ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Wal-Mart, El Rostro Del Capitalismo Del Siglo XXI [Nelson Lichtenstein]


Enviado por   •  8 de Mayo de 2012  •  2.603 Palabras (11 Páginas)  •  844 Visitas

Página 1 de 11

Wal-Mart: El rostro del capitalismo del siglo XXI [Nelson Lichtenstein]

Desde su posición, la corporación ha proyectado una ideología de familia, fe y sentimentalismo pueblerino que coexiste en extraña armonía con un mundo de comercio transnacional, niveles de vida estancados y una estresante vida laboral.

Fundada hace menos de 50 años por Sam Walton y su hermano Bud, esta compañía de Bentonville, Arkansas, es actualmente a empresa más lucrativa del mundo. Con ventas que sobrepasan los 300 mil millones de dólares al año, Wal-Mart tiene ingresos mayores que toda Suiza. Opera en más de 5.000 tiendas gigantescas en todo el mundo, el 80% de ellas en Estados Unidos. En las ventas de mercancía genérica, Wal-Mart no tiene rival. En todo el mundo, emplea más de 1,5 millones de trabajadores, lo que la convierte en la mayor empleadora privada en México, Canadá y Estados Unidos. En 1985, Sam Walton era considerado el hombre más rico de Norteamérica; hoy sus herederos, que poseen el 39% de la compañía, son el doble de ricos que la familia de Bill Gates.

El éxito competitivo y la influencia política de esta corporación gigante le permiten a Wal-Mart reestructurar nuestras ciudades, determinar el salario mínimo real, romper acuerdos sindicales, fijar los límites en la cultura popular, fijar el flujo del capital por todo el mundo y establecer cierta diplomacia internacional con una docena de países.

Wal-Mart es ahora el modelo de negocios para el capitalismo mundial porque asume las innovaciones tecnológicas y logística más poderosas del siglo XXI y las pone al servicio de una organización en la que su éxito competitivo depende de la destrucción de todo lo que queda de las regulaciones sociales al estilos del New Deal (Nuevo Trato) y las sustituye, en Estados Unidos y en el mundo, por un sistema global que reduce despiadadamente los costos de la mano de obra. Por primera vez en la historia del capitalismo moderno, el modelo Wal-Mart ha convertido en rey al minorista y a los productores en vasallos. Así la compañía ha convertido a miles de sus empresas proveedoras en suplicantes temblorosos que luchan por reducir sus costos y exprimir hasta la última gota de la productividad de millones de obreros y miles de subcontratistas.

El economista Joseph Schumpeter acuñó la frase que aplicaría a Wal-Mart: “Destrucción Creativa”, proceso por el que un modo de producción y distribución capitalistas sustituye a otro.

Si nuevas invenciones y costumbres sociopolíticas hacen más barato y rápido comprar en vez de generar los mismos bienes y servicios, entonces los ejecutivos comenzarán a desguazar la gran empresa. De acuerdo con los analistas más eruditos y tecnológicamente informados de los negocios, la corporación contemporánea está condenada a la fragmentación en un mundo de comunicaciones rápidas y baratas y mercados cada vez más eficientes. La corporación virtual del siglo XXI estará formada por unos pocos miles de administradores y profesionales latamente cualificados que contratarán servicios no esenciales a firmas especializadas más baratas.

Wal-Mart ha logrado un gigantismo eficiente y altamente lucrativo. Esto se debe a que los precios de los productos y los servicios que compra en el mercado libre no han caído tan rápido como lo ha hecho el costo de administración dentro de una organización simple, con una producción o aprovechamiento de esos mismos insumos económicos. Para Wal-Mart todavía es más barato construir que comprar, y emplear trabajadores en lugar de subcontratarlos (subcontratar: proceso económico en el cual una empresa mueve o destina los recursos orientados a cumplir ciertas tareas hacia una empresa externa por medio de un contrato). Linda Dillman (Directora de Información de Wal-Mart) dijo en el 2004: “Tendríamos que estar locos para subcontratar. ¿Y la razón para este desdén? Podemos implementar las cosas más rápido que cualquier proveedor. Podemos salir de las instalaciones de esta área (Bentonville) al mundo entero a un costo que nadie puede imaginar.” De tal manera, las mismas tecnologías y costos necesarios que han llevado a la desintegración y descentralización de otras instituciones han permitido a Wal-Mart y otras compañías distribuidoras minoristas incrementar ampliamente su propio “espacio de control” administrativo.

Control Centralizado.

Wal-Mart contaba con la mayor red de comunicación vía satélite, que le permitía a Walton no solo difundir sus discursos moralistas, sino que también un comprador podía mostrar a los jefes de departamento el mejor modo de presentar los nuevos productos. Al respecto, Bob Ortega, biógrafo de Walton dijo: “Wal-Mart creaba un sistema en que todo momento daba a sus ejecutivos una información completa de donde se encontraban los productos y cuán rápido se movían”. Ellos conocían exactamente los costos de la mano de obra, desde el camionero, a los almacenes, los salarios, las horas, los recesos, y los beneficios de cada empleado en cada tienda. Ortega señala que en las tiendas individuales de Wal-Mart, los termostatos se manipulaban desde Bentonville.

Revolución Logística

Una de las innovaciones más importantes para ampliar el espacio de control de Wal-Mart ha sido una revolución logística mundial. Un contenedor intermodal que estaba presente en cada puerto almacén y estación de ferrocarril. Este puente de barcos de contenedores gigantes está repleto de productos destinados a las tiendas big-box de E.E.U.U. Wal-Mart, Home Depot y Target son responsables del 45% de las mercancías importadas por estas grandes compañías. Según Edna Bonacich, estos contenedores son arrastrados a través del pacifico, no empujados. En un sistema de empuje, las grandes producciones generan una eficiencia de escala que produce excedentes de almacenamiento. Pero en un sistema de arrastre, los minoristas monitorizan el comportamiento de los consumidores con meticuloso cuidado y transmiten las preferencias de los consumidores por la cadena de suministros. Para los minoristas esto es la “entrega eficiente” o justo a tiempo. Wal-Mart no es simplemente un minorista gigante, sino cada vez más en enorme productor.

El dominio de Wal-Mart sobre las tecnologías de la información y la revolución logística explican en parte el éxito de la compañía. Al mismo nivel de importancia, Wal-Mart ha sido el beneficiario y la fuerza motriz que subyace en la transformación en la política y la cultura de un sistema de negocios que ha surgido de un post-Nuevo Trato norteamericano sureñizado y desindicalizado.

Wal-Mart tuvo éxito en establecer un estándar dominante de precios bajos en las minoristas big-box, y fue consecuencia de: una economía al por

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (16.9 Kb)  
Leer 10 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com