ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Museo Memoria Y Tolerancia


Enviado por   •  28 de Noviembre de 2012  •  1.135 Palabras (5 Páginas)  •  618 Visitas

Página 1 de 5

LOS 7 HABITOS DE LA GENTE ALTAMENTE EFECTIVA

HABITO 7: AFILAR LA SIERRA

Es el hábito de la auto-renovación, el mantenimiento básico necesario para mantener los hábitos restantes funcionando adecuadamente.

Afilar la sierra implica idear un programa balanceado, sisté-mico, para la auto-renovación en cuatro áreas fundamentales. Debe dedicar al menos una hora cada día trabajando en ellas:

- Dimensión física: incluye ejercicio físico, nutrición y manejo del Stress. Al comer adecuadamente, y ejercitarse 30 minutos al día, logrará mejorar su fuerza y resistencia en forma proactiva. De no hacerlo, su cuerpo se debilita.

- Dimensión espiritual: renovar su compromiso con sus valores (del hábito 2) mediante la revisión de su misión personal,

La efectividad, como se mencionó anteriormente, se logra cuando se puede mantener el equilibrio entre la producción (P) y la capacidad de producción Sin embargo, es frecuente que la gente esté demasiado ocupada produciendo (aserrando) para prestar atención al mantenimiento de su medio de producción (afilar la sierra). La razón por la cual esto ocurre es que el mantenimiento pocas veces produce dividendos importantes en forma inmediata.

COMO APLICAR ESTE HABITO EN MI VIDA:

Debo de aceptar que este habito lo tengo descuidado especialmente el físico yo lo excuso con que estudio en la mañana y trabajo por la tarde noche y no me da tiempo, pero la verdad es que si yo quisiera de verdad tener este habito podría hacerlo sin bronca.

En el lado espiritual lo cuido mucho, me gusta hacer yoga, meditar y tener en claro o ser sincera conmigo y pensar en las cosas malas que dije o como actué y tratar de pedir perdón o solucionar el problema aunque a veces no es fácil.

Pero volviendo al lado físico se que tengo que acondicionarlo en mi día a día porque me hace mucha falta.

EL OCTAVO HÁBITO

El octavo hábito supone escuchar nuestra propia “voz interna” y enseñar a los demás a identificar la suya propia. Se trata de enseñarle a los demás el arte de sacarle provecho a lo que es propio de cada individuo; de modo que cada persona se vuelva indispensable en la organización en virtud de sus capacidades irrepetibles.

SACARSE LA SANGRE EN LA MODERNIDAD

Los paradigmas son muy poderosos. El viejo paradigma de la Era Industrial sostenía que la gente no era más que un insumo, parecido a ciertas materias primas como el acero o la energía. Por tanto, las personas eran tratadas como cosas, y no como individuos integrales dotados de corazón, mente, cuerpo y espíritu; eran como objetos que debían ser controlados y de los cuales se debía desconfiar. Pero, si bien las circunstancias han cambiado desde entonces, el paradigma básico continúa entre nosotros. Los trabajadores son objetos que deben ser controlados para que se desempeñen efectivamente.

HACIENDO ALGO DIFERENTE

. Todos tenemos la oportunidad que tuvo el coronel: vivir mediocremente o con grandeza. La buena noticia es que si hemos escogido la mediocridad, siempre podemos regresarnos; siempre es posible escoger la grandeza.

DESCUBRIR NUESTRA VOZ

Encontrar nuestra voz supone cumplir con nuestro potencial interior. Es decir, encontrar aquel trabajo que verdaderamente aproveche nuestro talento y alimente nuestra pasión. El mayor don que recibimos al nacer es la capacidad de decidir si desarrollaremos o no nuestro potencial. Esta es una elección que podemos hacer entre acción y acción. Es preciso reflexionar y determinar cuál será nuestra reacción.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (7 Kb)  
Leer 4 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com