ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Historia en la escuela primaria


Enviado por   •  27 de Agosto de 2011  •  1.582 Palabras (7 Páginas)  •  507 Visitas

Página 1 de 7

INTRODUCCIÓN

En el presente ensayo se manejaran diversos cuestiones por las cuales el estudio de la historia en la escuela primaria es tan necesario e importante para la formación de los alumnos que la cursan, así como la mejor manera en que el maestro pudiese presentar su clase ofreciendo a sus alumnos un verdadero conocimiento significativo y una comprensión más clara del pasado para entender mejor el presente en el que él vive logrando reflexionar sobre las decisiones de los personajes de la historia e involucrar todas las causas que llevaron a dicho suceso histórico.

DESARROLLO

Al hablar de enseñar historia en la primaria, la mayoría recordamos nuestras clases en el aula escolar, repitiendo fechas importantes, sucesos cronológicamente detallados o incluso transcribiendo o resolviendo un cuestionario acerca de algún tema relevante del libro.

La historia no sólo es el encuentro con el pasado, sino la posibilidad de entender el presente, conjugando sus múltiples y diversos procesos, con el fin de mejorar el futuro.

Pero al pasar de los años, generalmente, ninguno de nosotros recuerda los que estudiamos, memorizamos o “aprendimos” porque en realidad no lo aprendimos quedando únicamente recuerdos aislados.

Pienso que la necesidad de aprender es algo que se debe desarrollar a lo largo del tiempo y poco a poco y no como algún don innato que surge espontáneamente al presionar un botón. Nuestros maestros debieron buscar la manera de desarrollar esa necesidad, no solo para la historia, para todo lo que hagamos, porque lo único que se logra con esforzarse lo mínimo posible, es formar un generación de conformistas que no aspiran a más de lo que el resto les pueda dar.

La historia registra la experiencia humana adquirida a lo largo del tiempo, esto mostrará al niño, que aprender historia no es un proceso aburrido, sin sentido y propio de la memorización que nunca servirá de nada, sino hay que enseñarle a los alumnos que aprender esto permitirá enriquecer nuestros saberes y comprender el porqué paso esto o aquello, para evitar, de esta manera, en situaciones similares que nuestros antepasados, cometer los mismos errores que resultaron poco beneficiosos para la mayoría.

Por esto, la enseñanza de la historia no puede quedarse en el simple dictado de clase, o de copias de resúmenes esperando que el alumno memorice una determinada cantidad de datos, en donde el maestro es la única fuente de conocimientos dejando de lado la interacción entre el maestro y alumnos, y su opinión respecto al tema en discusión.

Es deber de todo aquel que enseña historia, preguntarse acerca de su relación con el proceso histórico, motivar a sus alumnos a hacer lo mismo, haciendo que se cuestionen sobre el por qué de cada hecho y de las consecuencias que tuvo.

Jorge Basadre (1903), explicó la finalidad de la enseñanza de la historia: “...el propósito de entender lo que pasó, lo que sucede actualmente y lo que el futuro puede albergar; junto con el gusto por conocer para valorizar, ubicar, explicar, interpretar y, sobretodo, comprender; es historicidad...”.

Jorge Basadre (1903) también nos menciona sobre algunas dificultades que se presentan al enseñar la historia a los niños es aquí cuando estas dificultades se vuelven un reto para los maestros.

Los niños, en los primeros grados, asocian el tiempo con sus acciones cotidianas, como la hora de levantarse o de dormir. Junto con el desarrollo de dicha noción se debe desarrollar la noción de cambio, que los niños comprendan que todo cambia, incluso ellos, con el paso del tiempo y que todo tiene una historia. Por ello es importante hacer comparaciones con cosas en que ellos puedan percibir el cambio.

Alguno de los retos principales es hacer que el niño tenga noción del tiempo y del espacio, muy difíciles por cierto de formar en los alumnos de la escuela primaria, para los cuales no hay pasado y presente, ni venidero, puesto que viven en el momento actual sin distinguir lo pasado sino con estas palabras: ayer, entonces, y lo futuro con estas otras: otro día mañana, después, etc. y por lo que respecta a los lugares tienen conceptos completamente estrechos: para ellos el mundo es la aldea, el pueblo o la ciudad en que viven.

Las nociones de tiempo son en los alumnos por completo vagas, especialmente en los primeros grados escolares. Es preciso por lo tanto ir poco a poco aclarando y completando esas nociones, que son imprescindibles para que las narraciones de los sucesos humanos tengan sentido. Para formar las ideas cronológicas el maestro puede proceder presentando a los niños ejemplos concretos, sencillos y muy conocidos y al alcance de su incipiente mentalidad.

Poco a poco se aclararán los conceptos relativos al tiempo llamados día, mes, año, siglo, muchos siglos; paulatinamente también se irán explicando y completando estas ideas que son necesarias para la localización cronológica de la Historia,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (9.8 Kb)  
Leer 6 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com