ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Derecho Seguridad Social


Enviado por   •  29 de Agosto de 2011  •  1.987 Palabras (8 Páginas)  •  911 Visitas

Página 1 de 8

DERECHO DE LA SEGURIDAD SOCIAL.

El Derecho de la Seguridad Social es la rama jurídica referida a la prevención, protección y asistencia de las personas ante las contingencias que pueden alcanzarlas. La seguridad social tiene una vocación de generalidad, que busca abarcar a todas las personas o a la mayoría de ellas, razón por la cual se la denomina seguridad social.

Contingencias sociales. Medios de protección contra las contingencias sociales.

Por contingencias sociales entendemos aquéllas cuestiones contingentes (de ocurrencia posible – accidente, desempleo, enfermedad – o inexorable – vejez -), que colocan a la persona en una situación desfavorable desde el punto de vista de su capacidad económica (posibilidad de ganarse el sustento) o bien le imponen gastos desmedidos (un tratamiento médico muy oneroso). Se considera que ante tales situaciones desfavorables, corresponde organizar a la sociedad para que el conjunto de ella intervenga, con un concepto solidario, en apoyo de la persona alcanzada por la contingencia (quien se encuentra impedido de satisfacer sus necesidades personales básicas). Los medios de protección contra las contingencias sociales son los distintos institutos incluidos dentro de la seguridad social, como las jubilaciones, las pensiones y los subsidios.

Previsión individual. Los sistemas de previsión buscan anticiparse al hecho contingente desfavorable. En los casos de previsión individual la persona, ante la posibilidad de un infortunio o contingencia futura que puede o no ocurrir, adopta medidas preventivas que en su caso y llegado el momento, le permitan afrontar de la mejor forma posible, desde el punto de vista económico, dicha situación.

El clásico sistema de previsión individual es el ahorro, donde la persona guarda los excedentes económicos en épocas donde los ingresos generados superan a los gastos, en previsión de futuras contingencias.

Otro sistema es el del seguro, donde un tercero profesional (Cía. de Seguros), se obliga a afrontar el gasto de una contingencia futura que pueda afectar al asegurado. Dicho compromiso es asumido a cambio del pago de una suma dineraria periódica, e instrumentado en un contrato de adhesión denominado Póliza.

Previsión social. Es la Seguridad Social por excelencia. Aquí es el conjunto de personas que integran una sociedad las que formulan aportes económicos que permitan, con un concepto solidario, que las personas alcanzadas por las contingencias desfavorables puedan afrontar las mismas del mejor modo posible.

Por ejemplo el sistema jubilatorio (donde los trabajadores activos realizan un aporte en el marco de un concepto de “solidaridad intergeneracional” para que los mayores ya jubilados, perciban un pago periódico en concepto de jubilación). Este sistema es obligatorio.

Por su parte la asistencia social brindada por el Estado a través de sus reparticiones específicas e instrumentada mediante subsidios, evidencia una solidaridad social indirecta, por cuanto los recursos que sustentan dicha asistencia social se conforman con los impuestos abonados por las personas que integran la sociedad.

El cooperativismo. La organización en cooperativas, constituidas en defensa del interés económico de sus asociados, permite la incursión en todos los órdenes de la actividad económica. Así, hay cooperativas de servicios públicos, de producción, de consumo, de trabajo, de seguro, etc. En el caso que nos interesan, las cooperativas podrán ser consideradas como una forma de previsión (individual) cuando ofrezcan seguros (por ejemplo, seguro de sepelio, de asistencia médica, etc.) para sus asociados.

El mutualismo. Son organizaciones conformadas por personas (ámbito de actuación privada), que buscan protección contra ciertas contingencias sociales. Para integrar dicha organización deberá pagar una cuota periódica, lo cual les permitirá mantenerse dentro del sistema protectorio organizado por la mutual.

Seguros sociales. Son aquéllos seguros que abarcan a grandes franjas de la población (por ejemplo, a todas las personas en relación de dependencia laboral), y tienen carácter obligatorio. No depende de la voluntad del asegurado afiliarse o no, sino que directamente le es impuesta dicha afiliación atento el carácter social del seguro. Son también públicos, impuestos y controlados por el Estado. Un ejemplo es el seguro de vida obligatorio para todos los empleados en relación de dependencia, o bien el seguro de riesgos del trabajo brindado a través de una Administradora de Riesgos del Trabajo (ART).

Asistencia social. La asistencia social va a ser dada directamente por el Estado, principalmente a personas incapacitadas de realizar actividades productivas para ganarse su propio sustento. Busca entonces proteger a los sectores más vulnerables de la sociedad (niños, ancianos e inválidos), mientras que para el resto de las personas (por ejemplo, desocupados), lo ideal es que la asistencia tenga un carácter principalmente temporal y provisorio, hasta tanto se obtenga un nuevo trabajo. La ayuda podrá ser en dinero o bien en especie (por ejemplo “copa de leche”, “caja o canasta familiar”, etc.). La aspiración es sustituir la asistencia social (que reconoce un rol pasivo del asistido) por la promoción social, que implica un involucramiento de la persona en su propio desarrollo personal y económico (por ejemplo, a través de la capacitación y el otorgamiento de créditos blandos para microemprendimientos).

También existe una asistencia social de origen privado, generada por fundaciones, sociedades de beneficencia y organizaciones religiosas, que reciben fondos del Estado o bien del sector privado, en carácter de donaciones, y lo administran en la prestación de asistencia a determinados destinatarios.

Práctica simultánea de distintas formas de previsión.

Es una situación que se plantea cuando se busca la máxima protección posible ante las contingencias sociales. Por ejemplo, una persona que espera mejorar su futura jubilación, simultáneamente a los aportes jubilatorios podrá contratar, en forma particular, un seguro de retiro, que le permitirá contar con un ingreso extra y adicional a la jubilación que le corresponda ocasión de finalizar su vida laboral. Estos “refuerzos” son frecuentes también en materia de obras sociales y cobertura médica (por ejemplo, aquella persona que tiene una cobertura social y paralelamente abona una prestación periódica para asegurarse cobertura odontológica que posiblemente

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (13.4 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com