ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

ASIA EN EL SIGLO XIX Y XX


Enviado por   •  5 de Diciembre de 2012  •  11.154 Palabras (45 Páginas)  •  3.334 Visitas

Página 1 de 45

Siglos XIX y XX: Asia

RESUMEN

Se crea la ONU (y eso es una fortaleza)

Las desventajas de esto es que los países del tercer mundo tienen que empezar desde cero.

La descolonización de África y Asia consistió en la independización de estos continentes. Hubo distintas revoluciones para poder obtener la independencia. Muchos países lograron su independencia por movimientos nacionalistas.

El imperio otomano cae en la primera guerra mundial porque estaba del lado de Alemania, luego surge Turquía quien participa en la II guerra mundial de parte de los aliados.

El conflicto árabe-israelí consiste en la división de Palestina. Ya que consideraban que ese territorio era importante tanto para los árabes como para los israelis entonces dividieron el territorio en Israel y palestina.

Historia de Asia Oriental II: los siglos XIX y XX es una asignatura troncal de 6 créditos dentro del programa de los Estudios de Asia Oriental de la UOC. Para poder cursarla hay que haber superado previamente la asignatura Historia I: los imperios de Asia Oriental.

El siglo XIX representa un cambio histórico enorme, respecto a su pasado imperial, para los países de Asia Oriental. Tanto China como Japón y Corea se tendrán que enfrentar con la llegada de las grandes potencias occidentales a sus costas, con resultados diferentes. La inferioridad militar de las naciones de Asia Oriental llevará a respuestas muy diferentes: desde el impulso modernizador de la segunda mitad de siglo XIX de Japón a la crisis militar, económica y política de China durante la misma época. Corea estará sometida al dominio de las naciones que la rodean y será testigo y protagonista del ímpetu imperialista japonés, ya desde la primera década de siglo XX.

El siglo XX es un periodo de convulsiones en Asia Oriental: la modernización y militarización del imperio japonés que la empuja a iniciar la Segunda Guerra Mundial, la ruina económica y política y la guerra civil en China, el sometimiento colonial y la guerra civil en la península de Corea. La segunda mitad de siglo dejará un panorama desigual en estos países: el resurgimiento económico de Japón, la China comunista y la Corea dividida, a los que se unirá un nuevo elemento: Taiwan.

La expansión rusa en Asia central

La expansión rusa por Asia se orientó principalmente en tres direcciones: por el sur, hacia el Cáucaso; por Asia septentrional, hacia el Pacífico, y por Asia central.

La expansión hacia los territorios situados entre los mares Negro y Caspio, por el Cáucaso, le hizo entrar en conflicto con Turquía y lograr la incorporación de Kuban, Daguestán, Georgia (1878) y norte de Armenia, región donde se construyó el ferrocarril transcaucásico.

Hacia Asia septentrional, desde el siglo XVI, se estaba produciendo la expansión rusa por Siberia hacia Extremo Oriente y el Pacífico, con la ocupación de la región de Amur en 1850-1860. Se firmaron tratados entre Rusia y China en 1858-1860 y se fundó el puerto de Vladivostok y el asentamiento en la isla de Sajalin en 1860.

Poco después, Rusia realizó la construcción del ferrocarril transiberiano (1892-1904) para colonizar estas regiones, aunque en 1867 vendió el territorio de Alaska a Estados Unidos. Rusia se convertía así en una potencia presente en el Pacífico y activa en Extremo Oriente, donde estalló la guerra ruso-japonesa de 1905 que terminó con la derrota rusa y el tratado de Portsmouth.

Hacia Asia central y el Turkestán, Rusia ocupó regiones que le dieron la soberanía sobre un extenso territorio. Tras haber iniciado una aproximación desde el siglo XVII, durante el decenio 1820-1830 Rusia buscó una frontera estable ante los ataques de los kanatos de Turkestán.

En el decenio siguiente se construyó un fuerte en la península de Manguylak, se realizó una expedición contra Khiva y, entre 1840 y 1850, se construyeron fuertes al sur de Orenburg, mientras que en el este se fundó Kopal, al pie de los montes Ala-Tau, en 1847, con lo que se aseguró la región septentrional del río Ili.

En 1853 Rusia dirigió una expedición hacia el norte del Syr-Darya. En el este las tropas rusas ocuparon la región meridional del río Ili y fundaron la ciudad de Vernyi en 1845. La parte occidental de la estepa quedó organizada dentro de la provincia de Orenburg, en 1859, y la parte oriental pasó a ser una provincia administrada desde Omsk, mientras que la provincia de Semipalatinsk fue constituida en 1854.

Las operaciones militares se reanudaron ante la necesidad de abastecimiento de algodón, y en 1864 se organizaron dos expediciones que salieron de Vernyi y de Perovsk y que conquistaron ciudades y territorios de Turkestán. Los rusos ocuparon el valle de Chu y cercaron la estepa kazaca con una línea de fuertes.

Para el gobierno ruso, el principal motivo de las operaciones militares era asegurarse una línea fronteriza que pudiera ser bien defendida, por lo que tenía que avanzar hasta alcanzar las fronteras de estados firmemente establecidos. Rusia también pretendía tranquilizar a Gran Bretaña, que consideraba que la expansión rusa podía constituir una amenaza sobre sus territorios indios, especialmente Afganistán.

Los territorios ocupados fueron organizados en 1865 en la provincia de Turkestán, que dependía del gobernador general de Orenburg. En 1865 fue ocupada Tashkent y en 1866 fue invadida Bujara y Kokand fue conquistada. Por un decreto imperial de 1867 se creó el cargo de gobernador general de Turkestán, con sede en Tashkent, que tendría bajo su autoridad a todas las tierras conquistadas en la región desde 1847. En aquellos momentos se consideraba el río Amu-Darya como la frontera meridional lógica del estado ruso.

En 1868 el emir de Bujara reunió sus fuerzas en Samarkanda y el gobernador de Turkestán invadió sus territorios. El emir capituló y en 1868 firmó un tratado con Rusia por el que Bujara cedía diversas ciudades, que fueron incorporadas a Turkestán y, después, formaron la provincia de Samarkanda. Además, en 1871 Rusia ocupó los territorios chinos del valle alto del Ili, a los que renunció tras conversaciones con China en 1883.

Las siguientes acciones expansivas se dirigieron hacia el kanato de Khiva, ocupado en 1873, y Kokand, anexionado a Rusia en 1886. La ocupación de Marv representó una amenaza para la India y provocó incidentes diplomáticos con Gran Bretaña, resueltos mediante el convenio fronterizo ruso-afgano de 1887.

Los intentos rusos de conquistar la meseta de Pamir, en 1891, fueron resueltos mediante el convenio anglo-ruso de 1895. Se concedió a Rusia

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (67 Kb)  
Leer 44 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com