ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Psicologia Dl Desarrollo Infantil


Enviado por   •  31 de Julio de 2011  •  9.563 Palabras (39 Páginas)  •  2.185 Visitas

Página 1 de 39

HISTORIA Y NATURALEZA

DE LA PSICOLOGÍA DEL DESARROLLO

HUGO ESCOBAR MELO

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

RESUMEN

Este documento tiene como propósito central presentar una visión de la psicología del desarrollo como área de conocimiento específico, que aborda la comprensión del cambio-progreso y la formación de diversos procesos psicológicos durante el transcurso de la vida. El texto identifica los antecedentes históricos clásicos de la actual psicología del desarrollo, sus grandes hitos, discute algunos enfoques frente al concepto “desarrollo” y plantea una reflexión teórica desde la perspectiva de la intersección disciplinar. Propone que la psicología del desarrollo presenta rupturas y transformaciones en términos de

a) superación de la imagen del niño como un adulto en miniatura; b) el niño, organismo que se adapta y evoluciona; c) la evolución del niño, el adolescente y el adulto, objetos de estudio distintos; d) el sujeto como pensador lógico y científico natural situado en la intersubjetividad; e) identificación y caracterización de competencias neonatales insospechadas, analogías, homologías y racionalidad mejorante; y f) estudio de las transiciones inevitables por la vejez y la muerte. Discute algunos debates actuales en el contexto de una concepción de desarrollo que presenta transformaciones, rupturas, regresiones y reorganizaciones con progresiones que no necesariamente establecen conexiones lineales entre los puntos de partida con los de llegada.

Palabras clave: desarrollo, historia de la psicología, epistemología, procesos cognoscitivos, desarrollo cognoscitivo.

1. Antecedentes históricos

Los antecedentes históricos particulares de la psicología del desarrollo son tan antiguos como la ciencia de la psicología en general; Delval (1988) propone seis grandes períodos sobre la historia del estudio del niño y del adolescente, que constituyen un marco histórico coherente, asaber:

a) “el período de las observaciones esporádicas”; b)“la aparición de las primeras observaciones sistemáticas”;c) “la constitución de la psicología del niño como una disciplina independiente”; d) “la consolidación de la disciplina y los primeros atisbos de una psicología evolutiva”;e) “el desarrollo sistemático; la pugna entre acumulaciónde datos y teorías”; y f) “la convergencia entre la psicología evolutiva y la psicología experimental”.

Piaget (1982), por su parte, señala cinco fases similares a las anteriores frente a la psicología del niño, psicología que se toma en este texto como espejo precursor de la psicología del desarrollo humano en general: i) “fase de las observaciones aisladas”; ii) “fase de las biografías”,

iii) “fase de los test mentales estandarizados”, que proporcionó conocimientos cuantitativos más no acerca de los mecanismos explicativos de desarrollo; iv) “fase de los estudios clínicos”, que desarrolló conocimientos sobre los contextos de vida, la actividad, la maduración del sistema nervioso, además de destacar la influencia del factor social y educativo; y v) “fase de investigaciones acerca de la construcción de estructuras del comportamiento”, en diversos órdenes, tales como el pensamiento, la representación social y el juicio moral, entre otros.

Si bien las anteriores etapas históricas poseen una enorme pertinencia y coherencia, es necesario identificar y postular hitos conceptuales que señalen las rupturas e innovaciones epistemológicas acaecidas frente a la concepción de los niños, adolescentes y adultos; dichas rupturas se producen de cara, tanto a las representaciones sociales de los académicos, como a las representaciones sociales que circulan en el resto del entramado cultural; para tal efecto aquí se proponen los siguientes hitos de ruptura y transformación: a) superación de la imagen del niño como un adulto en miniatura; b) el niño, organismo que se adapta y evoluciona; c) la evolución del niño, el adolescente y el adulto, objetos de estudio distintos; d) el sujeto como pensador lógico y científico natural situado en la intersubjetividad; e) identificación y caracterización de competencias neonatales insospechadas, analogías, homologías y racionalidad mejorante; f) la transición inevitable por la vejez y la muerte.

a) Superación de la imagen del niño como un adulto en miniatura

Las representaciones sociales de conocimiento de los “académicos”, y las del resto de los actores sociales frente al niño y el adolescente van sin duda de la mano en las diferentes épocas; el niño y el adolescente no existirán como tales durante un gran período de la historia de Occidente, ya que se verán fusionados en una concepción adulta prevaleciente. El niño es considerado como un adulto en miniatura y el adolescente estará ausente de la escena hasta después de la revolución industrial; igualmente se debe señalar la coexistencia de múltiples representaciones sociales y de diversa índole atadas a las idiosincrasias de los pueblos a lo largo de su historia.

2 Frente a las representaciones sociales de conocimiento de los “académicos” o científicos se puede señalar que éstas se alimentan de las representaciones que circulan en la sociedad en general, superándolas, dándoles los giros conceptuales adecuados y, en el mejor de los casos, la validez teórica requerida para convertirlas en reglas, normas y signos insertados en la sociedad como códigos para el actuar, y para determinar las políticas de intervención y las concepciones institucionales pertinentes; recordemos que la ciencia, y en este caso la psicología del desarrollo, funciona como disciplina prescriptiva del actuar social.

3 El proceso de evolución de las representaciones sociales frente al niño y el joven es, sin duda, toda la historia de la psicología del desarrollo, que se puede rastrear desde la antigüedad; al respecto, Delval (1988) cita a Platón en La República cuando se refiere a los aspectos educativos que deben seguir los hombres frente al aprendizaje, a través del deleite del juego; igualmente dicho autor se refiere a Aristóteles en la Ética a Nicómaco, como también en el texto de La política; Delval (1988) y Perinat (1998) destacan que en la tradición pedagógica las referencias a los niños se remontan a la Biblia, los griegos y los romanos.

Bower (1983) expone que la psicología del desarrollo tiene un amplio pasado como conocimiento práctico, pero una corta historia como ciencia propiamente dicha; en términos de dicho conocimiento de sentido

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (64 Kb)   pdf (281.4 Kb)   docx (34.8 Kb)  
Leer 38 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com