ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

ASEO EN MUNICIPIOS


Enviado por   •  21 de Agosto de 2011  •  6.712 Palabras (27 Páginas)  •  415 Visitas

Página 1 de 27

LOS SISTEMAS DE ASEO URBANO EN MÉXICO

Los sistemas de aseo urbano (SAU), en los diferentes municipios del país y en las delegaciones del Distrito Federal, se dividen en la mayoría de los casos para su operación y control en las siguientes etapas: barrido de vías y áreas públicas, recolección, transporte, tratamiento y disposición final. En este capitulo se presenta con detalle la situación actual que guardan estas etapas desde el punto de vista técnico.

Si bien la etapa de almacenamiento, es responsabilidad de la fuente de generación, dada su importancia y los impactos que ocasiona sobre los SAU, se presenta la situación que se observa a este respecto en el país. También se presentan y analizan los aspectos institucionales, financieros, legales, sociales y ambientales que están involucrados en los SAU.

ALMACENAMIENTO

El almacenamiento temporal de los residuos sólidos municipales (RSM) en la fuente de generación, tiene la función de mantenerlos temporalmente de manera tal que no ocasionen riesgos a la salud pública o al ambiente, hasta que son utilizados o entregados al sistema de recolección del SAU de la localidad. Esta fase del ciclo de vida de los residuos, es quizá la que menos atención técnica profesional ha recibido, no obstante la importancia que reviste, los impactos que pueden derivar de ello para la eficiencia del SAU y los riesgos que conllevan. Por tal motivo son pocas las ciudades en donde se tienen buenas prácticas de almacenamiento en las diferentes fuentes de generación de los RSM. Los sistemas de almacenamiento están constituidos por dos grandes áreas, por un lado las zonas o lugares donde se ubican los recipientes de almacenamiento y por el otro, los propios recipientes que contienen los RSM. Las zonas y los recipientes de almacenamiento deben de estar diseñados de acuerdo con las características de los residuos, su producción en un periodo determinado, su peso volumétrico y la frecuencia establecida por el SAU que proporciona el servicio.

La situación que guardan casi todas las zonas de almacenamiento es deficiente, particularmente en las fuentes de gran generación (mercados, tiendas de autoservicio, espectáculos, centros de abasto), ya que por lo regular son zonas que no fueron diseñadas y construidas con ese propósito, provocando toda una serie de riesgos a la salud, ambiente y economía de los generadores.

Existe una gran variedad de recipientes que son utilizados para el almacenamiento de los RSM, la gran mayoría de los cuales no han sido construidos exprofeso, dominando las bolsas de polietileno proporcionadas por todo tipo de comercios para el almacenamiento y transporte de las mercancías vendidas. Sin embargo, es frecuente observar algunos otros recipientes construidos para otro fin y que han sido deteriorados por el tiempo y que ya no cumplen con su objetivo original, entre ellos tinas y baños de plástico o metal, cajas de cartón o madera y bolsas de papel. En algunas fuentes de generación, sobre todo de la clase socioeconómica alta se pueden observar, bolsas de plástico y recipientes de lámina o plástico fabricados para el almacenamiento de residuos.

El almacenamiento domiciliario deficiente constituye uno de los principales problemas de operación de los recipientes que contienen los residuos en las diferentes fases del SAU, ya que debido a su poca resistencia y bajo peso específico, estos se rompen al intentar trasladarlos al camión recolector, lo cual baja la eficiencia del proceso, incrementa los costos, contamina y da mala imagen a los municipios.

Otro aspecto importante es el almacenamiento en la vía pública, por lo regular los parques, jardines, playas, centros de recreación, zonas arqueológicas y sitios de reunión, cuentan con parte del equipamiento para el almacenamiento temporal de los usuarios de este tipo de áreas. Sin embargo, en lo que se refiere a la vía publica, comúnmente no es fácil observar este tipo de equipamiento y cuando existe, la recolección de los RS de estos recipientes no se lleva a cabo con la regularidad para la que fueron diseñados, en la mayoría de los casos por carecer de la infraestructura necesaria.

Esta situación ha provocado que se generen pequeños tiraderos alrededor de los contenedores, con la consecuente proliferación de fauna nociva, malos olores, afectación al paisaje, y consecuentemente al rechazo de la población. Con la participación cada vez mayor de la iniciativa privada en los sistemas de recolección de los RSM, en algunas de las fuentes de gran generación o en algunas compañías prestadoras de servicios, es posible observar el uso de contenedores de diferentes tipos y capacidades para el almacenamiento de los RS. Estos contenedores son utilizados por vehículos de recolección de carga frontal, lateral o trasera y los denominados roll on, roll off.

Dentro del ultimo lustro o quizá década, la incorporación rápida en la escena de la prestación de los SAU de los grupos y organizaciones ecologistas no gubernamentales, se han creado una serie de expectativas a la solución del problema del control de los RSM, una de estas contribuciones es precisamente en el renglón del almacenamiento.

Siguiendo el ejemplo del mundo desarrollado, se ha insistido mucho en la participación de la ciudadanía en cuanto a la separación de los diferentes materiales que en su conjunto constituyen los RS, esfuerzos que deben continuar ya que pueden constituir una alternativa útil.

BARRIDO MANUAL Y MECÁNICO

El sistema de barrido de calles y banquetas por muchos años fue una tarea compartida por la autoridad y los ciudadanos, en tanto que el de los parques, jardines, áreas públicas y sitios de reunión fue una actividad netamente del SAU. Desafortunadamente, con el tiempo la participación comunitaria ha ido disminuyendo y en la actualidad es prácticamente nula en las grandes ciudades y de reducida consideración en las ciudades pequeñas.

Los RS que se depositan en las vías y áreas públicas provienen de muy diferentes fuentes, una de las más comunes es el polvo. Éste puede ser el que es arrastrado por el viento, por las llantas de los vehículos, por la lluvia, el esparcido por los vehículos que transportan material de construcción o excavación, de las viviendas, de la abrasión de las superficies de rodamiento o de partículas que son emitidas a la atmósfera y que se sedimentan. Al polvo se suman papeles, envoltorios, colillas de cigarro, palos de paletas, olores, excrementos de animales y en ocasiones de humanos y las ramas y hojas de los árboles. Las actividades de barrido prestado por los SAU se llevan a cabo mediante

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (43.5 Kb)  
Leer 26 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com