ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Cuerpo Mente


Enviado por   •  3 de Septiembre de 2012  •  3.509 Palabras (15 Páginas)  •  397 Visitas

Página 1 de 15

La filosofía de la mente se ocupa de la naturaleza de los estados mentales, de sus efectos y sus causas. La cuestión del comportamiento de los estados mentales y físicos ocupa aquí un lugar central. Además de las cuestiones ontológicas acerca de la naturaleza de los estados mentales, la filosofía de la mente estudia cuestiones epistemológicas en torno a la cognoscibilidad de la mente.

El problema mente-cuerpo

El punto central de la filosofía de la mente es el problema mente-cuerpo. En su origen está la pregunta: ¿cuál es la relación entre los estados mentales (o la conciencia, lo psíquico, el alma) con los estados físicos (o el cerebro, lo material, el cuerpo)? ¿Se trata de dos sustancias diferentes? ¿O son lo mental y lo físico una sola cosa? Estas son las preguntas fundamentales de la filosofía de la mente. No obstante, las respuestas suscitan un sinfín de nuevas preguntas: ¿Son libres nuestro pensamiento y nuestra voluntad? ¿Podrían las computadoras poseer una mente? ¿Puede existir la mente sin el cuerpo? La filosofía de la mente es por tanto un estudio con ramificaciones muy diversas.

La primera formulación clásica del problema mente-cuerpo se debe a René Descartes.1 Pero la reflexión acerca de la relación entre la mente y el cuerpo se remonta hasta la antigüedad. Platón defiende un dualismo explícito, que se pone de manifiesto en su argumentación en favor de la transmigración del alma: Si el alma sobrevive a la muerte del cuerpo, ha de ser algo diferente de este.2 En esto es diferente. Aristóteles postula un "pneuma", que, como principio de la vida, se encuentra en todo ser vivo, pero que no es algo contrapuesto al mundo material y corporal. En la Edad media cristiana (escolástica) la distinción entre el cuerpo y el alma inmaterial es piedra angular del filosofar. La influencia de la filosofía medieval es evidente en la formulación cartesiana del dualismo.

La mayoría de las personas perciben intuitivamente un abismo entre los fenómenos mentales y los físicos. Esto ha llevado a que durante largo tiempo los puntos de vista dualistas fueran los predominantes en la filosofía de la mente. Hoy en día la mayoría de los filósofos defiende posiciones materialistas. Sobre esta base debe no obstante darse respuesta a la cuestión de cómo se explica la conciencia desde el punto de vista materialista.

Aristóteles es uno de los filósofos antiguos al que le interesó el problema del cuerpo y el alma y lo trató sistemáticamente en uno de sus tratados: De anima. A lo largo de todo el tratado está siempre la pregunta de la relación alma-cuerpo como tensión de fondo, aunque como tal aparece explícitamente tratada en el capítulo uno del libro segundo y gran parte del libro tercero. En términos generales, para Aristóteles el alma es la forma del cuerpo, en el sentído metafísico estrícto que le da a este término, es decir como su entidad definitoria. El alma no es algo que sea independiente del cuerpo, o que participe de él, como pensó, al parecer, Platón. La distinción que se puede hacer entre cuerpo y alma es sólamente lógica, es decir, hecha por el lógos. De todos modos Aristóteles acepta, sí, que una parte del alma sea separable, el nous o intellecto, pues como tal es algo que ha venido "desde fuera".

Platón es otro que se preocupó del problema. Por ejemplo en el Fedón. Pero por el poco conocimiento que tengo del diálogo no le digo nada de él. Sócrates, a pesar que afirmaba enfáticamente que lo que más le importaba era el cuidado del alma, jamás se planteo el este problema, según se puede deducir de los primero diálogos platónicos, como un problema metafísico.

Como tal el problema mente-cuerpo aparece en la modernidad (me refiero a los términos), pero es el mismo problema que el de la antiguedad básicamente. A lo que voy es que "mente" y "alma" son en ralidad sinónimos en la modernidad, por lo menos hasta donde yo conozco. Como dice el post anterior Descartes se dedicó también de manera sistemática a tratar este problema, y no podía ser menos luego de plantear la división entre res cogitans y res extensa. De él no conozco mucho en lo referido a este punto, sino sólo por la crítica que Leibniz, filósofo del siglo XVII-XVIII, le hace. En su tiempo habían dos soluciones principales a este problema: la mecanicista y la ocasionalista. Descartes era de los primeros. Descartes incluso llegó a identificar específicamente el lugar del alma en el cuerpo, sin embargo dejaba sin explicar el cómo podía relacionarse algo material con algo de por sí inmaterial, como lo es el alma. La solución ocasionalista separaba ambas naturalezas y explicaba el intercambio de una a otra por la intervención de Dios en cada caso. Leibniz plantea una tercera alternativa, que es mucho más radical. A él le importaba salvar la esponteneidad del alma, es decir su independencia de cualquier factor físico que puediera afectarle en un sus decisiones. Por ello Leibniz llegó a plantear la separación radical de cuerpo y alma. No se tocan en un sólo punto. No existe la influencia mutua, en ningún sentido. La coincidencia perfecta de sucesos en una y otra naturaleza, por ejemplo el pinchazo y el dolor, se explica por un principio superior, el de la armonía preestablecida.

La filosofía de la mente se ocupa de la naturaleza de los estados mentales, de sus efectos y sus causas. La cuestión del comportamiento de los estados mentales y físicos ocupa aquí un lugar central. Además de las cuestiones ontológicas acerca de la naturaleza de los estados mentales, la filosofía de la mente estudia cuestiones epistemológicas en torno a la cognoscibilidad de la mente.

El problema mente-cuerpo

El punto central de la filosofía de la mente es el problema mente-cuerpo. En su origen está la pregunta: ¿cuál es la relación entre los estados mentales (o la conciencia, lo psíquico, el alma) con los estados físicos (o el cerebro, lo material, el cuerpo)? ¿Se trata de dos sustancias diferentes? ¿O son lo mental y lo físico una sola cosa? Estas son las preguntas fundamentales de la filosofía de la mente. No obstante, las respuestas suscitan un sinfín de nuevas preguntas: ¿Son libres nuestro pensamiento y nuestra voluntad? ¿Podrían las computadoras poseer una mente? ¿Puede existir la mente sin el cuerpo? La filosofía de la mente es por tanto un estudio con ramificaciones muy diversas.

La primera formulación clásica del problema mente-cuerpo se debe a René Descartes.1 Pero la reflexión acerca de la relación entre la mente y el cuerpo se remonta hasta la antigüedad. Platón defiende un dualismo explícito, que

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (20.9 Kb)  
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com