ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

INVESTIGAN LA FORTALEZA DE SAN FERNANDO DE OMOA Y TEGUCIGALPA Y SU ARTE COLONIAL


Enviado por   •  8 de Noviembre de 2012  •  Tesis  •  1.963 Palabras (8 Páginas)  •  656 Visitas

Página 1 de 8

INVESTIGAN LA FORTALEZA DE SAN FERNANDO DE OMOA Y TEGUCIGALPA Y SU ARTE COLONIAL

Omoa fue un pueblo de indios en 1536, repartido por Pedro de Alvarado a Luis del Puerto, pero a finales del siglo XVI se despobló por completo. En1752, fue refundado bajo el nombre de Omoa, con la idea de construir una fortaleza y establecer un puerto libre del peligro de corsarios en la costa norte de Honduras, se le encomendó al ingeniero español Luis Diez Navarro. La Fortaleza de San Fernando de Omoa es, quizá, el lugar histórico más conocido de Omoa, y posiblemente, la estructura de defensa colonial más importante en toda Centroamérica.1 En 1759 el rey Fernando VI de España autorizó la construcción del fuerte, la cual se terminó en 1775. Fue construido por los indígenas y algunos de los esclavos africanos, con el propósito de defenderse de los piratas. En aquel tiempo el terreno era de tierra arenosa, porque la arena retenía demasiada agua cuando llovía y humedecía las paredes, desgastándolas y haciéndolas menos resistentes. Las paredes eran hechas mayoritariamente por piedras y coral, para que fuesen bastante resistentes. Algunas de las bóvedas tenían barrotes muy gruesos, porque un tiempo fue usado como prisión. Durante la colonia, Omoa fue el puerto más importante en la costa atlántica de Centroamérica, ya que protegía del peligro al botín de plata y los pueblos de la costa, motivo por el cual fue atacada muchas de veces por los piratas y corsarios que buscaban adueñarse de las riquezas que desde las colonias se enviaba a España. Los caballos y caballeros subían a la parte de arriba, ya fuese para entregar cargamentos, para observar o para la batalla.

El 3 de Octubre de 1870, siendo presidente el General José María Medina ordenó mediante "Acuerdo Gubernamental" que se suprimiera como prisión las insalubres bóvedas del castillo español de San Fernando de Omoa; por motivos de humanidad, muchos hondureños y extranjeros fallecieron en estas cárceles, mientras eran prisioneros por las guerras.

San Fernando de Omoa, es el fuerte más grande de toda Centroamérica y es el segundo mayor en toda América. Su área es de 4.400 metros cuadrados. En la entrada se encuentra bien conservado el escudo real de la corona española.

Descripción del Fuerte

El local esta dividido en 31 bóvedas, de las cuales, una estaba designada para capilla. En las otras bóvedas estaban: las cocinas, las oficinas administrativas, el polvorín y el armero. En la parte de la terraza estaban colocados los cañones. Las paredes del fuerte, tienen una forma de un semicírculo o bien, de un arco y una flecha, dichas paredes tienen formas redondeadas para cubrir el impacto de las olas del mar. Las casa de guardia, ubicadas en la parte de arriba, tienen un diseño barroco. Al lado de la fortaleza se encuentra un área que en su día albergó viviendas, pero que tuvieron ser demolidas por necesidades de material de construcción, y finalmente fue usada como cementerio.

Es de hacer notar que cuando fue construida la fortaleza ésta quedaba a unos pocos metros de distancia del mar, ahora se puede apreciar que la costa ha ganado más playa separando una buena parte el castillo del mar. Pero, cuando este bastión estaba en pleno apogeo fue atacado 3 veces por piratas. La primera vez fue por los ingleses, que la tomaron, fue la primera y última vez que extranjeros tomaron posesión del fuerte. Después, fue peleado y vuelto a recuperar por los españoles. La segunda vez, fue atacado por el pirata Luis, que era de origen francés. A pesar de que no causó tanto daño, sí robo varias cosas de valor. La tercera vez fue atacado por piratas, también, y esta vez, fue la de menos impacto. Pero, aun cuando la amenaza de piratería había cesado. Y nuevamente, después de haber servido este propósito como oficina central de gobierno local, el fuerte fue utilizado como una prisión por las autoridades, y eventualmente fue abandonado por un buen tiempo.

Se dice que a algunos prisioneros se les condenaba a estar bajo una llave que dejaba caer una gota de agua fría a la vez, y así, al prisionero condenado se le iba enfriando poco a poco el cerebro hasta que éste quedaba congelado y moría. Se dice también que les decían que el que lograra quedar vivo después de todo esto, se le era perdonado y dejado libre. Uno de los muchachos fue condenado a esta tortura y logró salvarse, poniéndose una moneda en el lugar en el que caía la gota, y así logro salvarse de este castigo y que lo perdonaran. Sin embargo, cuando le preguntaron a una señora que había vivido en el tiempo en el que este castigo era dado, si ella había oído hablar de esta tortura, respondió que nunca había oído hablar de tal cosa. Por lo que se dice, que posiblemente sólo es una leyenda o que lo decían a los prisioneros para infundir miedo.

En 1536 las autoridades españolas localizadas en Guatemala necesitaban un lugar seguro y de fácil acceso para el embarco y desembarco de mercadería entre España y los puntos claves de Centroamérica. Fue por eso que estos salieron en busca de un lugar seguro, el cual lo encontraron en Omoa. Fue así como en 1752, fue fundado el puerto de Omoa bajo el nombre de Camoa, nombre que le duró al municipio hasta1795, cuando se le dio el nombre actual.

Luego de su fundación, Omoa se convirtió en un puerto no solamente seguro y de fácil acceso, pero también un puerto muy importante por mucho tiempo. Sin embargo, esa importancia se fue perdiendo por un par de razones: La destrucción del municipio en un par de oportunidades por incendios, y finalmente la construcción de Puerto Cortés o Puerto Caballos como era llamada en tiempos coloniales, al este y muy cercano a Omoa. Esto último, terminó por sellar la suerte de Omoa, convirtiéndolo en un pequeño poblado de atracción meramente turístico o de pescadores.

La economía de Omoa se mantiene primordialmente activa, a base de la pesca de sus pobladores. En el municipio se encuentran aproximadamente unos 600 pescadores nativos, que cuentan con unas 400 embarcaciones. Estos llegan a capturar unas 220 mil libras de pescado, anteriormente se cultivaba cacao y en su oportunidad los cultivos cítricos de naranja eran aprovechados

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (11.9 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com