ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Politica criminal


Enviado por   •  6 de Mayo de 2011  •  9.450 Palabras (38 Páginas)  •  3.538 Visitas

Página 1 de 38

INSTITUTO NACIONAL DE CIENCIAS PENALES

Politica Criminal

Mtro. Hector Campos

CONSECUENCIAS EN TORNO A LA REDUCCIÓN DE EDAD PENAL

Los menores Infractores en México

POR: GUSTAVO CASTELAN MORENO

julio de 2002

I. INTRODUCCIÓN

Hablar de la delincuencia de menores, es hablar de un fenómeno que día con día se hace más complejo y difícil de estudiar, pues sus atenuantes y factores precipitantes ponen en jaque a la sociedad, ya que nadie queda libre y se escapa de sus magnitudes.

En la actualidad la participación de menores en hechos delictivos se hace más cotidiana y a menor edad, lo que para muchos hace pensar que existe una clara conciencia y responsabilidad en la comisión de infracciones, es decir, la imputación moral o juicio previo a la acción donde se deja al actor la capacidad de comprender y valorar su acto de acuerdo a las repercusiones que podría tener, una de ellas, la reducción de la edad penal "causa" y el encierro "efecto".

Ante esto, podemos encontrar puntos de vista variados y divergentes, que van desde la opinión común de la ciudadanía hasta la visión de intelectuales y científicos conocedores del campo, los cuales demuestran una valiosa variedad de factores o constantes para una revisión objetiva de hechos delictivos. Pero ello no quita que se trata de un fenómeno complejo en sus causas, expresiones y consecuencias, mismas que van desde el origen de factores antisociales que demuestran que el sujeto de estudio tiene una historia de vida desfavorable en su proceso de socialización desde sus orígenes, esta perspectiva se ve nutrida por diferentes disciplinas que enriquecen el campo de estudio.

Por tal motivo, el presente trabajo inscribe una revisión multidisciplinaria

que competen al marco jurídico, psiquiátrico, biológico, psicológico y sociológico, demostrando que el fenómeno en cuestión es originado por diferentes causas y su solución refiere a las mismas y no a la implementación de una medida coercitiva que favorecería un rompimiento social, más que la conciliación del problema; y que es la sociedad en su conjunto, quien debe promover la erradicación de esta patología.

Asimismo, sugiere que el campo de estudio, de trabajo y de acción es con los infantes, en el terreno de la prevención, ya que en la actualidad la delincuencia juvenil va en aumento y sus "infracciones" cada día son más complejas y con mayores atenuantes, es decir, tienen más repercusión en la sociedad.

II. DESARROLLO

A. DELIMITACIÓN

Uno de los problemas que aquejan a las sociedades modernas es la inseguridad y al abordar este tema suele ser recurrente el quiénes y no el por qué, es decir, el castigo y no el tratamiento.

En este sentido, un amplio grupo social, como son los jóvenes, son quienes fungen como carne de cañón de las grandes asociaciones delictivas. Asimismo, son quienes pagan las culpas bajo el estigma social de la marginalidad y la carencia de garantías. La impartición de justicia en México obedece a una serie de estrategias encaminadas a la implementación de medidas rigurosas a todo aquello que atente contra el orden jurídico, es decir, "una guerra contra la delincuencia", bajo la idea central de acabar con el problema y no solucionarlo.

El tema de la reducción de la edad penal, es una de las medidas que en la actualidad está en discusión, es por ello que en el presente documento se pretende discernir sobre el tema.

Comúnmente las ideas que se tienen de los delincuentes e infractores juveniles están permeadas por prejuicios que establecen el estigma de violencia y marginalidad, es decir, diferenciar lo "normal" y lo "anormal" de acuerdo al etiquetamiento.

B. PLANTEAMIENTO

La dimensionalidad de delincuencia en menores y la reducción de la edad penal, recurre a una amplia gama de conceptos jurídicos, pero así mismo compete a una serie de preceptos sociales que deben ser considerados para la implementación de medidas correctoras. Por un lado, el orden jurídico no siempre ve una clara adecuación de un caso a derecho, las leyes penales son productos complejos de culpa y castigo, es ahí donde es sosegado su campo de acción. Por ello es importante introducir visiones alternativas al problema con la finalidad de equilibrar soluciones y no coactar acciones. En la medida en que se vislumbren los riesgos y se antepongan las ventajas.

La información de los menores infractores suele basarse en imágenes sesgadas de los medios de comunicación, que refuerzan los prejuicios y la desinformación del verdadero problema.

Por otro lado, suele pensarse menos en la empresa que altera los precios de forma ilegal, el médico que extiende certificados sin revisar al paciente, o el funcionario que utiliza información privilegiada en su propio beneficio, que en la problemática que atraviesa el menor al momento de cometer una infracción, es decir, las ideas comunes sobre el delito suelen tratar la delincuencia común, sin pensar que el mundo de desviación penal es complejo y amplio .

C. JUSTIFICACIÓN

Las constantes transformaciones tecnológicas, políticas y económicas de la actualidad y todos los procesos evolutivos como parte de un ente globalizador conllevan a una nueva redimencionalización de los fenómenos sociales, mismos que se pretenden explicar a partir de una relación multicausal. En este sentido, es importante reflexionar sobre las cuestiones que se dan en torno a la disminución de la edad penal, como solución al problema de la seguridad pública. Considerando que el hecho de implementar este tipo de medidas obedecen a un orden político y no de prevención y tratamiento de esta problemática, estimando diversas causas psicológicas, biológicas y sociales que se sustentan bajo el orden jurídico.

Desde el punto de vista sociológico, las conductas infractoras de los menores reflejan particularidades de nuestra misma sociedad y por lo tanto, el hecho de reprobar sus conductas los conlleva a reprobar la desigualdad social que se presenta, ya que las sociedades más desiguales, y no las más pobres, son las más criminógenas, es decir, el delito sucede en la injusticia, la marginación y la falta de alternativas. En este sentido, es importante recalcar los derechos humanos y garantistas

...

Descargar como (para miembros actualizados) txt (61 Kb) pdf (282 Kb) docx (40 Kb)
Leer 37 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com