ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Maestro Y Su Practica Docente


Enviado por   •  2 de Septiembre de 2011  •  5.163 Palabras (21 Páginas)  •  1.780 Visitas

Página 1 de 21

INTRODUCCION

El propósito del presente ensayo es transmitir al profesor algunos comentarios y reflexiones, destacando que su labor es un trabajo intelectual que contribuye a generar cambios significativos en los educandos. El maestro debe empezar por valorar y rescatar su quehacer a partir de resignificar su práctica, para ello es necesario concebir el aprendizaje de los alumnos como un proceso dialéctico en el cual el movimiento que recorre el sujeto no es lineal, sino que implica crisis, paralizaciones, retrocesos y resistencias al cambio.(Rodríguez A. 1977). Tales crisis surgen en el intento de apropiación y transformación del objeto de conocimiento y están determinadas por las características particulares del sujeto cognoscente.

Es necesario así mismo el análisis y revisión continúa del plan de estudios, lo que permitirá considerar los elementos que conlleven a un aprendizaje dialéctico a partir de las características del alumno y de la propia práctica docente. Por consiguiente, la concepción de aprendizaje que sería deseable se maneje por parte del profesor es a partir de integrar el proceso histórico social al conjunto de estrategias que éste supone que no espera la acumulación de información y mucho menos emplea la coerción o violencia simbólica, que lo único que logra es intimidar al alumno y convertir su aprendizaje en algo memorístico y mecánico, alejándolo de la construcción del conocimiento significativo.

El programa de estudio es un elemento determinante para que el aprendizaje sea significativo y sobre todo, si parte del supuesto de que lo mejor es aprender haciendo, ya que así el alumno se convierte en el constructor de su propio conocimiento. Para poder llevar acabo los dos puntos anteriores (tener claridad en la concepción de aprendizaje que subyace al programa y una buena instrumentación didáctica) sería conveniente que el profesor contara con elementos teórico- técnicos que le permitan interpretar didácticamente un programa escolar a partir de una teoría y una concepción de aprendizaje que lo lleve a propiciar en sus educandos una formación acorde con el plan de estudios de la institución donde realiza su labor.

El programa muchas veces conocido o desconocido a medias por el profesor es la herramienta metodológica que el maestro debe utilizar durante el proceso Enseñanza-Aprendizaje, a lo largo del año escolar. Al respecto, con frecuencia se escuchan los siguientes comentarios: el programa de estudios no sirve, el programa no dice como se realizan las actividades de aprendizaje, a otros, ni siquiera las ha caído el veinte de que el programa no tiene unidades y si se les pregunta en que unidad van, contestan triangularmente un nombre de tema cualquiera.

UNIDAD 1: EL MAESTRO Y SU RELACIÓN CON LA INNOVACION DE LA PRÁCTICA DOCENTE

UNIDAD 2: ALGUNAS TECNICAS PARA REGISTRAR LA INFORMACIÓN SOBRE LA REALIDAD DOCENTE

UNIDAD 3: CONSIDERACIONES INICIALES SOBRE ALGUNOS FORMAS DE COMUNICACIÓN DE LA PRÁCTICA DOCENTE Y LA ELABORACION ESCRITOS ACADÉMICOS

UNIDAD 1UN NUEVO PERFIL DEL PROFESOR ANTE LOS ENFOQUES DE LA

EDUCACION

La educación centrada en el aprendizaje requiere cambios en el papel de los profesores, por lo tanto el nuevo perfil del docente ante estos enfoques lo considera un intermediario del aprendizaje.

Para ello debemos adquirir nuevas habilidades, conocimientos y capacidades como la capacidad para propiciar un ambiente de trabajo que favorezca la empatía con los estudiantes, debemos tener conocimientos sólidos sobre el sujeto y el proceso de aprendizaje, asi como de las estrategias que pueden favorecer el aprendizaje en determinados campos del conocimiento o de la actividad profesional

Por otro lado, debemos tener la capacidad para identificar necesidades educativas de los niños así como las de nosotros mismas y por supuesto debemos asumir el significado de enseñar a aprender, a pensar, a comprender, a convivir, para lo cual parece necesario, de nuevo aprender a enseñar y aprender a aprender.

Como futuros profesores debemos saber que el proceso Enseñanza- Aprendizaje en cualquier nivel educativo contiene tres grandes categorías que deben ser reflexionadas a través de la práctica docente, la práctica reflexiva, los saberes docentes y la profesionalización de los mismos. El análisis y la idea central de dichos enfoques, debe conllevar hacia la ruptura del pensamiento único, lógico y verticalizado, por una opción de pensamiento divergente y/o lateral, instrumental y vocacional, o sea que debemos de ser abiertos de mente y estar dispuestos al cambio las veces que sea necesario, siempre y cuando este cambio nos lleve a un mejoramiento personal y profesional.

Ademas como docentes debemos hacer un análisis sobre nuestra propia conciencia histórica y sobre nuestra formación docente, con la finalidad de enfatizar en un tipo de moralidad psicológica a través de las actividades con compromisos sociales, además de profundizar de valores con carácter de emergente a la formación académica de un nuevo ser humano, a pesar de que se diga que se esté deseducando, desprofesionalizando, deformando y domesticando; un cambio de conciencia y actitud en el trabajo cotidiano, puede marcar la diferencia institucional y si nosotros marcamos esa diferencia, que mejor.

Es necesario superar la visión social que se tiene en la actualidad sobre la práctica docente; con esto me refiero a la desvalorización que tiene el docente dentro de la sociedad, por tanto se requiere enmendar la ruptura tangible que se ha generado entre los actores docentes y la sociedad; y como lo podemos lograr, pues retomando un papel estratégico en el saber social contemporáneo, reemplazando la vieja pedagogía por la instauración de una enseñanza nueva, y otorgandole mayor importancia a los procesos de aprendizaje de los educandos, sobre el hecho del saber.

Si la carencia de una base sólida de conocimiento en la profesión docente, más la carencia de los saberes docentes, conducen invariablemente a una desvaloralización profesional tangible; es preciso atacar el problema de raíz a través de la escritura y publicación de las experiencias significativas en el quehacer docente, profesionalizar su aprendizaje permanente a través de nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC’s ) participar decididamente en los diversos cursos de actualización que oferta la Secretaria de Educación, fortalecer el trabajo

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (32.8 Kb)  
Leer 20 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com