ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Resumen tema 4 derecho del trabajo


Enviado por   •  21 de Noviembre de 2017  •  Resúmenes  •  4.469 Palabras (18 Páginas)  •  132 Visitas

Página 1 de 18

Tema 4: Las relaciones triangulares de trabajo

1) El fenómeno de la descentralización productiva

La descentralización productiva es una forma de organización de la producción, en virtud de la cual, una empresa principal decide no realizar directamente ciertas fases o actividades precisas para alcanzar el bien o servicio final producido, optando por desplazarlas a otras empresas auxiliares (pueden ser empresas o personas individuales), con quienes establece acuerdos de cooperación de diverso tipo. Así pues, se lleva a cabo una segmentación del proceso productivo.

Desde la perspectiva jurídica, estos desplazamientos se presentan inicialmente como un fenómeno puramente mercantil o de organización administrativa. Nuestro TS interpreta que se encuentran en una fase antecedente al propio contrato de trabajo, formando parte de la libertad de empresa. Aún así, existen diversas formas de entender la descentralización, a saber: i) Desde la perspectiva diacrónica, se procederían a analizar los procesos de cambio en el tiempo, atendiendo a la forma de cómo llegan a constituirse modelos de economías descentralizadas, lo cual supone atender a los fenómenos de transmisión de la titularidad; y, ii) Desde la perspectiva sincrónica, atenderemos a cómo funciona un sistema de economía descentralizada en un momento dado, centrándonos en la incidencia que tiene sobre las relaciones laborales.

Las formas de cooperación entre las empresas son de diversa naturaleza, no siendo necesaria la existencia de una relación de subordinación entre una y otra empresa. De esta forma, las principales características son la flexibilidad, la adaptabilidad y la transformación inmediata, las cuales buscan poder dar respuesta permanentemente a los cambios del mercado.

Las formas más habituales de descentralización en el ámbito laboral son:

i) Contratas y subcontratas de obras y servicios; ii) Subrogación contractual por transmisión de empresa o centro de trabajo; iii) Cesión ilícita de trabajadores; iv) Grupos de empresa; v) ETT; vi) Franquicias, etc. En un gran número de casos, la descentralización surge como un mecanismo de “huida del Derecho del Trabajo”, pues con ella se evita asumir la condición de empleador, la responsabilidad y los costes. También existen otras causas, como las nuevas tecnologías, las alteraciones en el funcionamiento de mercado, el incremento en los costes de producción, etc.

El efecto principal e inmediato de la descentralización productiva es el incremento de las pequeñas y medianas empresas a la vez que las grandes empresas ven reducidas sus dimensiones por el desplazamiento de funciones (no siempre la empresa principal tiene que ser grande y la auxiliar pequeña). En las relaciones laborales individuales, se ven afectadas las condiciones de trabajo desde la contratación hasta la extinción de contrato. Por su parte, el impacto a las relaciones colectivas ha sido igualmente intenso, pero muy dispar según el tipo de empresa. Sin embargo, sea cual sea el impacto que tenga la descentralización productiva en las relaciones laborales, en todo caso, ha provocado las relaciones triangulares de trabajo, en cuanto que surge un tercer protagonista, el empresario, el cual contrata con la empresa principal sin tener la condición de empleador respecto de los asalariados de la empresa auxiliar, condicionando de forma indirecta el régimen laboral de éstos y beneficiándose económicamente de modo indirecto de su esfuerzo laboral.

2) Contratas y subcontratas de obras y servicios

A) Noción y ámbito de responsabilidades

En la legislación laboral, se establece un sistema de responsabilidades para la empresa principal respecto de los trabajadores de las auxiliares que trabajan para la misma, que depende del tipo de vínculo que exista entre las empresas y de las características de la actividad externalizada. Se pueden señalar tres tipos de relaciones:

i) Relaciones de coordinación de las empresas, por prestación de servicios en los mismos locales (no llegan a estar relacionadas directamente por vínculos de contratas o subcontratas entre ellas); ii) Empresas vinculadas a través de contratas y subcontratas de obras y servicios, que no pertenecen a la propia actividad; y, iii) Empresas vinculadas a través de contratas y subcontratas de la propia actividad de la empresa principal.

A.1) Noción general de contrata

La contrata es un acuerdo entre una empresa auxiliar y una principal. Resulta indiferente el tipo de negocio jurídico por medio del cual se formaliza, pero resulta imprescindible que el objeto del contrato sea la realización de obras o la prestación de servicios, con lo que quedarían excluidas los casos de compraventas, suministros de bienes en sentido estricto, etc.

A.2) Encadenamiento de contratas

La empresa principal contrata una parcela de la actividad productiva con una empresa auxiliar, mientras que ésta, a su vez, subcontrata con una segunda auxiliar una subparcela de lo contratado y así sucesivamente (en base al principio de libertad de empresa, no puede ponerse en entredicho su licitud). En el encadenamiento de contratas, los riesgos para los trabajadores pueden acentuarse en exceso. Por ello, en algunos sectores, la normativa llega a prohibir que las contratas en cadena superen una determinada intensidad; p.ej.: En la construcción sólo se permiten tres niveles de subcontratación, con un máximo de cinco sujetos sucesivos en la cadena: promotor, contratista y tres subcontratistas. El incumplimiento de tales límites determinará la comisión de la correspondiente infracción administrativa grave. Por último, en torno al alcance subjetivo de las responsabilidades impuestas a las empresas encadenadas, el TS ha establecido que, en relación con las responsabilidades salariales y de la Seguridad Social, debe existir un pleno encadenamiento, esto es, todas las empresas responden solidariamente de las empresas auxiliares situadas en eslabones inferiores respecto de cada una de ellas.

A.3) Contratas de la propia actividad

Para que a la empresa auxiliar se le impongan determinado tipo de responsabilidades económicas y de conducta, se exige que la contrata se refiera a la “propia actividad” de la empresa principal (operaciones o labores que corresponden al ciclo productivo). Legalmente se excluyen dos supuestos: i) Cuando la actividad contratada se refiere exclusivamente a la construcción

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (29.2 Kb)   pdf (70.5 Kb)   docx (22.8 Kb)  
Leer 17 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com