ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Buen Vivir


Enviado por   •  30 de Septiembre de 2011  •  2.362 Palabras (10 Páginas)  •  6.195 Visitas

Página 1 de 10

Gobierno Bolivariano de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras

Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas

Escuela Socialista de Agricultura Tropical

Psicología de Grupos

Profesora: Carmen Sequera

BUEN VIVIR

Participante

Martell Burguillos, Giovanni Manuel

Caracas, Agosto 2011

En la actualidad el mundo se enfrenta a una deshumanización, consecuencia del modernismo y consumismo que han implementado políticas para cambiar el sistema del buen vivir de los pueblos. Ahora, el modernismo impone todo lo químico, alimentos importados que destruyen las formas naturales de alimentación de las comunidades. Todo lo natural de los pueblos ha sido agredido por todos los productos industriales, dando como consecuencia seres que se convierten en consumistas y que no gozan de sus propios recursos.

Ante esta crisis generada por la civilización occidental hegemónica, nacida de la explotación ilimitada e irracional de la naturaleza y de los seres humano, con el fin de sostener la acumulación creciente del capital por una minoría oligárquica mundial, está resurgiendo el “Buen Vivir” como el nuevo paradigma civilizatorio posmoderno y anticapitalista, emergiendo de la sabiduría de nuestros ancestros.

La cosmovisión de los pueblos originarios se ha hecho más relevante hoy, cuando está amenazada la vida en el planeta por desequilibrios ambientales, generados por la voracidad insaciable del capital y el desenfreno consumista, incongruente con las necesidades humanas reales, pero sin el cual el sistema sucumbiría. Restaurar el orden natural no solamente es un asunto de construir un orden de convivencia en sociedad, sino también un proceso individual, familiar y comunitario.

Desde la perspectiva del “Buen Vivir”, la madre tierra es un sistema del que somos parte interdependiente los humanos. Desde la óptica antropocéntrica moderna, la naturaleza es una externalidad y una fuente inagotable de recursos con limitaciones manejables. El Buen Vivir implica el equilibrio sistémico entre naturaleza, sociedad y cultura, el cual supone la superación del capitalismo, causante de la ruptura del mismo.

La civilización occidental dominante es esencialmente integrista, le rinde culto al mito del estado unicultural y a su vocación colonial, desvalorizando las culturas originarias y desconociendo la diversidad cultural resultante de una resistencia milenaria. La civilización del “Buen Vivir” es una alternativa a la crisis de la modernidad, al postular la vigencia de la sociedad intercultural y comunal, que asume la diversidad como su principal fortaleza, y rompe con los mitos del estado liberal burgués, del mercado y del progreso.

Por cierto, el mito del progreso, según el cual, el desarrollo ilimitados de las fuerzas productivas conducirá siempre al progreso de la humanidad, no solo es propio del capitalismo, lo ha sido también del socialismo del siglo XX, propulsor también de un desarrollismo “socialista” fundado en el paradigma de la modernidad. El “Buen Vivir”, por sustentarse en el diálogo intercultural incluyente, sintetiza la utopía socialista en el siglo XXI.

El Buen Vivir requiere que las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades gocen efectivamente de sus derechos y libertades, y ejerzan responsabilidades en el marco del respeto a sus diversidades y la convivencia armónica con la naturaleza..

El concepto de Buen Vivir se proyecta en tres planos: El individual, El comunitario y de la naturaleza. El individual, al fomentar una vida sobria, basada en la satisfacción de las necesidades, es decir, en la vigencia de los derechos económicos, sociales y culturales, pero alejada del consumismo y de lo suntuario. El comunitario, en donde los índices de desarrollo humano se miden en lo colectivo: todos los derechos para todos y todas. Y de la naturaleza, conceptuada como la Pachamama, no sólo como el entorno o el medio ambiente sino como la fuente de vida y la única posibilidad de sobrevivencia de la especie humana.

Una naturaleza con derechos es inaplicable en el marco del libre mercado. El Buen Vivir es una ruptura con los dogmas del mercado que promueven el consumismo, la competencia entre las personas y la acumulación monetaria como sinónimo del poder sobre el otro.

La enseñanza de nuestros ancestros no es solo racional, tiene el ímpetu y la fuerza de la vivencia, la claridad de la mente y el corazón. Ante las nuevas condiciones de la realidad a las que nos ha llevado la modernidad, el desarrollo, el humanismo, el antropocentrismo, el deterioro de la vida y la vida en su conjunto, hoy emerge vigorosa, fuerte, traslúcida la voz de los pueblos indígenas originarios.

Vivir Bien nos hace reflexionar que debemos vivir en armonía y en equilibrio. En armonía con la madre tierra. La Pachamama que no es un planeta, no es el medio ambiente, es nuestra madre tierra. Vivir en armonía con el cosmos, porque el cosmos también tiene ciclos y ritmos, vivir en armonía con la historia, saber que estamos en la época del reordenamiento de la vida, de la revitalización de las fuerzas naturales ante la conducta antinatura del pensamiento occidental.

Para los pueblos, la Pachamama es vida, es como el vientre de nuestra madre, ella nos abriga, nos alimenta, nos da trabajo, en ella encontramos la alegría, por eso hay que cuidarla, hay que quererla, porque es la vida misma. Durante mucho tiempo la Pachamama ha sido maltratada, saqueada y desnudada, por

la voracidad del modelo económico y hoy se encuentra enferma, muestra de ello tenemos el cambio climático y los desastres naturales . Hoy estamos en alerta naranja en el mundo, por no haber comprendido el dolor de la Pachamama. Lo anterior exige que las políticas globales deban ser redireccionadas en la búsqueda de la reparación al daño causado a la Pachamama.

Por otro lado, nosotros tenemos la responsabilidad de ayudar a sanar esa enfermedad, puede ser con la forestación y reforestación, con el cuidado de los páramos, del agua y de los animales. También evitando las erosiones para sentir el aire y el calor del sol que nos da la vida, sin que sean interrumpidos con las políticas extractivitas que alteran la armonía de la Pachamama, vivir en armonía con la naturaleza, algo que retomaría los principios

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (14.8 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com