ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Compendio de la doctrina social de la iglesia. El trabajo humano


Enviado por   •  5 de Julio de 2020  •  Trabajos  •  3.645 Palabras (15 Páginas)  •  69 Visitas

Página 1 de 15

     

Compendio de la doctrina social de la iglesia

     

El trabajo humano

     

[pic 1]

1. ASPECTOS BIBLICOS:

  1. La tarea de cultivar y custodiar la tierra:

Dios como creador omnipotente nos ha plasmado a su imagen y semejanza  esto implica el trabajo, el trabajo que desde un principio delego a la primera pareja humana que fue el de cultivar y custodiar los bienes creados por dios en beneficio nuestro.

El trabajo se convierte en fatiga y pena a causa del pecado de Adán y Eva que rompen la confianza y la promesa con Dios ya que al ser provocados por esta gran tentación de “ser como dioses” quisieron tener el dominio sobre todas las cosas sin respetar su promesa ni las palabras de Dios, desde entonces el suelo se ha vuelto  avaro, ingrato, hostil.

El trabajo debe ser honrado porque es fuente de riqueza e instrumento eficaz contra la pobreza pero no debe ceder a la tentación de idolatrarlo ya que de este no depende nuestro sentido de la vida.

Así como Dios trabajo seis días en la creación del mundo y el sétimo descansó de igual manera pasa con nosotros y es que surge el descanso sabático que constituye un baluarte contra el sometimiento humano al trabajo, voluntario o impuesto y contra cualquier forma de explotación incluso en defensa del pobre.

        

  1. Jesús hombre del trabajo:

Jesús dedico muchos años de su vida al trabajo junto a José realizando la labor de carpintero. Jesús condena el comportamiento del siervo perezoso el cual hace que no demuestre su talento y alaba al siervo fiel y prudente quien realiza todas las tareas encomendadas, trabajar también consiste en evangelizar y esta era la labor que realizaban los discípulos ya que también fue su misión.

Jesús nos quiere enseñar a no dejarnos dominar por el trabajo, primero estamos nosotros en alma ya que si lo hacemos corremos el peligro de descuidar el reino de dios y su justicia del cual todos tenemos verdadera necesidad.

El trabajo representa una dimensión fundamental de la existencia humana no solo como participación en la obra de la creación sino también en la redención desde esta perspectiva el trabajo puede ser considerado como un medio de santificación.

  1. El deber de trabajar:

El trabajo es parte integrante de la condición humana, sin ser la única razón de la vida, el trabajo implica practicar una solidaridad, incluso material, que comparta los frutos del trabajo con quien se encuentre en necesidad. Los creyentes deben vivir el trabajo al estilo de Cristo.

Mediante el trabajo el hombre gobierna el mundo colaborando con Dios; junto a él, es señor y realiza obras buenas para sí mismo y  para los demás, para atender al prójimo más pobre, con el trabajo y la laboriosidad el hombre embellece la creación, el hecho religioso confiere al trabajo humano una espiritualidad animadora y redentora.

2. EL VALOR PROFETICO DE LA “RERUM NOVARUM”:

Está marcado por la explotación de trabajadores y las ofensas de su dignidad  el ministerio social respondió afirmando los principio de validez universal para el bien del  hombre que trabaja y sus derechos, la iglesia se dirigía con todo esto a una sociedad agrícola caracterizada por ritmos regulares . Como punto focal de la iglesia se situaba la cuestión obrera y la instrumentalización ideológica, socialista y comunista.

La rerum novarum es la defensa de la dignidad de los trabajadores, todo esto dio un impulso en protección de los obreros sobre todo a las mujeres y la mejora del salario e higiene en ellos

La “laborem exceres”  indicando la necesidad de profundizar en os significados y los compromisos que el trabajo comporta pero nacen también temores y amenazas. En efecto el trabajo condiciona no solo el aspecto económico sino también cultural en la familia, sociedad y todo género humano.

3. LA DIGNIDAD DEL TRABAJO:

  1. La dimensión subjetiva y objetiva del trabajo:

La dimensión objetiva se basa en los recursos que el hombre toma para dominar la tierra y en el sentido subjetivo es el actuar del hombre como ser dinámico capaz de realizar diversas acciones que pertenecen al proceso de un trabajo.

En el sentido objetivo  constituye el aspecto contingente de la actividad humana en sus modalidades, se configura como su dimensión estable.

La subjetividad confiere al trabajo su peculiar dignidad que impide consideraron como una simple mercancía, cualquier forma del materialismo  por el trabajador es un instrumento de producción fuerza- trabajo.

“El trabajo también es un obligación es decir un deber “el trabajo se perfila como obligación moral con respecto al prójimo tomando como primer lugar la propia familia.

“El trabajo confirma la profunda identidad del hombre creado a imagen y semejanza de Dios”.  Confirma mediante el trabajo su dominio del mundo visible en cada fase del este proceso de trabajo se coloca una línea del plan original del creador.

  1. Las relaciones entre trabajo y capital :

El trabajo por su carácter subjetivo o personal es superior. El término “capital” tiene diversos acepciones: como los medios materiales de producción, los recursos financieros invertido.

El capital humano para financiar los recursos humanos y el capital social es la capacidad de colaboración de una colectividad.

Entre trabajo y capital se destaca la prioridad del primero sobre el segundo, el trabajo es siempre la causa eficiente primaria y “capital” sigue siendo el conjunto e medios de producción, entre trabajo y capital debe existir complementariedad no se puede atribuir únicamente al trabajo o únicamente al capital lo que es resultado de los dos, se considera en nuestro tiempo que ahora el trabajo es el recurso principal y el capital el factor decisivo. El  mundo está descubriendo cada vez más el valor de “capital”

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (22.9 Kb)   pdf (178.4 Kb)   docx (33 Kb)  
Leer 14 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com