ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Libro De Oro


Enviado por   •  11 de Julio de 2011  •  10.610 Palabras (43 Páginas)  •  929 Visitas

Página 1 de 43

www.formarse.com.ar

EL LIBRO DE ORO

DE

SAINT GERMAIN

Contrariamente a lo que se ha venido diciendo res¬pecto a que el Maestro Saint Germain ha dejado una pro¬hibición de divulgación de su enseñanza tenemos el gus¬to de referir al estudiante al Capítulo N. ° 29, tercer pá¬rrafo, que dice textualmente:

«YO APRECIARÉ PROFUNDAMENTE TODA LA ASISTENCIA QUE LOS ESTUDIANTES BAJO ESTA RADIACIÓN PUEDAN DAR PARA QUE LOS LIBROS SEAN EDITADOS Y PUESTOS ANTE LA HUMANI¬DAD, YA QUE ESTE ES EL MÁS GRANDE SERVICIO QUE SE PUEDE OFRECER EN ESTE MOMENTO».

SAINT GERMAIN

EL LIBRO DE ORO DE LA HERMANDAD SAINT GERMAIN

Esta es la Sagrada Enseñanza que el Ascendido Maestro Saint Germain ha dispuesto para esta Su Era de Oro, y que forma el Tercer Ciclo de Enseñanza de la Hermandad Saint Germain, después de lo cual el discípulo queda en conoci-miento pleno de su PRESENCIA «YO SOY».

Cuanto más estudies y medites el contenido de este libro, más protegido y más elevado serás, aunque también se te hace notar que el Amado Maestro no titubea ni usa ningún disimulo para ponerte en cuenta de los peligros y castigos que te acarreas si enfocas tu atención en leyes, pasos y vi¬braciones inferiores a lo que El aquí te enseña.

Aquí están, pues, los Reglamentos Divinos. El cumpli¬miento de estos Reglamentos depende de ti.

CAPITULO I

La vida, en todas sus actividades, dondequie¬ra que ella se manifieste, es DIOS EN ACCIÓN. Es por la falta de conocimientos en la forma de aplicar el pensamiento-sentimiento, que los humanos es¬tán siempre interrumpiéndole el paso a la Esencia de Vida. De no ser por esa razón, la Vida expresaría su per¬fección con toda naturalidad y en todas partes.

La tendencia natural de la Vida es Amor, Paz, Belleza, Armonía y Opulencia. A ella le es indiferente quien la use y continuamente está surgiendo para manifestar de más en más su perfección, y siempre con ese impulso vivificador que le es inherente.

«YO SOY»

«YO SOY» es la actividad de la Vida. ¡Qué extraño es que los estudiantes más sinceros no siempre lleguen a captar el significado verdadero de esas dos palabras!

Cuando tú dices «YO SOY», sintiéndolo, abres la fuente de la Vida Eterna para que corra sin obstáculos a lo largo de su curso; en otras palabras, le abres la puerta ancha a su flujo natural. Cuando dices «Yo no Soy», tiras la puerta en plena cara de esta Magna Energía.

«YO SOY» es la plena actividad de Dios. Te he coloca¬do frente a frente infinidad de veces la Verdad de «DIOS EN ACCIÓN». Quiero que comprendas que la primera expre¬sión de todo ser individualizado en cualquier parte del Uni¬verso, bien sea en pensamiento, sentimiento o palabra, es «YO SOY», reconociendo así su Propia Victoriosa Divini¬dad.

El estudiante, al tratar de comprender y aplicar estas po¬tentes, aunque sencillas leyes, tiene que mantener una guar-dia estricta sobre su pensamiento y expresión, ya que cada vez que uno piensa o dice «no Soy», «no puedo» o «no ten¬go» está ahorcando la Magna Presencia Interior, consciente o inconscientemente y en forma tan tangible como si se co-locaran las manos alrededor del cuello de alguien; sólo que con respecto a una forma exterior el pensamiento puede ha-cer que la mano lo suelte en cualquier momento, mientras que cuando uno hace una declaración de no ser, no poder o no tener se pone en movimiento la energía ilimitada que continúa actuando hasta que uno mismo la ataja y transmu¬ta la acción.

Esto te mostrará el enorme poder que tú tienes para cali¬ficar, determinar u ordenar la forma en que quieres que ac¬túe la gran energía de Dios. Y te digo, amado estudiante, que la dinamita es menos peligrosa. Una carga de dinamita sólo desintegrará tu cuerpo, mientras que LOS PENSAMIENTOS IGNORANTES LANZADOS SIN CONTROL NI GOBIERNO ATAN A LA RUEDA DE LA REENCARNACIÓN INDEFINIDAMENTE , o sea que, mientras dure un decreto sin atajar, sin transmutar o disolver, conti¬núa imperando per sécula seculorum, ¡y por disposición del propio individuo!

Por esto verás cuan importante es que tú sepas lo que es¬tás haciendo cuando usas expresiones incorrectas impensa-damente, ya que estarás empleando el más potente y Divino Principio de Actividad en el Universo, o sea, el «YO SOY».

No comprendas mal. No se trata de una expresión o idea oriental, extranjera, vana, liviana, ni de ninguna exagera-ción. Se trata ni más ni menos que del más alto Principio de Vida usado y expresado a través de todas las civilizaciones que hayan existido. Recuerda que lo primero que toda for¬ma de vida consciente de sí misma expresa, es «YO SOY». Es mucho más que «yo existo». Es después, en su contacto con lo exterior, con actividades incorrectamente calificadas, que él comienza a aceptar cosas menores que «YO SOY».

Ahora ves, amado discípulo, que cuando tú dices «yo es¬toy enfermo» estás deliberadamente inviniendo la perfec¬ción natural que encierra el proceso vital. ¿No ves que lo es¬tás bautizando con algo ajeno que jamás poseyó?

A través de largas centurias de ignorancia e incompren¬sión, la humanidad ha cargado de falsedad e irrealidad hasta la atmósfera que la rodea, pues no tengo que repetirte que cuando tú anuncias «estoy enfermo» es una mentira flagran¬te respecto a la Divinidad. ¡Ella (YO) jamás puede ser sino Perfecta y llena de Vida y Salud!

TE PIDO, AMADO ESTUDIANTE, EN EL NOMBRE DE DIOS, QUE CESES DE EMPLEAR ESAS EXPRESIONES FALSAS RESPECTO A TU DIVI¬NIDAD, PUES ES IMPOSIBLE QUE TENGAS LIBERTAD MIENTRAS CONTI¬NÚES USÁNDOLAS. NO PODRÉ JAMÁS INSISTIR DEMASIADO CONTIGO EN QUE CUANDO VERDADERAMENTE RECONOZCAS Y ACEPTES LA MAGNA PRESENCIA DE DIOS «YO SOY» EN TU INTERIOR, POSITI¬VAMENTE, CATEGÓRICAMENTE, NO TENDRÁS MÁS CONDICIONES AD¬VERSAS.

En nombre de Dios te suplico que cada vez que te encuentres comenzando a decir o a comentar que estás en¬fermo, pobre, o en otras situaciones adversas, instantánea¬mente inviertas la condición fatal para tu progreso, y de¬clares mentalmente, pero con toda la intensidad de tu «YO SOY», ya que Él es todo salud, opulencia, felicidad, paz y perfección. Cesa de darles poder a las condiciones ex¬teriores, a personas, lugares y cosas. El «YO SOY» es el poder de reconocer la Perfección en

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (64 Kb)   pdf (303.2 Kb)   docx (41.1 Kb)  
Leer 42 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com