ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

El Maestro De Escuela - Ignacio M. Altamirano


Enviado por   •  24 de Agosto de 2012  •  6.079 Palabras (25 Páginas)  •  722 Visitas

Página 1 de 25

El maestro de escuela*

Ignacio M. Altamirano

Lo que son los curas de pueblo

A fines del año de 1863 me dirigía a la ciudad de San Luis

Potosí, donde estaba a la sazón el gobierno de la República.

La diputación permanente había convocado al Congreso de la

Unión, y yo en mi calidad de diputado, acudía al llamamiento

desde el fondo del Sur, en que me hallaba. Para no tocar

puntos ocupados por los invasores, tuve que dar rodeos larguísimos, y en uno de éstos,

atravesando un estado de cuyo nombre no quiero acordarme, llegué un día a un pueblo

de indígenas, bastante numeroso. El alcalde del lugar, deseando proporcionarme un rato

de conversación agradable, vino a buscarme a mi alojamiento, en unión del cura; y éste

me invitó pasar a su casa para presentarme a su familia, ver sus libros y hablar conmigo

acerca de las cosas políticas.

Era el cura un sujeto parecido en moral a todos los de su especie; pero en lo físico, era

robusto, de mediana talla, regordete, colorado y de carácter alegre y decidor. Llegamos al

curato, que era evidentemente la mejor casa del pueblo, y que ofrecía todas las

comodidades apetecibles, que en vano se habrían buscado en las casas pobres de los

indígenas. Grandes y decentes departamentos, un gran patio con jardín y agua,

caballerizas, pesebres, en donde el digno eclesiástico encerraba sus vacas y borregos,

que eran muchos, gran cocina donde trabajaba una crecida servidumbre de molenderas,

cocineras, galopinas y topiles, la cual servidumbre era dada por el pueblo, según las

costumbres tradicionales. Por último, el señor cura me enseñó sus piezas que eran tres:

la despensa, donde además de otras cosas, había un rico surtido de vinos extranjeros y

del país, el oratorio donde tenía una virgencita en un altar coqueto, y su despacho donde

había un estante con algunos libros vulgares de teología moral, historia eclesiástica,

cánones, y sermones, juntamente con algunas de las más bonitas novelas de Pablo de

Kock, que él se apresuró a ocultarme cuando iba yo a examinarlas.

Además, allí estaba la mesa con su carpeta verde, sus tinteros, sus papeles y

cuadernos de badana roja, su crucifijo de metal y su breviario negro. En las paredes había

*

En Concepción Jiménez Alarcón (comp.), Obras completas XV. Escritos sobre educación, t. I, México, CNCA, 1989, pp.

colgados algunos cuadros de santos y una gran disciplina de alambre con la cual

(suponían los feligreses) que el buen curita se mortificaba en el silencio de la noche.

—He aquí –me dijo–, el lugar donde paso algunas horas entregado al estudio, cuando

me lo permiten las constantes y arduas fatigas de mi penoso ministerio. ¡Ay, amigo mío!,

¡y qué rudo es el trabajo de un pastor de almas, particularmente en estos pueblos! Y

sobre todo, ¡qué vida!, ¡qué vida! Pero tome usted asiento; que voy a ofrecerle a usted

una copita de algo; ¿qué quiere usted? Me veo obligado a tener siempre un surtido de

algunas cosas indispensables para hacer más agradable la vida, y para poder obsequiar a

los que pasan por aquí. Luego presentaré a usted a las únicas personas que me

acompañan en este destierro, y que me asisten en mis enfermedades y me consuelan en

mis cuitas.

El cura fue a su bodega y volvió con una botella de cognac viejo, y otra de rico jerez,

que se apresuró a destapar. Un momento después se presentó una criada joven

graciosísima, de ojos bailadores y de dientes de perlas, vestida con sus enaguas de

muselina, su camisa de holanes, y la correspondiente mascada de la india cruzada sobre

el pecho. Esta criadita traía copas, vasos de agua, y un frasco de oloroso barro, todo lo

cual depositó en la mesa, y aguardó con los ojos bajos las órdenes del ministro del Señor.

Éste le dijo:

—Oye, Paulita, deja eso allí y vete a decir a doña Lucecita y a doña Teresita, que

vengan, que voy a presentarles a un señor diputado que ha venido por acá de transeúnte,

y que desea conocerlas: corre, mi alma, vete.

La criadita salió, y apenas el cura había servido tres copas para él, para el alcalde, y

para mí, cuando aparecieron dos hermosas muchachas morenas, de ojos negros y

grandes, lindas como un sol, y ligeras como corzas. Una de ellas se hallaba en estado

interesante. La otra parecía más joven, y tenía un semblante tan bonito como picaresco.

—Aquí tiene usted señor diputado –me dijo–, a estas caras prendas de mi alma, a

estos

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (38.8 Kb)  
Leer 24 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com