ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

La violencia escolar


Enviado por   •  11 de Agosto de 2011  •  Informes  •  2.376 Palabras (10 Páginas)  •  969 Visitas

Página 1 de 10

Se le designa violencia a un comportamiento de agresividad gratuita y cruel, que denigra y daña tanto al agresor como a la víctima; asimismo como el uso deshonesto, prepotente y oportunista de poder sobre el contrario, sin estar legitimado para ello. El fenómeno de la violencia trasciende la mera conducta individual y se convierte en un proceso interpersonal, por que afecta al menos a dos protagonistas: quien la ejerce y quien la padece, sin embargo, este acontecimiento distingue un tercer afectado: quien contempla la violencia sin poder, o querer, evitarla (Fernández, 2004).

En el recinto estudiantil, surge la denominada violencia escolar, que se define como cualquier acción u omisión intencionada que, en la escuela, alrededores de la escuela o actividades extraescolares, daña o puede dañar a terceros (Serrano, 2006), dicho lo anterior, cuando la violencia escolar es entre personas, surgen tres modalidades que adopta: violencia profesor versus alumno, alumno versus profesor y la violencia entre compañeros.

El autor citado, afirma que en el contexto de la violencia escolar entre compañeros se puede generar el fenómeno de acoso escolar, definido de la siguiente manera: “es una forma de tortura a la que un grupo de compañeros sujeta a otro; en la mayoría de las veces, el agresor es más fuerte que la víctima; además, se da siempre en un marco de desequilibrio de poder entre el agresor y victima”. El hostilizar es un tipo de violencia reiterada, asimismo la violencia de este tipo se convierte en acoso cuando se traduce en intimidación. Puede perpetrase a través de agresiones físicas. Para que haya acoso escolar la victima debe sentirse amedrentada o atemorizada. Existen cuatro requisitos que la violencia escolar debe cumplir para ser tipificada como acoso escolar: ocurre entre compañeros, se da en un marco desequilibrio de poder; es reiterada y tiene que ser intimidatorio. La existencia de un sentimiento de intimidación es clave para determinar si hay o no hay acoso y permite resolver de paso un problema.

Asimismo, el acoso escolar también es definido como bullying,. La palabra “bullying” pese a que se piense así, no procede del término inglés “bull” (toro) sino del vocablo holandés “boel” que significa “amante” pero en un sentido peyorativo ya que se aplicaba a los proxenetas. El primero que empleó el término en el sentido de acoso escolar en sus investigaciones fue Dan Olweus, padre del concepto, quien implantó en la década de los '70 en Suecia un estudio a largo plazo que culminaría con un completo programa antiacoso para las escuelas de Noruega (Nazario, ) quien define el acoso escolar como acciones negativas que se producen de forma repetida, una acción tal se produce cuando alguien causa daño, hiere o incomoda a una persona. Esta agresión puede ser obra de un solo individuo o de un grupo (Serrano, 2006).

El que ejerce el Bullying lo hace para imponer su poder sobre el otro, a través de constantes amenazas, insultos, agresiones, vejaciones, etc., y así tenerlo bajo su completo dominio a lo largo de meses e incluso años. La víctima sufre en silencio en la mayoría de los casos. El maltrato intimidatorio le hará sentir dolor, angustia, miedo, a tal punto que, en algunos casos, puede llevarle a consecuencias devastadoras como el suicidio (López, 2007). A diferencia del mobbing o acoso laboral, el acoso escolar ocurre en las escuelas. Como se trata, en su mayoría, de un acoso invisible para los adultos, los profesores difícilmente tendrán conocimiento de lo que está sucediendo.

El Bullying, también conocido como maltrato entre iguales, puede manifestarse de diversas formas: Intimidaciones verbales como son insultos, motes, rumores, hablar mal de alguien; intimidaciones psicológicas, tales como amenazas para provocar miedo, obtener algún objeto o dinero, u obligar a la víctima a hacer cosas contra su voluntad; agresiones físicas, ya sean directas (peleas, palizas, agresiones menores) o indirectas (destrozo de materiales personales, pequeños hurtos); aislamiento social, bien sea impidiendo al menor a participar en determinadas actividades o ignorando su presencia.

El agresor acosa a la víctima en los baños, en los pasillos, en el comedor, en el patio, realizando sus acciones durante la ausencia de mayores. Finalmente hay que mencionar que en los últimos años se están dando nuevas modalidades de acoso por la difusión de las nuevas tecnologías, de esta manera podemos encontrarnos con que el acoso ya no sólo se limita al contacto cara a cara, sino que se puede ejercitar mediante el envío de mensajes de móvil o de correo electrónico anónimos, llamadas de teléfono anónimas en las cuales se hostiga y se amenaza a la víctima, etc. (Nazario , López, 2007, Aviléz, 2003).

La mayoría de las situaciones de acoso escolar pasan desapercibidas por los alumnos. En toda situación de acoso escolar participar las siguientes personas: una víctima que sufre las agresiones; uno o varios agresores u hostigadores que ejercen abuso sobre la víctima; los observadores, generalmente compañeros, que contemplan los hechos y que por diversas razones callan, y adultos que no están suficientemente alerta como para detectar a tiempo la situación de acoso que sufre la víctima. (Nazario, ). Sin embargo, otros autores sugieren que hay más personas que desempeñan un rol en las situaciones de acoso escolar. Los roles de los alumnos ante las situaciones del acoso escolar son varios, entre los que destacan: el bully o bullies, que es el que empiezan el acoso y adopta un papel activo; el seguidor o secuaz, no empieza el Bullying pero si adopta un papel activo; el seguidor o el bully pasivo, apoya el hostigamiento pero no adopta un papel activo; el seguidor pasivo, posiblemente bully al que le gusta el Bullying pero no lo demuestra abiertamente; el testigo no implicado que observa lo que ocurre pero considera que no es asunto suyo, así que no adopta ninguna postura; el posible defensor, le disgusta la situación y cree que debería ayudar, sin embargo no lo hace; el defensor de la víctima que le disgusta la situación y ayuda o trata de hacerlo y, por ultimo, la víctima, que es la persona expuesta (Serrano, 2006).

En a problemática del acoso escolar, existen diferentes tipos de víctima; el tipo más común, las victimas sumisas o pasivas, suelen compartir las siguientes características: son prudentes, sensibles, tranquilos, reservados/ introvertidos; tímidos; ansiosos, inseguros, infelices; con baja autoestima, depresivos, presentan mayor tendencia a la ideación suicida que sus iguales, no tienen un buen amigo y se relacionan mejor con los adultos que con sus iguales, si son varones, normalmente son más débiles físicamente que sus iguales; padecen miedo, tristeza,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (14.9 Kb)  
Leer 9 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com