales que habían emergido desde el siglo XVII”. (Rosales, 2009, pág.2)

En México la educación pública se asumió como obligación del Estado en la Constitución de 1857, pero tardo varias décadas para implementarla a todas las masas de la población La educación nació para ser compartida entre las personas por medio de las ideas, cultura, conocimientos, habilidades, afinidades, etcétera; pero respetando siempre las opiniones o discrepancias de los demás individuos.

La enseñanza dada tanto por el maestro, padre de familia, artesanos y religiosos, desde tiempos remotos estaba condicionada a felicitar solo al educando que hacia bien lo que se le pedía y se regañaba al que lo hacía mal, sin tomar en cuenta el proceso de aprendizaje que vivía el aprendiz.

Pero al aparecer la escuela pública y admitir a toda persona que quería estudiar, fue necesario darse a la tarea de realizar una mejor organización del proceso enseñanza-aprendizaje.

“Desde que se formalizo la educación en las escuelas, los maestros han sido conscientes de las deficiencias en los aprendizajes escolares; del desinterés de los alumnos por aprender lo que la escuela les ofrece; de los autoritarismos que han debido ser empleados para que los estudiantes aprendieran los contenidos de los planes y programas, y del desagrado con el que muchos niños y jóvenes asisten a la escuela”. (Rosales, 2009, pág.3)

Aún, hoy en la actualidad sigue estando presente esa falta de interés y motivación del discente por aprender; lo que sí ha tenido un cambio rotundo es el trato autoritario que daba el profesor en esa época, ya que se basaba en el lema, la letra con sangre entra y ahora está prohibido el maltrato físico y psicológico contra el niño e inclusive legitimado por algunas instituciones como el DIF, UNICEF, ONU, CNDH, entre otras. Lo que necesita hacer el docente es considerar todos los componentes de la escuela para mejorar sus estrategias de enseñanza y estimular el interés del alumno por aprender.

Se requieren profesores profesionales que se preocupen por hacer bien la labor que les corresponde y dominen los contenidos de aprendizaje que enseñan para beneficio del educando; ya que el educador “no puede enseñar lo que desconoce, y cuando no domina lo que debe enseñar, lo más que puede es exhibir su ignorancia y sus limitaciones”. (Rosales, 2009, pág.7)

Esto se debe a que uno de los problemas principales que sigue viviendo la educación superior en México es la calidad del servicio que presta a la sociedad y como resultado tenemos estudiantes que egresan con falta de preparación laboral y disciplinaria para ejercer una educación de calidad e igualdad a la sociedad. Requiriendo con urgencia establecer nuevas reformas para actualizar la universidad pública y cumpla con las nuevas exigencias de enseñanza en un mundo cada vez más globalizado.

“Desde esta perspectiva se piensa, además, que la institución escolar de tipo superior debe orientarse a la formación de individuos capaces de integrarse eficientemente al aparato productivo; aunque cada vez cobra mayor fuerza la idea de formar profesionales emprendedores, capaces de autoemplearse”. (Rosales, 2009, pág.15) Por ello es necesario que las instituciones superiores formen profesores emprendedores aptos para el empleo que desempeñaran, se integren de manera eficiente a las labores educativas y den rendimiento en su trabajo.

Siendo necesario evaluar las actividades educativas que se realizan en el ámbito

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (19.1 Kb)  
Leer 12 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com